El cáncer prostático es el segundo más común en hombres, y la segunda causa principal de muerte en varones. Investigadores de la Universidad de Leeds y de la Clínica de Mayo desarrollaron una vacuna que logró curar el cáncer de próstata en ratones, mientras que científicos del Hospital Royal Mardsen de Londres comprobaron que el fármaco Alpharadin TM, que introduce partículas radiactivas en el tumor de próstata, ataca las células cancerígenas sin dañar el tejido circundante.

La próstata y las vesículas seminales son los órganos sexuales secundarios más importantes en el varón. Su función principal es la secreción del líquido seminal el cual desempeña un papel importante en la fertilidad. Se encuentra situada delante de la vejiga. El cáncer prostático es el segundo más común en hombres, y la segunda causa principal de muerte por esta enfermedad en el sexo masculino después de la neoplasia pulmonar. Ese tipo de cáncer se origina cuando algunas células mutan y comienzan a multiplicarse de manera descontrolada. Entre sus principales síntomas se encuentran dolor, micción dificultosa y disfunción eréctil.

Aunque sus causas son todavía desconocidas, se sabe que existen factores genéticos que influyen en su desarrollo en varones jóvenes, especialmente cuando dos o más parientes directos en primer grado (padre o hermanos) están afectados por la dolencia. Expertos del Centro de Ciencias de la Salud en Nueva Orleans, Estados Unidos, identificaron una nueva proteína esencial en el desarrollo y crecimiento del cáncer de próstata, denominada ARD1 y relacionada con los andrógenos, hormona masculina, y su receptor, señala un estudio divulgado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

La ARD1 se produce en exceso en la mayoría de los tumores de próstata, y esto activa el receptor de andrógenos -un componente imprescindible en el crecimiento de las células cancerosas. Los especialistas dirigidos por el profesor de Genética Wanguo Liu también demostraron que inactivando a la proteína se suprime el desarrollo y crecimiento de la neoplasia.

Según el doctor Jorge González Hernández, jefe del Grupo Especial de Trabajo de Cáncer de Próstata del Ministerio de Salud Pública de Cuba, especialista en Urología y jefe del Servicio de Urooncología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, de La Habana, no se ha encontrado un vínculo entre el Virus del Papiloma Humano, causante principal del cáncer cervicouterino, con el cáncer de próstata. Sin embargo, estudios recientes sí lo relacionan con el cáncer del pene, indica el especialista en la siguiente entrevista realizada por el colaborador de Prensa Latina José A. de la Osa.

P. ¿Es uno o son varios los tipos de cáncer que suelen presentarse en la próstata?

R. Aunque desde el punto de vista histopatológico (de los tejidos y órganos enfermos) existen diferentes tipos de cáncer, el adenocarcinoma de la próstata (así llamado el cáncer que se origina en las células que constituyen el revestimiento interno de las glándulas de secreción externa o de algún órgano del cuerpo) ocupa más del 90%.

P. Usualmente, ¿a qué edades se manifiesta?

R. El cáncer de próstata es una enfermedad de la tercera edad, aunque se reportan casos en hombres menores de 50 años.

P. ¿Es posible establecer un diagnóstico precoz?

R. Sí. Y uno de los principales objetivos del Grupo Especial de Cáncer de Próstata es establecer un diagnóstico precoz con la intención de disminuir la mortalidad. Por ello, ante cualquier síntoma urinario debemos acudir al médico de familia, quien indicará los estudios a seguir, en primer lugar el APE (Antígeno Prostático Específico) o PSA (por sus siglas en ingles), prueba que ayuda al diagnóstico del cáncer de próstata.

El Antígeno es el marcador tumoral más importante hasta el momento. Sin embargo, el valor diagnóstico, por la circunstancia de que puede ser secretado indistintamente por la célula prostática normal o neoplásica, es algo inespecífico. Diría que es un marcador que nos orienta al diagnóstico, aunque un paciente puede tener un PSA elevado y no tener un cáncer de próstata, o un PSA normal y sí tenerlo.

