(Equipo de Comunicación Indígena Originaria).- Tata Rafael Quispe Flores fue elegido coordinador de Fortalecimiento Político de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), que reúne a organizaciones indígenas de seis países de América latina. Obtuvo el cargo pese a la oposición dura del gobierno de Evo Morales, el cual mandó al Congreso de la CAOI, realizado en Colombia, a un grupo de operadores contra el exmallku del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ).

En los próximos días, el líder aymara ingresará al Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) junto a otros indígenas para resistir a la “consulta” que el Gobierno iniciaría este domingo con el objetivo de construir una carretera a través de la selva, la cual favorecería negocios de empresas petroleras, otras transnacionales y cocaleros.

La agenda de trabajo de la CAOI en la presente gestión (hasta 2014) se establecerá el mes que viene en Lima, Perú. Hasta entonces, el tata Rafael recibirá el mandato del CONAMAQ según el cual deberá desempeñarse en sus funciones durante los próximos dos años.

“Hay líneas que trabajar. Una es interna, en las comunidades, en los ayllus, en las markas y es la defensa de los territorios con acciones directas. Territorios como el Cauca, en Colombia; Cajamarca, con el proyecto Conga, en Perú; el TIPNIS y Mallku Kota, aquí en Bolivia; Bagua en Ecuador. Vemos que es importante eso. En el último Congreso de la CAOI salió el mandato de unificar la lucha a nivel internacional. Los supuestos gobiernos ‘progresistas’ de la región son los que más vulneran los derechos, entonces debemos articular para llegar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a la Corte Penal Internacional, a niveles de las Naciones Unidas. Es el reto que tenemos: la articulación. Y ahora con más países, porque en la CAOI ya no somos solo cuatro países (Perú, Colombia, Bolivia y Ecuador), ahora somos seis países, con la inclusión de Argentina y de Chile como miembros plenos de la CAOI, según lo definido en este reciente Congreso. Sobre esta base debemos planificar”, dijo Quispe.

El gobierno de Evo Morales se caracterizar por dividir a las organizaciones sociales del país, con la finalidad de deshacerse de quienes critican al enorme negocio llamado “Proceso de Cambio” que él lidera, y así manejar a las dirigencias como le plazca. Lo hace con la Central Obrera Boliviana (COB), lo hace con la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y lo hace con el CONAMAQ, además de otras decenas de organizaciones que siempre habían sido independientes, con historias dignas, ahora manejadas al antojo del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Como está bien ejercitado en dividir organizaciones nacionales, el gobierno del MAS ahora apunta a dividir organizaciones indígenas en el ámbito internacional. Así se pudo apreciar en el último Congreso de la CAOI, celebrado en Bogotá del 15 al 17 de julio pasados. “El Evo ha mandado al Congreso de la CAOI en Colombia a cinco ex autoridades del CONAMAQ disidentes. Allí también estaba el Embajador de Bolivia en Colombia, que ha estado ahí monitoreando. Estaba el señor José Félix, expresidente del Foro Indígena, Mateo Martínez, otro operador del Gobierno. Tenían instrucciones de que yo no tenga ninguna cartera, porque no quieren que se haga la incidencia como nosotros queremos”, reveló el nuevo representante de la CAOI.

“Sabemos que el viernes pasado, por la mañana, el presidente Evo Morales en el Palacio Quemado ha cuestionado al canciller (David) Choquehuanca, al ministro (de la Presidencia, Juan Ramón) Quintana y al ministro (de Gobierno, Carlos) Romero, por haberme dejado asumir el cargo en la CAOI. Es información confidencial que tenemos de adentro del Gobierno”, comentó tata Rafael.

¿Por qué tanta operación de un Gobierno -que se dice indígena- para evitar que un aymara asuma un cargo en una organización internacional? “El presidente le tiene miedo al CONAMAQ desde el año pasado, desde la Octava Marcha Indígena y ahora, con la Novena Marcha. Hasta ahora ni siquiera he entrado al TIPNIS, pero el Gobierno ya está hablando de que mi ingreso al TIPNIS sería muy peligroso, podrían pasar muchas cosas”, dijo Rafael, quien no toma en serio estas advertencias: “El que amenaza no hace nada, es pura boca nomás. Perro que ladra no muerde…”.

La plataforma de demandas de la Novena Marcha, que nunca fue atendida por el gobierno de Morales, incluía un punto que fue malinterpretado por sindicatos mineros cercanos al MAS, quienes leyeron que los indígenas no quieren en absoluto explotación minera. Lo que verdaderamente piden los originarios es la expulsión de las empresas transnacionales de sus territorios y que la explotación minera se realice de acuerdo con los métodos propuestos por los pueblos indígenas, que extraían metales de las montañas desde mucho antes del año 1492.

“Lo que proponemos es que los recursos naturales sean para los bolivianos y bolivianas. Pedimos que la explotación de los recursos naturales o bondades de la Madre Tierra se haga en coordinación con el Estado y los pueblos indígenas, pero respetando a la Madre Tierra. Respetar a la Madre Tierra quiere decir no a la minería a cielo abierto, sino realizar la explotación minera con otros mecanismos usados antes de la colonia o en la colonia, que hacen menos daño a la Madre Tierra. Sabemos que las empresas transnacionales saquean los recursos naturales, no dejan nada,además que la minería a cielo abierto es muerte. Por eso decimos: no a las transnacionales, no a la minería abierta. Queremos otra forma de explotación minera, realizada junto a los pueblos indígenas”, dijo el líder de la CAOI.

En Bogotá se designaron los coordinadores para las ocho carteras de la CAOI. Fue elegido Gerardo Jumí Tapia, de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), como Coordinador General de la CAOI. Como Subcoordinador General fue nombrado Benito Calixto Guzmán, de la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (CONACAMI). Y tata Rafael Quispe, del CONAMAQ, es el nuevo Coordinador de Fortalecimiento e Integración Política de los Pueblos.