Bangkok, Beijin, Manila, Seúl, Nueva Delhi y Tokio (PL y Bolpress).- Las economías asiáticas crecerán este año 6,6%, tres décimas menos que los pronósticos emitidos en abril, como consecuencia de los efectos adversos generados por la crisis en la Eurozona y los problemas en Estados Unidos, informó el Banco Asiático de Desarrollo (BAD).

La caída de las exportaciones al mercado europeo se combinó con un menor ritmo de crecimiento en la economía estadounidense para llevar a un ajuste en las perspectivas de la región. El BAD estimó en el 6,6% la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) para 2012, tres décimas menos que los pronósticos emitidos en abril. Para el 2013 el avance del PIB será del 7,1%, menos al 7,3% inicial.

En cuanto al Sudeste Asiático, el BAD consideró que el crecimiento en el actual ejercicio será del 5,2%, para añadir cuatro décimas a ese nivel el próximo año. El organismo multilateral advirtió además la situación de la economía china, donde se aprecia un descenso de las exportaciones netas, la producción industrial y las inversiones de activos fijos. Por ello, estimó la expansión china en 8,2% para 2012, con un descenso de tres décimas en comparación con las evaluaciones previas.

Mientras, para la India el banco mencionó una combinación de elevada inflación y baja demanda, esta última tanto en el mercado interno como el extranjero. De esa forma, el PIB indio prevé para este año un repunte del 6,5%, medio punto menos respecto al análisis precedente, con una tasa de inflación del 7%.

Reducen previsiones de crecimiento económico en China

El comercio exterior de China creció 22,5% en 2011 respecto al año precedente, en tanto el saldo favorable disminuyó 14,5%. De acuerdo con la Administración General de Aduanas, el intercambio de bienes y servicios se elevó a tres billones 640 mil millones de dólares y el superávit se redujo a 155.140 millones de dólares. En 2010 ese último balance fue de 183.100 millones de dólares. El año pasado las exportaciones chinas aumentaron 20,3% al comparar su total con el del ejercicio anterior, hasta un billón 900 mil millones de dólares, en tanto las importaciones se incrementaron en 24,9% y sumaron un billón 740 mil millones de dólares.

En 2011 la producción de bienes y servicios de China aumentó 9,2% respecto al ejercicio precedente, con una expansión interanual de 8,9% en el último trimestre. Dicho balance confirmó una desaceleración al comparar el resultado con la etapa julio-septiembre de 2011, cuando la economía del gigante asiático creció 9,1%. De abril a junio lo hizo en 9,5% y en el primer trimestre del año pasado 9,7%.

En enero de 2012 el Banco Mundial (BM) pronosticó que la economía china crecería este año 8,4%, tasa inferior en 0,3% al cálculo anterior, mientras para 2013 el crecimiento se estima en 8,3%, 0,5 por debajo de la cifra anunciada previamente, de acuerdo con el informe “Perspectivas Económicas Globales 2012”.

En febrero de 2012 China registró un déficit comercial superior a 31 mil millones de dólares, cuando las importaciones crecieron 39,6% respecto a igual etapa anterior. Las compras de la segunda economía del mundo sumaron 145.960 millones de dólares, mientras las exportaciones llegaron a 114.470 millones de dólares, con un alza del 18,4%, precisó la Administración General de Aduanas.

Los datos indican que el comercio exterior chino aumentó 7,3% en los dos primeros meses del año al compararlo con el mismo período de 2011. El total fue de 533.30 millones de dólares, en tanto el saldo negativo en el bimestre fue de 4.250 millones de dólares. Con la Unión Europea, principal socio comercial del gigante asiático, esa actividad registró un incremento interanual de 4,7% en enero-febrero y se elevó a 79.800 millones de dólares. Sin embargo, las exportaciones chinas a la Eurozona disminuyeron 1,1% en igual período. En febrero Estados Unidos se convirtió en el mayor receptor de productos chinos. El comercio entre ambas economías aumentó 9,2% respeto a igual mes de 2011 y llegó a 66.050 millones de dólares.

