Las petroleras, los bancos y los fabricantes de automóviles, en ese orden, encabezan el ranking de las 500 multinacionales con récords de facturación e ingresos en 2011. De las 10 multinacionales que más se enriquecieron en plena crisis capitalista, siete son transnacionales petroleras con sede en Inglaterra, China y Estados Unidos.

Las ganancias de las 500 multinacionales más grandes del planeta crecieron 13,2% en 2011, con negocios por 29.500 millones de dólares, reveló la revista Fortune al publicar el 9 de julio un adelanto de su ranking anual 2012.

En la posición número uno del top 500 aparece la petrolera Royal Dutch Shell (Países Bajos), seguida por Exxon Mobil de EE.UU. (2); Walmart de EE.UU. (3); la británica British Petroleum BP (4); las chinas Sinopec Group (5) y China National Petroleum (6); la compañía eléctrica china State Grid (7); las estadounidenses Chevron (8) y Conoco Phillips (9), y la japonesa Toyota Motor en el puesto 10.

Walmart de Estados Unidos obtuvo ingresos por 446.950 millones de dólares en 2011. La transnacional posee sucursales en Japón, China, Reino Unido, India, Argentina, Canadá, México, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, y se enriquece explotando a sus trabajadores. En Chile, donde controla el 40% de las ventas al detalle, la transnacional fue acusada de prácticas antisindicales, cotidianos abusos tales como la evasión del pago de horas extras y desconocimiento de derechos laborales básicos como el descanso semanal y el pago del salario mínimo. En México fue acusada de pagar 24 millones de dólares en sobornos en la última década para ganar el dominio del mercado nacional, denunció el periódico The New York Times.

En 2011 Toyota perdió el liderazgo mundial en las ventas de vehículos y cayó a la tercera posición, después de la estadounidense General Motors y la alemana Volkswagen, pero obtuvo ganancias de 235.364 millones de dólares.En junio, las ventas de vehículos de Japón y Surcorea registraron un incremento del 22% en el mercado norteamericano. Toyota acumuló en los primeros seis meses del año un repunte del 29% en la comercialización de vehículos, y logró una participación del 14,4% del mercado norteamericano.

En el ranking de Fortune por países, Estados Unidos se consolida en el primer lugar con 132 empresas, seguido de China (73), Japón (68), Francia (32), Alemania (32), Reino Unido (27), Suiza (15), Corea del Sur (13), Holanda (12), Canadá (11), Australia e Italia (9), Brasil, India y España (8), Rusia (7), Taiwán (6), Bélgica y Suecia (4), México (3), Irlanda, y Luxemburgo y Singapur (2). Con una sola empresa en el listado 2012 aparecen Colombia, Venezuela, Arabia Saudí, Tailandia, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Austria, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Luxemburgo, Malasia, Noruega y Polonia

Estados Unidos continúa en el primer lugar con 132 empresas, menos que las 197 que tenía una década atrás. Este año la petrolera Exxon Mobil fue desplazada por el gigante anglo-holandés Royal Dutch Shell, mientras que la distribuidora estadounidense Walmart que lideró el ranking en 2009 y 2010 cayó a la tercera posición. Otro de los grandes perdedores, el grupo canadiense Research In Motion fabricante del teléfono BlackBerry, quedó fuera de la lista de las 500 empresas más importantes del mundo. [1]

En el listado de las 500 compañías más grandes del mundo confeccionado por Fortune destaca el ascenso de China al segundo lugar, desplazando a Japón a la tercera posición. El número de empresas chinas registradas en el top 500 aumentó de 11 en 2002 a 73 en 2012. Tres compañías chinas clasifican entre las 10 empresas más importantes del mundo: Sinopec Group (que logró 375.214 millones de dólares de beneficios en 2011); China National Petroleum, con 352.338 millones, y State Grid, con 259.142 millones de dólares de ingresos.