P. ¿Cuál es la función principal de esta proteína en la glándula prostática?

R. La licuefacción del semen y la movilidad de los espermatozoides.

P. ¿En qué consiste la prueba de PSA? ¿Cuánto tardan los resultados?

R. Es un análisis de sangre y el resultado, como promedio, no debe exceder los siete días.

P. ¿Cuál es el nivel del PSA detectado en la sangre que se considera dentro de los límites normales?

R. Este es un tema controvertido. Internacionalmente se acepta el valor normal de 0 a 4 ng/ml, aunque hoy se emplean otros valores atendiendo a la edad del paciente, y en algunos grupos especializados la tendencia actual es bajar el punto de corte a 2.5 ng/ml.

P. ¿Con qué periodicidad deben practicarse estos exámenes?

R. De manera general se realizan cada tres meses cuando existe un diagnóstico positivo, pero puede ser indicado cada seis meses o al año, según corresponda. Si el resultado es inferior al valor umbral de 4 ng/ml, y el paciente tiene tacto rectal normal, se recomienda entonces no efectuar un nuevo análisis antes del plazo de un año.

P. ¿Es una indicación médica exclusiva para el diagnóstico del cáncer, o resulta útil también para conocer otros trastornos de la próstata?

R. La determinación del PSA total forma parte del diagnóstico del cáncer de próstata. Es importante conocer sus variaciones fisiopatológicas (relación entre las funciones del organismo y sus posibles alteraciones), una de las cuales es el aumento con la edad, la hipertrofia benigna, y las diversas afecciones de la próstata.

P. ¿El PSA requiere de exámenes médicos previos, o puede ser utilizada de forma masiva en hombres mayores de 50 años para el diagnóstico precoz del cáncer en la localización que nos ocupa?

R. Este marcador no debe utilizarse como screening (pruebas masivas), sino como marcador en los pacientes que consulten por algún síntoma urológico o con antecedentes personales de un familiar de primera línea con cáncer de próstata.

P. ¿Podría calificarse de “marcador tumoral de alta sensibilidad” para estos diagnósticos?

R. Tiene alta sensibilidad pero baja especificidad.

P. ¿La extracción de sangre para el estudio de PSA requiere de una preparación previa del paciente?

R. En este tema hay también controversias científicas. En nuestro servicio solo indicamos: estar en ayunas, no tener relaciones sexuales tres días antes del examen y no estar tomando aspirinas ni antibióticos.

P. ¿Qué proceder considera el más eficaz para el diagnóstico precoz del cáncer de próstata?

R. Que las personas de 45 años o más con antecedentes familiares de primera línea acudan a la consulta de Urología para su evaluación, y, también, las que con las edades señaladas presenten síntomas urológicos.

P. ¿Qué síntomas y signos debemos considerar como señales de alarma?

R. La aparición del síndrome obstructivo urinario bajo: orinar frecuente, que obliga a levantarse muchas veces en la noche, pujar para orinar, ardor o sangre al orinar. Como no existen síntomas específicos para la enfermedad, subrayaría que los hombres con más de 45 años y antecedentes de cáncer de próstata en familiares de primera línea (padre, hermanos), deben acudir a consulta para ser examinados por el médico.

P. ¿Esas manifestaciones que usted refiere pudieran ser el indicio de que el cáncer se halla en una fase avanzada?

R. De manera general, no. El cáncer de próstata es de crecimiento lento, por lo que se orienta la realización de exámenes preventivos que ofrecen la posibilidad de un diagnóstico precoz.

P. ¿Cómo se establece el diagnóstico de certeza?

R. Mediante un ultrasonido transrectal con biopsia ecodirigida (toma de fragmentos prostáticos con aguja fina guiada por ultrasonido).

P. ¿Y en cuanto a los tratamientos?

R. Son varios los procederes terapéuticos que se emplean: quirúrgicos, radioterapia, hormonales y quimioterapia. Existe una opción terapéutica que es la observación o espera vigilada en aquellos pacientes con tumores en estadios muy incipientes.

P. ¿La extirpación de la próstata puede influir de alguna forma en el desempeño sexual del hombre?

R. Cualquier tratamiento que se aplique para el cáncer de próstata puede tener una influencia negativa para la función sexual. En los últimos tiempos existen diferentes opciones terapéuticas que minimizan esos efectos secundarios.