En el primer trimestre de 2012 la segunda economía del mundo creció 8,1% respecto a igual etapa anterior. En el último trimestre de 2011 registró una expansión interanual del producto interno bruto (PIB) de 8,9%.

Por otro lado, en los primeros cuatro meses del año las inversiones de la UE en China disminuyeron 27,9% respecto igual a etapa anterior. El balance, reflejo de la crisis de la deuda en naciones del bloque, contrasta con el de Japón, superior en 16%, mientras los fondos de ese tipo procedentes de Estados Unidos aumentaron 1,9%. De acuerdo con el Ministerio de Comercio, la inversión extranjera directa (IED) en China registró en abril su sexta baja mensual consecutiva de un año a otro. La merma esta vez fue de 0,74% y el total de 8.400 millones de dólares. En enero ese indicador se redujo 0,3 por ciento, en febrero, 0,9 y en marzo 6,1, al compararlo con las respectivas estadísticas de 2011.

En mayo de 2012 el sector manufacturero de China registró una contracción de 2,9% respecto a abril, poniendo fin a cinco meses de crecimiento, yel Indice de Gerentes de Compras se situó en 50,4%, lo que se considera señal de una ralentización económica, de acuerdo con la Federación de Logística y Adquisición de China. Una lectura del mencionado indicador por debajo del 50% implica contracción y cuando supera ese nivel, expresa expansión; la moderación del crecimiento a corto plazo no significa que la economía esté entrando en una etapa de recesión.

En la primera semana de junio el Banco Popular de China (Central) hizo efectivo un recorte de 0,25% en las tasas de interés de referencia de depósitos y préstamos a un año con vista a combatir la desaceleración económica. Tras esta reducción, primera desde diciembre de 2008, los tipos se ubican en 3,25 y 6,31%, respectivamente. Desde entonces esas tasas se incrementaron cinco veces para controlar el exceso de liquidez.

El comercio exterior de China aumentó 8% en el primer semestre de este año respecto a igual etapa anterior y sumó un billón 480 mil millones de dólares. La Administración General de Aduanas informó que de enero a junio de 2012 las exportaciones crecieron 9,2% y llegaron a 954.380 millones de dólares. El mes pasado, los embarques registraron un incremento interanual de 11,3%, con un valor de 180.210 millones de dólares. En mayo, el alza en ese indicador fue de 15,3%. En junio las importaciones subieron 6,3%, hasta 148.480 millones de dólares. Ese aumento resultó inferior al del mes precedente, cuando las compras de la segunda economía del mundo avanzaron 12,7%.

El 12 de julio el BAD revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento de la economía china al situarla en 8,2% para este año y 8,5% el próximo. En abril pasado vaticinó una expansión de 8,5% en 2012 y 8,7% en 2013.

Según el BAD, China ha registrado una caída en las exportaciones, producción industrial e inversiones en activos fijos, aunque aclaró que los gastos del gobierno en salud, educación y grandes proyectos de infraestructura pueden dar cierto impulso a la economía. La tasa de crecimiento proyectada para este año supera la meta de 7,5% en ese indicador fijada por las autoridades chinas, que la mantuvieron en alrededor del 8% durante varios ejercicios. Esa reducción responde a la estrategia de mejorar la calidad del desarrollo y al adverso panorama internacional, sobre todo la crisis de la deuda en Europa, principal socio comercial de China.

Surcorea registra el primer déficit comercial en dos años

En enero de 2012 Surcorea registró su primer déficit comercial en dos años, atribuido a una baja en las exportaciones por el deterioro de la economía internacional. El saldo negativo de enero fue de unos 1.960 millones de dólares, informó el Ministerio de Economía del Conocimiento. La cifra contrasta con un balance positivo de 2.900 millones de dólares en igual mes de 2011.

En enero las exportaciones surcoreanas disminuyeron 6,6%, hasta 41.540 millones de dólares, mientras las importaciones aumentaron 3,6% y se elevaron a 43.490 millones de dólares. Las ventas del país registraron su primera baja interanual en 27 meses.Surcorea importó unos 80 millones de barriles de crudo, 4,3 millones menos que en igual mes de 2011, pero el costo aumentó 17%, de 7.670 millones de dólares a 9.020 millones de dólares.