Europa en su conjunto perdió 11 representantes en el top 500 como consecuencia de la crisis bancaria. La primera empresa europea del ranking 2012 de Forbes es la francesa Total (11), seguida por la alemana Volkswagen (12), la suiza de materias primas Glencore International (14), y las energéticas alemana E.ON (16) e italiana ENI (17). La primera firma de España es el Banco Santander (44), seguido por Telefónica (82), Repsol YPF (90), Iberdrola (230), ACS (240), Gas Natural Fenosa (376) y el Grupo Mapfre (378).

Este año Fortune incluyó en su elenco a ocho empresas brasileras, dos mexicanas, una colombiana y una venezolana. Las tres primeras de Latinoamérica son Petrobras de Brasil (23), la mexicana Pemex (34) y la venezolana PDVSA (36). En el último año Petrobras escaló del puesto 34 al 23 y PDVSA del 66 al 36. Mucho más atrás figuran la colombiana Ecopetrol (303) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México (470).

Las petroleras se enriquecen contaminando

El gigante petrolífero anglo-holandés Royal Dutch Shell, primero en el ranking de Fortune, facturó el año pasado 484.489 millones de dólares y obtuvo beneficios por 30.918 millones de dólares. Este año explora yacimientos en aguas del Ártico, de donde prevé extraer al menos 90 mil millones de barriles de crudo en los próximos 10 o 20 años, soslayando los graves riesgos ambientales.

En agosto de 2011 la Shell confirmó el escape de crudo en una de sus plataformas en el Mar del Norte, a 180 kilómetros de Aberdeen, Escocia. Desde el 10 de agosto más de 200 toneladas de petróleo fueron derramadas al océano y la mancha de crudo cubrió un área superior a los 10 kilómetros cuadrados.

También en agosto del año pasado, el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) determinó que la Shell violó normas de seguridad en la manipulación del combustible, una de las causas fundamentales del derrame de petróleo en la región de Ogoni, Nigeria. La compañía asumió su responsabilidad y prometió indemnizar a las etnias afectadas por el siniestro.

Exxon Mobil, la segunda del ranking 2012, obtuvo ingresos por 452.926 millones de dólares en 2011, y además recibió 250 millones de dólares de PDVSA como compensación por la nacionalización de sus activos en la Faja Petrolífera del Orinoco en 2006. La transnacional demandó a Venezuela en 2008 reclamando 907 millones de dólares de indemnización.

Exxon y la petrolera rusa Rosneft firmaron un acuerdo para la explotación conjunta de un yacimiento de difícil acceso en Siberia y en otros tres bloques en la zona de Prinovzhemel Oriental, en el mar de Kara. Rosneft solicitó autorización para el inicio de la extracción de hidrocarburos en al menos 20 nuevos yacimientos con reservas conjuntas de unos 24.500 millones de toneladas en la plataforma marina, que se sumarían a otros 29 proyectos en ejecución con 26 mil millones de toneladas de crudo, 80% en la zona Ártica y semiártica.

Exxon Mobil es la principal responsable del derrame de petróleo en el río Yellowstone, en Estados Unidos. En los últimos años las autoridades regulatorias del país del norte le llamaron la atención dos veces por la violación de normas de seguridad; y sin embargo la transnacional continuó operando el oleoducto Silvertip, en uso hace dos décadas, el cual suministra diariamente 40 mil barriles del carburante (4,79 millones de litros) a una refinería en Billings, cerca del Parque Nacional Yellowstone en Montana.

Después de explorar la línea en julio de 2009, la Administración de Seguridad de Oleoductos y Materiales Peligrosos (PHMSA en inglés) entregó una carta de aviso a Exxon respecto a una filtración de petróleo de alguna de las válvulas y la responsabilizó por no abordar a tiempo problemas de corrosión en el oleoducto. La rotura de la tubería que pasa debajo del cauce derramó hasta mil barriles de crudo en el río.

