La fundación católica Jubileo y el CEDLA recuerdan que las operadoras continúan priorizando la explotación y monetización acelerada de las reservas de hidrocarburos. Aunque un incremento de producción debe ser sustentado con nuevos descubrimientos, reposición de reservas y plan de exploración, no hay nuevos descubrimientos certificados.

Los altos topes en la producción de gas natural, que en las primeras semanas de junio alcanzó el histórico nivel de 54 millones de metros cúbicos por día (MMmcd), conllevan una explotación más acelerada de los campos ya existentes –antiguos y maduros– y por tanto de las recursos y reservas de los bolivianos, advirtieron dos de las instituciones observadoras del sector hidrocarburos en Bolivia.

Un quinto de la producción boliviana de gas es actualmente exportada a Argentina, cuyos presidentes, Cristina Fernández y Evo Morales, tratan el asunto hoy en agenda abierta, que según las autoridades no incluirá el precio de este energético, pese a que al anuncio fue anticipado por el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, y dado por descontado por expertos locales.

Subrayaron éstos los nuevos hallazgos argentinos, sobre todo de gas no convencional enquistado en rocas (shale gas), por lo que Argentina no tendría suficientes motivos para seguir comprándolo a precios altos. Bolivia.

Frente a los tres dólares que ronda la cotización internacional, Bolivia recibe 11.07 dólares por millar de BTU (unidades térmicas británicas), mientras que el precio para Brasil es de 9.4 dólares.

Gracias a su permanencia en el control de la producción, las operadoras “han priorizado la monetización acelerada de las reservas existentes a través de la exportación por sobre la búsqueda de nuevas reservas de petróleo”, recordó también una investigación de Plataforma Energética, un observatorio auspiciado por del Centro de Estudios Laborales y Agrarios (CEDLA).

La explotación sobre intensificada se concretó el 2012 con el incremento de producción en los campos Margarita y Sábalo, precisó por su parte la Fundación Jubileo.

“Aunque ello no es explicado por una mayor cantidad de reservas sino por la construcción de una planta de procesamiento en el primer caso y por la puesta en marcha de un tercer tren en la planta de gas en el segundo, lo cual más bien significa una explotación más acelerada de recursos ya existentes”, señaló el estudio “Capitalización y Nacionalización”, recientemente disponible en el portal jubileo.org.

Los campos con mayor producción son Sábalo, San Alberto y Margarita, aunque también cuenta el aporte de otros: Bulo Bulo, Tacobo, Vuelta Grande, Yapacaní, Río Grande e Itaú, recordó la estatal petrolera YPFB, cuando su Director Nacional de Gas Natural, Ing. Jorge Sosa Suárez, anunció el nuevo récord.

“Este registro histórico se debe al incremento de producción que hemos tenido tanto en la planta de San Antonio con la implementación del tercer tren y la activación del segundo tren de la planta de Margarita que ha entrado en operación a finales de mayo”, confirmó Sosa Suárez.

Control de la produccion y las reservas

La decisión de acelerar la explotación y monetización de las reservas es reiteradamente atribuida a la preeminencia de las transnacionales en el control de la producción de hidrocarburos.

El grueso de la producción —75% de áreas de explotación y 82 % de reservas probadas— continúa en manos de las operadoras extranjeras, recuerda la investigación encabezada por Carlos Arze Vargas, “Gasolinazo: subvención popular al Estado y las petroleras” que desde su aparición en septiembre, se ha convertido en documentación básica para el seguimiento del sector.

Según cifras oficiales, los compromisos con el mercado interno y las exportaciones a Brasil y Argentina suman 53.2 MMmcd (8.6, 31.0 y 13.6 MMmcd respectivamente).

El Boletín Estadístico enero-marzo 2012 de la estatal petrolera, registra la entrega efectiva de 8.4, 26.6 y 9.3 MMmcd promedio, lo que suma unos 44 MM sobre una producción bruta de 45.9 MM

Por falta de exploración exitosa e inversiones adecuadas, las reservas probadas de gas se encuentran estancadas en 9.92 Trillones de metros cúbicos (TCFs), aunque YPFB estima que tiene otros 3.7 TCFs que los expertos se rehúsan a incluir, mientras no cumplan la normativa para transformarlos de reservas probables a probadas.