P. ¿Es posible hablar de curación en el tema que nos ocupa?

R. Sí, cuando se realiza el diagnostico precozmente existen grandes probabilidades de curación.

****

Aumento de PSA no significa cáncer de próstata

Un incremento rápido y leve del antígeno prostático específico (PSA) en la sangre no significa que se esté desarrollando ese tipo de cáncer, difundió la revista del Instituto Oncológico Nacional de Estados Unidos. En algunos casos, se produce un aumento de sus niveles por un ensanchamiento benigno de la próstata o una infección. Sin embargo, ante una mayor PSA, los médicos suelen recomendar biopsias, que en algunos casos pueden ser innecesarias, indicaron investigadores del Centro Oncológico Sloan-Kettering.

Los análisis exploratorios detectan tumores pequeños que crecen con demasiada lentitud como para ser letales. Además, algunos hombres reciben un resultado de PSA normal y, sin embargo, tienen cáncer prostático. Este estudio lleva un mensaje tranquilizador a los hombres cuyo PSA pasa de uno a dos con rapidez, esos niveles se encuentran dentro de los parámetros normales, pero suele preocupar a médicos y pacientes cuando se produce un aumento tan repentino.

Los valores de referencia para el PSA varían según los distintos laboratorios, aunque el valor normal aceptado actualmente es de hasta 2,5 nanogramos por mililitros de sangre. Su producción depende de la presencia de las hormonas sexuales andrógenos y del tamaño de la glándula prostática. Si los niveles aumentan de cuatro a 10, entonces se considera que son más elevadas las probabilidades de padecer la enfermedad.

Circuncisión podría proteger contra el cáncer prostático

La circuncisión podría proteger contra el cáncer prostático, de acuerdo con una investigación realizada por expertos del Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson entre 3.339 hombres, que reveló que el 15% de los hombres circuncidados presentan menos probabilidades de sufrir esa enfermedad. Estos resultados fueron publicados en la revista Cancer. De los participantes en el estudio, 1.754 desarrollaron el cáncer de próstata.

Aún los expertos desconocen por qué retirar el prepucio, la piel que rodea el glande, podría proteger de la enfermedad. Los científicos piensan que ello protege contra las infecciones de transmisión sexual, ya que la infección crónica que estas causan, produce condiciones que favorecen el desarrollo tumoral. Es posible que al eliminar la piel alrededor del glande se eviten los repliegues bajo la piel, lugar en que la humedad puede contribuir a la supervivencia de los patógenos.

“Aunque sólo fue un estudio observacional, los datos sugieren que puede haber un mecanismo biológicamente plausible con el cual la circuncisión puede reducir el riesgo de cáncer de próstata”, indicó el autor principal del estudio, Jonathan Wright. Los científicos conocen que las infecciones de transmisión sexual como el virus del papiloma humano (VPH) constituyen una de las causas de cáncer de útero entre las mujeres y de pene entre los hombres.

Caminar a prisa, útil para frenar propagación de cáncer prostático

Una caminata a buen ritmo al menos tres horas semanales es beneficioso en el tratamiento del cáncer de próstata, ya que reduce a la mitad las posibilidades de crecimiento de células cancerígenas y la propagación de éstas los años siguientes al diagnóstico, aseguraron académicos de la Universidad de California a la revista Cancer Research. La investigación incluyó a unos 1.500 adultos de más 60 años, con un diagnóstico de cáncer de próstata localizado, o sea,sin extensión. Como parte de los estudios, se les indicó explicar el tipo de actividad realizada y durante qué tiempo. Tras más de dos años de seguimiento, percibieron diferentes tipos de evolución de esta patología, entre ellos, recurrencia de la enfermedad, tumores óseos y muertes causadas por la misma.

Los hombres que caminaban durante al menos tres horas a la semana eran mucho menos propensos a presentar algunos de esos síntomas de empeoramiento. En comparación con aquellos que realizaban esa actividad en menos tiempo y a un ritmo más despacio, esos pacientes estaban un 57% más protegidos, destacó Erin Richman, investigador principal. A su juicio, los hombres que caminan de forma enérgica tras su diagnóstico pueden retrasar o prevenir la progresión de su enfermedad. El aporte positivo de andar depende de su rapidez. Pasear de manera tranquila no parece tener ningún beneficio.

