Brasilia, Caracas, Buenos Aires, Asunción y Montevideo (PL y Bolpress).- El 31 de julio de 2012 Venezuela se incorporó oficialmente al Mercado Común del Sur (Mercosur) como miembro pleno, tras aprobarse su ingreso al ente el pasado 29 de junio en Mendoza, Argentina. Este paso histórico en el proceso de integración regional constituye la mayor derrota política de Estados Unidos.

Venezuela se convirtió en el primer país admitido por el Mercosur, bloque regional creado en 1991 por los mandatarios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Chile, Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia son estados asociados, mientras que México y Nueva Zelanda participan en calidad de observadores.

En 2006 se aprobó el ingreso de Venezuela al bloque, pero faltaba que el Congreso paraguayo de la luz verde. Durante años y por razones políticas, legisladores paraguayos de partidos de derecha, como el Partido Liberal del cual es dirigente el actual Presidente Federico Franco, bloquearon la admisión.

Tras el golpe parlamentario que sacó a Fernando Lugo de la presidencia, el Mercosur sancionó a Paraguay por la interrupción del proceso democrático, suspendiendo su participación en el organismo y aprobando en forma unánime la incorporación venezolana. Lugo está muy feliz e ironiza sobre la molestia expresada por su sucesor Franco, quien “consiguió en tres días lo que yo no pude lograr en casi cuatro años, y demostró así ser nuestro mejor aliado y también el mejor aliado del presidente de Venezuela Hugo Chávez”.

La entrada de Venezuela al Mercosur se oficializó en una cumbre extraordinaria de presidentes efectuada el 31 de julio en el Palacio de Planalto en Brasilia, con la asistencia de los mandatarios de Argentina Cristina Fernández, Dilma Rousseff de Brasil y José Mujica de Uruguay.

Con el ingreso de Venezuela, con un PIB de 397 mil millones de dólares y dueño de las mayores reservas certificadas de petróleo, el Mercado Común del Sur se convierte en uno de los epicentros económicos más importantes del planeta, específicamente en la quinta economía del mundo con un PIB total de 3.635.000 millones de dólares.

Al Mercosur le hacía falta la incorporación de Venezuela, que aporta fortalezas políticas, sociales, energéticas; la mayor reserva de petróleo del mundo y una de las más grandes de gas; hierro y bauxita, además de la industria petroquímica y extensas hectáreas de tierra para producir alimentos, destacó el presidente Hugo Chávez.

Los cancilleres Héctor Timerman de Argentina, Antonio Patriota de Brasil, Luis Almagro de Uruguay y Nicolás Maduro de Venezuela resaltaron que la incorporación de Venezuela al Mercado Común del Sur tiene un enorme significado histórico. En primer lugar, el Mercosur se convierte en un actor importante en dos temas fundamentales para el futuro del planeta: la seguridad energética y la seguridad alimentaria; y además gana una nueva dimensión geopolítica al permitir la articulación de las porciones amazónica, andina y caribeña de América del Sur.

Desde el punto de vista geopolítico, la inclusión de Venezuela en el Mercosur constituye la mayor derrota diplomática estadounidense desde el descalabro del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), opinó el politólogo argentino Atilio Borón.

“Nos hemos comenzado a ubicar en nuestra exacta dimensión geopolítica. Este es nuestro lugar en la historia, este es nuestro sitio, esta es nuestra esencia: Sudamérica, y dentro de esta gran Patria, el Mercosur como gran motor; la locomotora más grande para preservar nuestra independencia y acelerar nuestro desarrollo integral, y la más grande oportunidad histórica que en 200 años se nos presenta en el horizonte, porque Venezuela era una colonia condenada al subdesarrollo, al atraso, al coloniaje, a la miseria”, subrayó Chávez.

El presidente de Uruguay José Mujica consideró que la “histórica” entrada de Venezuela al Mercosur demuestra que en América Latina hay voluntad política para alcanzar los sueños por los que cayeron grandes hombres: “Hoy hay una fuerza de carácter histórico que colabora y en nuestra América empezamos a encontrar voluntad política como nunca la hubo…”.

No obstante, Mujica dijo que es esencial la participación de los pueblos del bloque en la adopción de decisiones “porque de lo contrario no lograremos esta lucha”. “La historia del futuro no la puede escribir la gente que lee dos diarios por día (…) Nuestra verdadera causa está en esos (…) con quien tenemos tremenda deuda. No lo olvidemos, porque de lo contrario no tendremos la fuerza para el desafío por delante”, enfatizó.

El Mercosur potenciará a Venezuela

El ingreso de Venezuela al Mercosur fortalece la integración en esta parte del mundo e impulsa al bloque geopolítico “como una onda expansiva” que ahora va desde la Patagonia hasta el Caribe; “éramos patio trasero de Estados Unidos, ahora somos cabeza del Mercosur”, resaltó Hugo Chávez al arribar al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Caracas, procedente de Brasilia.

Según el presidente venezolano, “el mecanismo del Mercosur es flexible y acepta asimetrías, sus miembros no son imperios, son hermanos…”. El bloque busca el establecimiento de cadenas productivas complementarias en sectores como la industria, los alimentos, las tecnologías y la energía. El intercambio comercial y el desarrollo industrial se multiplicarán, y esto es parte de la concepción estratégica de convertir a Venezuela en una potencia.