“Bolivia tiene mucho potencial hidrocarburífero, de acuerdo a los últimos estudios realizados se puede llegar a tener más de 60 TCF de gas natural y más de 2 mil millones de barriles de petróleo, en recursos hidrocarburíferos, aún por descubrir”, dijo en marzo pasado el gerente de Evaluación de Recursos Hidrocarburíferos de YPFB, Ing. Luis Carlos Sánchez Arregui,

Sobre la política productiva 2000-20012 en aspectos como prospección/exploración y el desarrollo de los campos/explotación, los especialistas de Jubileo respondieron a un cuestionario de EnergyPress, con el que se abordan diversos aspectos de la industria hidrocarburífera nacional:

TRANSICION DESDE EL 2006

En general en estos 12 años la política hidrocarburífera ha pasado del proceso de capitalización, caracterizado por importantes flujos de inversión y bajos niveles de participación estatal en la renta petrolera (apenas 18%) al de nacionalización en el que el Estado pretende asumir todas las actividades de la cadena de valor y se obliga a una migración de contratos. En medio se tuvo la aprobación de una nueva Ley de Hidrocarburos el año 2005, que establece una participación estatal en la renta petrolera de al menos 50% mediante la creación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos.

NACIONALIZACION: DEMORAS Y RESPUESTAS

El proceso de nacionalización, si bien fue iniciado en mayo de 2006 demoró un tiempo en ser implementado mediante la puesta en marcha de los nuevos contratos suscritos con las empresas petroleras que operaban en Bolivia. Adicionalmente la empresa estatal YPFB, que según el decreto sería refundada y convertida en una empresa corporativa en un plazo de 60 días, no pudo responder en tan corto tiempo al enorme desafío encomendado. Sumado a ello se observó una demora en la aprobación de normativa complementaria a los contratos como lo son los Acuerdos de Entrega.

NUEVA LEY DE HIDROCARBUROS

Un nuevo aspecto de relevancia fue la aprobación de una nueva Constitución Política del Estado que establece una política hidrocarburífera que no está reflejada en la Ley de Hidrocarburos vigente por lo que se hace necesaria la aprobación de una nueva ley para el sector.

EXPLORACION: ESCASA O NULA

Todos los factores mencionados influyeron para una escasa o nula actividad exploratoria desde el año 2005 hasta el 2009 con un promedio de 3 pozos exploratorios. En los años 2010 y 2011 se observó un incremento a 5 y 12 pozos exploratorios respectivamente, sin embargo aún no se alcanza el ritmo observado a finales de la década de los 90 e inicios del 2000.

REPUNTE EN EXPLOTACION

En lo que respecta a la producción de hidrocarburos, en el caso del gas natural se observa un importante incremento en el periodo 2000 – 2006 pasando de un promedio diario de 8,72 MMmcd a 35,02 MMmcd, explicado principalmente por la demanda del mercado brasilero. En el periodo 2007 – 2010 se observa un estancamiento en la producción de gas natural, sin registrarse incrementos significativos; esta tendencia parecería cambiar desde el año 2011 en que se observa un incremento en la producción [que llegó al 10 de junio del 2012 a 54 MMmcd]

EXPLOTACION INTENSIFICADA

Se concreta este 2012 con el incremento de producción en los campos Margarita y Sábalo, aunque ello no es explicado por una mayor cantidad de reservas sino por la construcción de una planta de procesamiento en el primer caso y por la puesta en marcha de un tercer tren en la planta de gas en el segundo, lo cual más bien significa una explotación más acelerada de recursos ya existentes.

¿REPOSICION DE RESERVAS?

La situación ideal para un incremento de producción es que sea sustentada con nuevos descubrimientos, con una consiguiente política de reposición de reservas y un plan de exploración.

MAS Y MAS AREAS PARA YPFB

La exploración de hidrocarburos se realiza tanto en zonas tradicional como no tradicional. Desde el 2007, el gobierno viene reservando áreas hidrocarburíferas para YPFB en ambas zonas; dichas áreas se han incrementado desde 33 en el 2007 a 98 en el 2012.

S

in embargo sólo cinco áreas cuentan actualmente con un contrato de exploración y explotación ya suscrito, por lo que no resulta expectable contar con resultados concretos que se plasmen en mayor producción en los próximos 3 años.