Prueban con éxito una droga radiactiva y una vacuna contra el cáncer de próstata

El fármaco llamado Alpharadin TM que introduce partículas radiactivas en el tumor de próstata ataca las células cancerígenas sin dañar el tejido circundante, comprobaron los científicos en un ensayo experimental con 922 pacientes con la enfermedad en estado avanzado, informaron expertos del Hospital Royal Mardsen de Londres.

Los enfermos tratados con ese medicamento sobrevivieron un promedio de 14 meses en comparación con quienes recibieron un placebo, que lo hicieron un período de 11 meses tras el diagnóstico. La terapia con Alpharadin TM consiste en la introducción de partículas radiactivas alfa en el tumor, que resultan mucho más efectivas que las beta en el tratamiento de ese tipo de cáncer. Dichas moléculas tienen núcleos ionizados de helio, más potentes que los de la radiación beta, una descarga de electrones o los rayos gamma.

Durante mucho tiempo, la radioterapia se ha empleado contra distintos tipos de cáncer porque actúa dañando el código genético de las células. Pero lo novedoso de este estudio es que las partículas radiactivas lograron atacar de forma efectiva el cáncer sin dañar las células sanas, además de necesitarse menos tiros en comparación con las partículas beta.

Los pacientes que intervinieron en el estudio tenían metástasis ósea, una etapa en la que los tratamientos carecen de impacto en la supervivencia. Estas personas fueron seleccionadas porque la fuente de la radiación, el Cloruro del Radio- 223 se fija al hueso como el calcio. Entre quienes recibieron ese tipo de medicamentos la tasa de supervivencia resultó un 30% más elevada. Por los resultados obtenidos, los oncólogos decidieron aplicar el procedimiento a otros pacientes con cáncer de próstata avanzado.

Por otro lado, una vacuna logró curar el cáncer de próstata en ratones sin afectar el tejido sano, difundió un equipo de investigadores de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, y de la Clínica de Mayo, en Estados Unidos, en la revista Nature Medicine. Para el desarrollo de la vacuna, los expertos emplearon un virus en el que inyectaron partes de ADN de células prostáticas saludables. Inyectado en nueve ocasiones en ratones, el virus produjo una amplia variedad de antígenos prostáticos, por lo que cuando el sistema inmunológico lo combatió también atacó a las células tumorales sin afectar el tejido circundante.

El 80% por ciento de los animales tratados con este enfoque fueron curados de la enfermedad. Sin embargo, aún las pruebas clínicas en humanos demorarán algunos años, indicaron los investigadores en la publicación. El desarrollo de vacunas contra el cáncer no es nuevo. Estas hacen blanco en marcadores que se hallan en la superficie de sus células y que se llaman antígenos. El empleo de ADN contra el cáncer podría tener importantes implicaciones en el desarrollo de vacunas contra el cáncer de próstata.

* Con reportes de los corresponsales de Prensa Latina en Londres y Washington y del colaborador en La Habana José A. de la Osa.

Actualización:

La coordinadora de Riesgo Nacional de Cáncer del Ministerio de Salud de BoliviaSdenka Mauri informó que la prevalencia del cáncer de próstata en el país es de 8% con relación a enfermedades de ese tipo, es decir que de cada 100 varonesocho pueden tener esa enfermedad. Dijo quede todos los cánceres masculinos, el 60% corresponde al cáncer de próstata. El Programa Nacional de Enfermedades no Transmisibles del Ministerio de Salud y Deportes inició un registro de los casos de cáncer en el Hospital Obrero yen el Hospital de Clínicas, en los que se verificó 54 y 16 casos de cáncer de próstata, respectivamente. Mauri explicó que entre los factores de riesgo están el hereditario, la obesidad y el tabaco. Aclaró que si la enfermedad es detectada a tiempo, 97% es curable, sin embargo, en el caso que se diagnostique en fases muy avanzadas la sobrevivencia puede ser de 60 a 70%. (ABI)