Chávez recordó que una de las normas del Mercosur es que los productos comercializados al interior del bloque deben poseer un gran porcentaje de insumos fabricados por los países miembros, lo cual fomenta la instalación de industrias. Reveló que apenas unas horas después de la entrada de su país al Mercosur, empresarios argentinos y brasileños manifestaron su interés de instalar fábricas en Venezuela.

El gobierno venezolano asegura que el Mercosur fomentará la producción nacional y convertirá al país en un enlace regional con mercados del Caribe y Europa, debido a aspectos ventajosos como la situación geográfica y la producción barata de energía que permite el traslado de mercancías a menor costo y tiempo.

El presidente Chávez dice que el Mercosur tiene una gran importancia para los empresarios venezolanos, pues existen más de 200 tipos de mercancías que pueden ser exportadas, entre ellas el coque (derivado del petróleo, Brasil importa unos 6,5 millones de toneladas anuales) y también aluminio y fertilizantes; Brasil importa cada año cerca de cuatro millones de toneladas de hulla. En poco tiempo sería posible exportar vidrio al gigante sudamericano.

El primer vicepresidente del Banco Central de Venezuela Eudomar Tovar está seguro que el Mercosur impulsará la economía del país en un contexto de crisis económica porque ensanchará el mercado nacional de 29 millones a casi 200 millones de personas. El tamaño de la economía puede crecer de 300 mil millones de dólares a más de tres millones de millones de dólares, y el aporte del sector industrial al PIB subiría del 14% actual al 20%, estima el presidente del Parlamento Latinoamericano capítulo Venezuela Rodrigo Cabezas.

El Ejecutivo venezolano abrirá un registro de empresas que se consideren en condiciones de exportar a las naciones del Mercosur y creará de un fondo de 500 millones de dólares para lo que resta de 2012.

Acuerdos comerciales

El ingreso de Venezuela al Mercosur es apenas el inicio de un largo proceso de adhesión a las normativas del bloque en materia industrial, agroindustrial, inversiones, telecomunicaciones y comercio. La incorporación se hará efectiva el 13 de agosto, cuando se cumpla el plazo legal de un mes posterior a la presentación de la documentación el 12 de julio.

Los cancilleres del bloque convocaron a la primera reunión del Grupo de Trabajo ad hoc el 13 de agosto para deliberar sobre las normas de adhesión de Venezuela a la Nomenclatura Común del Mercosur; la adopción de la Tarifa Externa Común; el cronograma de desgravación arancelaria y los acuerdos ya suscritos por el Mercosur con otros países y los que están en negociación.

El intercambio económico comercial entre Argentina y Venezuela ascendió el año pasado a 1.700 millones de dólares, y se prevé superar esa cifra en más de un 50% en 2012, informó el embajador argentino en Caracas Carlos Cheppi. El 90% de los acuerdos de intercambio y cooperación comercial se refiere a transferencia tecnológica, formación y capacitación.

Están por concretarse cerca de 30 propuestas, algunas relacionadas con la instalación de fábricas de ascensores, equipos para recolección de residuos, cocinas y maquinaria agrícola. El Instituto argentino de Tecnología Industrial y la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela, así como el Ministerio de Industria de la nación austral y el despacho para la Agricultura venezolano suscribirán acuerdos para formar más de cinco mil profesionales en ambos Estados.

Directivos de las petroleras YPF de Argentina y Pdvsa de Venezuela examinaron miércoles en Buenos Aires las posibilidades de negocio conjunto, como parte de la alianza estratégica acordada el martes por Cristina Fernández y Hugo Chávez. YPF comunicó que ambas empresas cuentan con activos maduros en sus respectivos portafolios que podrían apalancar un caso de negocios muy interesante y suficientemente atractivo en inversiones y rentabilidad, para los proveedores de capital en el mercado financiero.

La asociación prevé, entre otras acciones, la incorporación de YPF a la Empresa Mixta de la Faja Petrolífera del Orinoco, mientras Pvdsa se sumará a proyectos de explotación de petróleo y gas ubicados en Argentina. También estipula la participación de la petrolera venezolana en proyectos de expansión en el área petroquímica y de transferencia tecnológica.

Por otro lado, el gobierno de Uruguay aprobó mediante ley un acuerdo de cooperación con Venezuela en las áreas de agricultura, ganadería, forestación y pesca de una duración inicial de cinco años. La legislación tiene por objetivo establecer un marco institucional para la colaboración bilateral en nueve áreas: agrícola, pecuaria, forestal, desarrollo rural, infraestructura, protección de medio ambiente, ganadería lechera, biotecnología y producción genética. Como órganos ejecutores fueron designados los Ministerios del Poder Popular para la Agricultura y Tierras de Venezuela y el de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay.

Además, “entre Venezuela y Brasil se desató el amor”, afirmó Chávez el 7 de noviembre de 2011 luego de reunirse con el canciller visitante Antonio Patriota, con quién revisó todo lo concerniente a la bancarización comunal. “Casi nadie sabe sobre los créditos que está dando el Banco de Venezuela. Hemos inaugurado ya 105 terminales bancarias comunales y la meta es acercarnos a los 200, ya van miles de transacciones y operaciones que hemos logrado entre ambos países”, dijo el mandatario en esa oportunidad.

Venezuela compra a Brasil 20 aviones E-190 mediante un contrato entre la Empresa Brasileña de Aeronáutica S.A. (Embraer) y el Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicio Aéreo (Conviasa).