Las autoridades ambientales calificaron de preocupante la contaminación provocada ya que el río no cuenta con diques que impidan o aminoren el paso de la columna de petróleo que se desplazaba a una velocidad de entre 8 y 11 kilómetros por hora y amenazaba con contaminar cauces en Dakota del Norte. Exxon admitió que la fuga de petróleo podía extenderse más allá de los pronósticos iniciales. Las autoridades informaron que el crudo llegó a 130 kilómetros de distancia, por lo que hubo necesidad de evacuar a poblaciones en las márgenes del río, y en mayo el ducto fue cerrado temporalmente.

La británica BP, cuarta en el ranking de Fortune, logró ganancias por 386.463 millones de dólares en 2011. Esta transnacional también se vio implicada en sonados casos de contaminación en los últimos años, incluido el peor desastre ecológico en Estados Unidos.

En abril de 2010, la plataforma Deepwater Horizon arrendada a BP en el golfo de México sufrió una serie de explosiones que costaron la vida a 11 personas y causaron un vertimiento de crudo durante 87 días que afectó a más de 4.800 kilómetros cuadrados de zonas pantanosas y playas. Se estima que más de seis mil aves de diversas especies murieron por la contaminación en el peor desastre ecológico ocurrido en Estados Unidos.

Al momento del accidente la plataforma de BP exploraba yacimientos submarinos a 68 kilómetros al sureste de Venice, Luisiana. En marzo de 2012, el grupo petrolero británico se comprometió indemnizar con 7.800 millones de dólares a los afectados, de los cuales unos 2.300 millones de dólares se destinarán al sector pesquero. Se estima los costos del vertido del hidrocarburo ascienden a 41 mil millones de dólares.

La estadounidense Chevron, octava en el ranking de Fortune, obtuvo el año pasado 245.621 millones de dólares de ingresos, y es una de las principales responsables del desastre ambiental en la Amazonia de Ecuador. La justicia ecuatoriana sancionó a Chevron con una multa de 18 mil millones de dólares por los desastres ocasionados desde 1964 junto a la Gulf, y en Brasil fue responsabilizada del derrame de 2.400 barriles de crudo en noviembre de 2011.

La empresa europea mejor clasificada en el ranking de Fortune, en la posición 11, es la petrolera francesa Total 11, implicada en un grave accidente en la plataforma Elgin en el Mar del Norte, frente a Escocia. El 25 de marzo fue detectada una fuga de gas en una formación rocosa a 4 mil metros de profundidad y desde entonces escapan diariamente más de 200 mil metros cúbicos de gas formando una nube alrededor de la instalación. Se trata del mayor accidente registrado en el Mar del Norte en los últimos 10 años.

El cartel petrolero privilegiado en EE.UU.

Chevron, Shell US, BP America, Conoco Phillips y Exxon Mobil gozan de privilegios impositivos cercanos a los dos mil millones desde la administración de George W. Bush, y en los últimos meses fueron acusadas en el Congreso de enriquecerse a expensas del ciudadano estadounidense. El presidente de la comisión de Finanzas del Senado Max Baucus no se explica por qué las petroleras necesitan recortes impositivos, cuando sus ganancias ascendieron a más de 35 mil millones de dólares solo en el primer cuatrimestre de 2012.

La comisión congresal también investiga es el grado de responsabilidad de las transnacionales petroleras en el incremento de los precios de la gasolina. El presidente Barack Obama culpó directamente a los “especuladores” de la subida del combustible hasta 3,84 dólares el galón, el nivel más alto desde agosto de 2008.

El presidente Obama pidió al Congreso legislar en beneficio de los contribuyentes en un momento en el que los precios de la gasolina esquilman al ciudadano medio, mientras los grandes consorcios ganan millones sin necesidad de privilegios fiscales. Por ejemplo, la corporación Exxon se embolsilla 4,7 millones de dólares cada 60 minutos, y además es uno de los grupos beneficiados con los más de dos mil millones de dólares en exenciones monetarias federales.

Estas empresas están ingresando más dinero que nunca y el Congreso aún les otorga millones de dólares en contribuciones cada año, eso es poco comprensible, acentuó Obama, y presentó un proyecto para eliminar los subsidios a petroleras estadounidenses. Sin embargo, su iniciativa fue rechazada en marzo por la bancada republicana en el Senado.