Las ventas de Surcorea a la Unión Europea, estimadas en 3.900 millones de dólares, descendieron 37,9% respecto a igual etapa anterior; las exportaciones mermaron 2,3% al compararlas con las de enero de 2011 y alcanzaron 9.800 millones de dólares; los envíos hacia Estados Unidos cedieron 0,3%, hasta 4.130 millones de dólares; los dirigidos a Japón aumentaron 13,5% y se situaron en 3.350 millones de dólares. La baja en las ventas se debió principalmente a caídas de 43,7 y 30,7% en las de barcos y equipos de comunicaciones móviles, respectivamente.

En el primer semestre de 2012 las exportaciones surcoreanas de productos de tecnología de la información disminuyeron 5,2% respecto a igual etapa del año anterior. De enero a junio esas ventas sumaron 73.270 millones de dólares, frente a 77.320 millones de dólares en el mismo período de 2011, informó el Ministerio de Economía del Conocimiento. Entre las causas de este balance se mencionan la crisis de la deuda en Europa y una merma en los precios de productos como los chips (pequeño circuito integrado) y pantallas planas.

Pese a la caída de las exportaciones, el sector registró un superávit comercial de 35.290 millones de dólares debido a una caída de 6,5% en las importaciones. Los embarques hacia China, incluido Hong Kong, aumentaron 3,7% interanual y se elevaron a 36.450 millones de dólares. En el caso de las Asociación de Naciones del Sureste Asiático (10 economías), el incremento fue de 10,5%, hasta 7.870 millones de dólares. Las exportaciones a Estados Unidos, la Unión Europea y Japón disminuyeron 21,7, 17,5 y 4,1%, en ese orden.

El 12 de julio el Banco Central de Surcorea redujo su principal tasa de interés, medida implementada también por otras naciones para estimular la economía en medio de las afectaciones de la crisis de la deuda europea. La sorpresiva decisión, primera de su tipo desde febrero de 2009, disminuyó la tasa de referencia de interés para recompras a siete días en 0,25%, hasta tres.

La institución recortó la citada tasa en 3,25%, hasta un mínimo histórico de dos por ciento, entre octubre de 2008 y febrero de 2009, con vista a hacer frente a la crisis financiera. De julio de 2010 a junio del año pasado la elevó cinco veces para combatir las presiones inflacionarias. El gobierno surcoreano revisó a la baja su pronóstico de crecimiento para la economía este año, de 3,7 a 3,3%.

Economía india en 2011-2012: la peor del trienio

Desde comienzos de 2010, el Banco de la Reserva de la India (BRI) elevó las tasas monetarias clave en 13 ocasiones en un intento por frenar la inflación. El gobierno tomó varias medidas para aliviar las limitaciones de la oferta, una de las causas del aumento de los precios. El 21 de noviembre de 2011 la rupia india cayó a un mínimo histórico de 56,57 frente al dólar. Analistas del mercado bursátil atribuyeron la caída a una mayor demanda de la moneda estadounidense por parte de los importadores de petróleo y a salidas de capital de los mercados de renta variable. La anterior cota más baja de la rupia se registró el 31 de mayo (56,52 por un dólar estadounidense). Al desplome la impulsaron las bajas calificaciones que de las perspectivas de inversiones en el país recién difundió la casa Fitch -las redujo de “estables” a “negativas”, como poco antes hiciera Standard and Poors.

El 7 de febrero de 2012 el gobierno de la India rebajó al 6,9% su pronóstico de crecimiento de la economía nacional en el ejercicio fiscal que cerró a fines de marzo, el nivel más bajo en el último trienio. A inicios del actual año fiscal, el gobierno anticipó un crecimiento del PIB del 9%, pero las expectativas ha sido revisadas a la baja trimestre tras trimestre. Un informe del Ministerio de Estadísticas refirió que el sector manufacturero crecerá menos del 4%, casi la mitad de lo que lo hizo en el anterior año fiscal. La agricultura, de enorme peso en el PIB y que emplea a decenas de millones de personas en la populosa nación asiática, solo se expansionará un modesto 2,5%, mientras los servicios solo marcarán una décima por encima del curso precedente al situarse en 11,2%.

La persistente crisis en Occidente lesionará las exportaciones, el turismo y la economía de India en general en el año fiscal que comenzará el 1 de abril, pronosticó el Ministerio de Finanzas en un informe presentado el 15 de marzo de este año al Parlamento. El estudio advirtió que pese a la diversificación de sus mercados, la India sigue teniendo en su lista de principales socios comerciales a las naciones europeas y Estados Unidos, que a su vez son importantes consumidores de servicios y emisores de turistas.

Estados Unidos, primer socio comercial de la India hasta 2007-2008, fue relegado en los años siguientes por los Emiratos Árabes Unidos y China, y ahora ocupa el tercer puesto. Europa todavía tiene una participación del 19,5% en las exportaciones de la India, y a la vez algunos de sus socios comerciales también dependen en alto grado de Europa. Aunque las exportaciones indias registraron un crecimiento del 40,6% en el primer semestre del ejercicio fiscal que concluyó en marzo de 2012, en octubre y noviembre de 2011 comenzaron a declinar. En diciembre de 2011 y enero de 2012 las exportaciones aumentaron 6,7 y 10,1%, respectivamente, con lo que totalizaron 242 mil millones 800 mil dólares en los primeros 10 meses, para un crecimiento promedio del 23,5% respecto al período precedente.

En junio de 2012 las exportaciones de la India experimentaron un descenso del 5,4% respecto a igual mes de 2011. Los embarques totalizaron 25 mil millones de dólares, en un entorno donde las ventas de rubros como bienes ingenieros y vehículos se enfrentan a los efectos de la crisis de la Eurozona. Las importaciones sufrieron una contracción del 13,4%, hasta 35.300 millones de dólares. De esa forma, el déficit comercial se ubicó en 10.300 millones de dólares, el nivel más bajo de ese indicador desde marzo de 2011.

Japón registra en 2011 el menor superávit por cuenta corriente en 15 años

Japón registró en 2011 una caída interanual de 43,9% en el superávit por cuenta corriente, hasta su nivel más bajo desde 1996. El saldo en ese período se estimó en 125.190 millones de dólares. Responsables de ese descenso de nivel histórico fueron el terremoto y subsiguiente tsunami de marzo, incluida la crisis nuclear que provocaron, las inundaciones en Tailandia, donde operan varias empresas japonesas, y la apreciación del yen, fenómeno que encarece las exportaciones.

En diciembre de 2011 el referido indicador cayó 74,7% respecto a igual etapa anterior, hasta 3.940 millones de dólares. La cuenta corriente mide el comercio de bienes, servicios, turismo e inversiones. La tercera economía del mundo registró en 2011 su primer déficit anual desde 1985, de 32 mil millones de dólares, atribuido también a los mencionados factores, a los que se sumó la crisis de la deuda en Europa.

Al concluir el año fiscal en marzo de 2012, Japón registró un déficit comercial récord de 54 mil millones de dólares. En ese balance influyeron también la apreciación del yen y la crisis de la deuda en Europa. De acuerdo con datos preliminares, el valor de las exportaciones disminuyó 3,7% mientras las importaciones subieron 11,6%.

Ese último incremento está asociado a una mayor demanda de combustibles para generar electricidad ante la crisis nuclear provocada por el referido sismo-maremoto, apreciable en que solo uno de los 54 reactores del país está activo. Además de golpear al sector manufacturero del noreste del archipiélago, los mencionados fenómenos afectaron a empresas que dependían de suministros procedentes de esa zona.