En abril Obama exigió al Congreso aprobar su iniciativa para regular el mercado petrolero y frenar la especulación. Solicitó otorgar a la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas (CTFC en inglés) la autoridad para exigir a los operadores disponer de más garantías al negociar en las bolsas.

El 21 de abril el gobierno de Obama anunció la creación de un grupo de trabajo que investigará los fraudes en el sector energético y estará integrado por funcionarios del Departamento de Justicia, la Asociación Nacional de Procuradores Generales, la Comisión Federal de Comercio, el Departamento del Tesoro, la Reserva Federal, la Comisión de Bolsa y Valores, y los departamentos de Agricultura y Energía.

El fiscal general Eric Holder aseguró que el grupo supervisará la evolución de los mercados, la oferta y demanda; y el papel de los inversores y operadores de índices en los mercados de futuros petroleros. La comisión estudiará si existe manipulación de precios, y fraudes, colusión o declaraciones falsas en las ventas minorista y mayorista que violen la legislación o perjudiquen al consumidor. Holder afirmó que se mantendrán vigilantes en la supervisión de los mercados del petróleo y el gas para que los consumidores puedan confiar en que no están pagando precios más altos como consecuencia de la actividad ilegal.

El presidente ejecutivo de Chevron John Watson calificó las medidas que encaminan los legisladores de la mayoría demócrata como “anticompetitivas y discriminatorias”, mientras que el presidente ejecutivo de Conoco Phillip James Mulva aseveró que un incremento de los impuestos llevará a una menor inversión, menos producción, y seguramente mayores costos por galón.

Los bancos quiebran y el pueblo paga

Los bancos comerciales son la segunda industria más próspera en el Global 500 de Fortune, aunque podrían ser los verdaderos dueños del mundo. Según un estudio del Instituto Federal Suizo de Tecnología, un núcleo de 147 empresas europeas, norteamericanas y japonesas, en la mayoría de los casos institutos financieros y compañías de seguros, controla el 40% de las actividades económicas del planeta a través de inversiones selectivas en las 43.060 principales corporaciones industriales del “primer mundo”.

En el ranking 2012 de Fortune destacan el Bank of America Corp. en la posición número 13, seguido por el J.P. Morgan Chase & Co. (16), el banco holandés ING (18) y el Citigroup (20). Las entidades financieras mejor clasificadas entre las posiciones 20 y 40 son Wells Fargo (26), Morgan Stanley (68), Goldman Sachs Group (80), el Banco Industrial & Comercial de China Ltd, el Banco de la Construcción de China, el Banco Agrícola de China Ltd y el Banco de China.

La primera empresa española en eltop 500 de Fortune es el Banco Santander (44), seguido por BBVA (186). Según la Asociación Española de Banca (AEB), las entidades financieras de ese país obtuvieron un beneficio neto conjunto de 9.328 millones de euros entre enero y septiembre de 2011. De manera contraria, 42.879 familias españolas perdieron sus viviendas en el mismo período ante la imposibilidad de pagar hipotecas o alquileres, reveló el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Los procedimientos de desahucio presentados en los juzgados de España en el tercer trimestre de 2011 ascendieron a 10.869, un 14,2% más que en similar lapso del ejercicio precedente. Las estadísticas del CGPJ señalan, además, que entre julio y septiembre los bancos iniciaron 14.894 ejecuciones para quedarse con las viviendas. En el acumulado anual, se contabilizaron hasta esa fecha 57.136 ejecuciones, frente a las 71.488 de 2010, que volvió a ser un año récord en este tipo de procesos, al contabilizarse 93.636 actuaciones judiciales.