En mayo los pedidos de maquinaria en la economía japonesa experimentaron una contracción del 14,8% respecto al mes precedente, y alcanzaron los 7.500 millones de dólares. Los pedidos de maquinaria son un indicador del gasto de capital de las empresas niponas en los seis meses siguientes. En el sector manufacturero la baja fue del 8%, mientras que para actividades específicas como la industria petrolera la caída alcanzó el 66,7%.

A fines de abril la Organización para la cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió a Japón sobre los riesgos que representa la deuda pública del país, estimada en un equivalente al 200% del PIB. El secretario general de esa instancia José Angel Gurría afirmó que las dimensiones del débito amenazan con llevar las finanzas niponas a territorio desconocido. El nivel del endeudamiento, añadió la OCDE, representa un factor de vulnerabilidad y pérdida de confianza de los mercados en la economía japonesa. La entidad recomendó además la aplicación de un plan de consolidación fiscal que permita elevar los ingresos y reducir el gasto público, en un pronunciamiento de apoyo a la estrategia gubernamental del país.

El 1 de junio el ministro japonés de Finanzas Jun Azumi aseguró que se adoptaran medidas decisivas si prosigue el fortalecimiento del yen en los mercados cambiarios, en una tendencia que afecta la actividad exportadora del país. Según el diario económico Nikkei, los analistas consideraron esa posición como un pronunciamiento a favor de intervenciones en el mercado de divisas, con vistas a frenar la especulación en torno a la moneda local. Los movimientos detrás del yen son especulativos y están lejos de responder a los fundamentos de la economía nacional, afirmó Azumi.

La fortaleza de la moneda nipona atenta contra la actividad exportadora de este país asiático, pues afecta la competitividad de las empresas que comercializan sus bienes y servicios en el mercado internacional. Desde septiembre de 2010 el Banco de Japón incursionó en cuatro ocasiones en el entorno cambiario internacional para frenar la apreciación del yen. La última de esas acciones tuvo lugar en octubre de 2011, cuando la moneda local marcó un máximo de 75,32 yenes por dólar estadounidense.

Hasta mediados de junio el Banco de Japón mantuvo las tasas de interés entre cero y 0,1%, en una acción que confirma la política de dinero fácil para garantizar elevados niveles de liquidez en el sistema financiero nacional. La actuación más reciente en esa dirección tuvo lugar a finales de abril, cuando elevo hasta los 900 mil millones de dólares el programa de compra de activos.

No obstante, el Banco aseguró que se mantiene en contacto con otros bancos centrales para garantizar la estabilidad del sistema financiero mundial ante los efectos adversos generados por la crisis de la deuda soberana. El gobernador de la entidad Masaaki Shirakawa señaló que ante cualquier problema de liquidez los institutos emisores están en capacidad de solucionar las dificultades con sus propias divisas.

A pesar de las medidas, Japón registró un déficit comercial de 11.480 millones de dólares en junio, balance en el que influyeron las compras de combustibles para compensar la baja en la generación eléctrica ante el decreciente uso de la energía nuclear. El saldo negativo, equivalente a 907.300 millones de yenes, clasifica como el tercer período consecutivo con cifras adversas en esa actividad. También contrasta con un incremento interanual del 10% en las exportaciones, que sumaron 5,23 billones de yenes. El alza se atribuyó a una fuerte demanda en Estados Unidos. La reciente subida de las ventas, sobre todo de automóviles y partes, fue la mayor desde diciembre de 2010, cuando ascendieron 12,9% respecto a igual etapa anterior.

El 12 de julio el Banco de Japón pronosticó que la economía nacional crecerá 2,2% este año fiscal, expansión inferior a la proyectada anteriormente. El dato es inferior en 0,1% a una proyección hecha en abril pasado. La actividad económica ha comenzado a recuperarse moderadamente porque la demanda interna permanece fuerte, sobre todo apoyada por la asociada a la reconstrucción luego del terremoto-tsunami de marzo de 2011. En correspondencia con otra decisión unánime, el mencionado tipo continuará en un nivel de entre cero y 0,1%.

Con reportes de las corresponsalías de Prensa Latina en Bangkok, Beijin, Manila, Seúl, Nueva Delhi y Tokio.