Llama la atención que los bancos “top” de Estados Unidos sean los mismos que fueron “rescatados” de la bancarrota con el Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP en inglés), puesto en práctica para “salvar” a grandes bancos y empresas de la crisis, precisa un informe del Centro de Política Responsable (CRP). El TARP tendrá un costo total de 19 mil millones de dólares de fondos de los contribuyentes, estima la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Varios congresistas estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, aparecen entre los beneficiados. Por ejemplo, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y muchos otros legisladores invirtieron en firmas como Goldman Sachs, beneficiada por el gobierno con un “rescate” de 10 mil millones de dólares. Según CRP, nueve de los parlamentarios que invierten sus capitales en estas empresas y bancos rescatados “ocupan cargos en poderosos comités legislativos, que en algunos casos están encomendados de regular al gigante de Wall Street”.

En conjunto, unos 19 legisladores invirtieron entre 480 mil y 1,1 millones de dólares en Goldman Sachs en 2010. Entre los congresistas republicanos figuraron Richard Berg, Vernon Buchanon, Eric Cantor, Larry Buscón, Jack Kingston, Randy Neugebauer, Phil Roe, Paul Ryan, James Sensenbrenner, Fred Upton, y el senador Jon Kyl. Por los demócratas aparecen los congresistas Gary Peters, Steven Rothman, y los senadores Jeff Bingaman, Ben Nelson, Claire McCaskill, Mark Warner y Sheldon Whitehouse.

El Bank of America, Goldman Sachs y Morgan Stanley, los tres principales bancos de Estados Unidos, son investigados por la Fiscalía General de Nueva York por su relación con la crisis financiera que estalló en 2007. Según el New York Times, se busca todo tipo de información sobre el papel de esas entidades en sus servicios hipotecarios en los tiempos previos a la crisis.

La investigación cubrirá diversos aspectos de las prácticas bancarias de vincular las hipotecas con títulos que luego eran vendidos a inversores institucionales, sin tener claro cuál era el riesgo de las líneas de crédito, una práctica que condujo al crash financiero a principios de 2008. Los fiscales analizarán de qué modo este procedimiento pudo ser usado para engañar a inversores institucionales, aseguradoras y otros.

JP Morgan Chase, principal entidad por el volumen de activos, enfrenta pérdidas por dos mil millones de dólares por un error en operaciones con derivados financieros. La primera acusada es la directora de inversiones Ina Drew, también está implicado un banquero de Londres cuyas apuestas financieras son capaces de distorsionar todo el mercado crediticio. El director del FBI de Estados Unidos Robert Mueller confirmó que se inició una pesquisa acerca de la millonaria pérdida del JP Morgan Chase en inversiones de derivados de alto riesgo.

Al igual que sus colegas petroleras, los bancos rechazan cualquier tipo de regulación y se niegan a pagar más impuestos. Solo 10 de los 27 países de la Unión Europea apoyan la creación de un impuesto a las transacciones financieras internacionales, cuyo objetivo es frenar las operaciones más especulativas y hacer responsable a la banca de los costos de la crisis.

La Comisión Europea propone cobrar a los bancos un gravamen de 0,1% del valor de las compraventas de acciones y bonos, y 0,01% de las de derivados, lo cual generaría ingresos de 55 mil millones de euros al año, pero algunos países como Holanda y Reino Unido se han opuesto vehementemente. El primer ministro británico David Cameron profirió duras críticas a la propuesta impulsada por Alemania y Francia, alegando que un impuesto a las transacciones financieras podría costar hasta 200 mil millones de euros en crecimiento económico y hasta 500 mil puestos de trabajo.

Notas:

[1] Según un estudio del Citigroup, en 2015 los intercambios comerciales de China superarán la cifra global del comercio exterior estadounidense. En 2050 las exportaciones chinas representarán el 18,2% del comercio global; la India ocupará el segundo lugar controlando el 9% de los intercambios; Estados Unidos caerá al tercer puesto con el 6,6% del comercio; seguida de Alemania con 3,5% del comercio mundial. Corea del Sur ocupará el quinto puesto con 3,4%, seguida por Indonesia, con 3,1%, Hong Kong con 2,3%, Japón con 2,7%, Singapur con 2,4% y el Reino Unido en el décimo lugar con 2,1% del comercio.

Con información de China Daily, CNN Money, BBC mundo, El Universo, Notimex, Prensa Latina, El Mundo e Infobae.com