Asegurados los ingresos de una familia pobre, a través de una fuente de trabajo permanente, se pueden asegurar los requerimientos más imprescindibles del cotidiano vivir; sin que ello implique, que los problemas emergentes del desarrollo de la familia hayan terminado, precisamente; por su propia naturaleza e idiosincrasia. Si al interior de la familia no se comprende mínimamente este pequeño gran detalle, ella puede estar predestinada a perecer como tal. El Estado es fácilmente equiparable al desarrollo de la familia. Por ello, el Estado Plurinacional con Autonomías, ante la mirada de los organismos internacionales, de estudiosos especializados en universidades de los países “desarrollados”, terminan reconociendo que Bolivia desde el 2006, aplicando nuevas políticas de desarrollo, ha trasuntado en resultados positivos tanto en lo económico como en lo social. No en los términos deseados, o que dichos cambios garanticen la desaparición de las condiciones de país pobre, atrasado y dependiente; como por arte de magia, algo imposible. Por ello es importante reconocer al actual Proceso de Cambios como el instrumento que va mejorando las condiciones de vida. Con iniciativas de sustitución a las importaciones y fortaleciendo el Capitalismo de Estado que se lo levanta de escombros. Todo lo contrario a lo que vivimos siete años atrás con los gobiernos neoliberales (MNR, ADN, MIR, NFR y otros menores), veinte años antes al 2005; atacando los factores que hacen al desarrollo humano (provocando desocupación y escases de fuentes de trabajo, minimizando la atención en Seguridad Social, Salud y Educación); y subastando el Aparato Productivo del Estado (YPFB, ENDE, ENTEL, ENFE, LAB). No les interesó nunca el Desarrollo Social ni la Patria. Todo estaba diseñado para una oligarquía indolente con la cuestión social, y para la voracidad insaciable de las transnacionales que alimentan al imperialismo.

CONTRADICCIONES EXISTIERON SIEMPRE:

La ley de las contradicciones ha estado presente en la razón humana desde siempre: por cuestión de fe, entre la existencia de un Dios del Bien y un Dios del Mal (Jehová vs. Satanás). Proliferando el mal con guerras, egos en la acumulación, e indiferencia por la protección al ser humano y el Planeta. Pero, también se manifestó en el choque de intereses irreconciliables; entre quienes detentan los medios de producción y quienes sólo tienen su fuerza de trabajo; los unos luchando por lograr mayor acumulación en pocas manos y los otros por mejorar las condiciones de vida para el ser humano como tal (burguesía vs. proletariado). Es decir, el desarrollo de la sociedad, no fue otra cosa que la “lucha de clases” de todos los tiempos.

Al respecto, hoy se hace oportuno recordar lo que sostenía con convicción Marcelo Quiroga Santa Cruz: “No somos dependientes por ser pobres, sino que somos pobres por ser dependientes”; estableciendo así la contradicción que nos persuada para la Liberación Nacional. Una nueva independencia para desarrollarnos. Fue una forma sutil e inteligente para despertar la consciencia de los explotados y no dejarse manipular por sátrapas y testaferros inescrupulosos. Y refiriéndose a los hidrocarburos dejó una especie de advertencia: “Lo que es el pan de hoy que no sea la tragedia del mañana”, nos estaba previendo el mejor uso de nuestras riquezas naturales en bien de todos, como reza en la actual Constitución. Así es cómo asimilamos líneas del pensamiento del Líder Socialista Boliviano (cuyo cuerpo aún sigue desaparecido), que pervive en las mentes por la Liberación Nacional y Social. La derecha no le perdonó su bravura como líder y político, como la pseuda izquierda no le perdonó haber nacido en pañales blancos. Habiendo asimilado la línea de los explotados, sabía con precisión quienes eran los enemigos de clase. Algo que no “logran” los trotskistas y los revolucionarios de salón que hacen fuerza común con la derecha, al igual que los disidentes del MAS, protegiendo intereses oligárquico-imperialistas. Estos son los custodios de la dependencia. ¡Qué contradicción!. En la actual coyuntura, todo lo aseverado queda por demás demostrado.

LA EMANCIPACIÓN UNA NECESIDAD IMPRESCINDIBLE:

Si hemos tomado consciencia de clase, entonces es cuando nos ponemos como objetivo inmediato la Liberación Nacional y Social. Las luchas de los Movimientos Sociales, y en especial los del “Heroico Octubre del 2003”, han dejado profundas huellas a seguir; con situaciones riesgosas que aún no culminan; por la propia naturaleza del Proceso de Cambios en el nuevo tipo del Estado Plurinacional con Autonomías; en una perspectiva dificultosa por la Liberación Nacional y Social; en democracia, conviviendo con el adversario político que busca truncar el Proceso. Al extremo de estar obnubilado con una intervención armada, el separatismo y hasta un magnicidio con imprevisibles consecuencias. Basta volcar la mirada a Afganistán e Irak, o lo que está pasando en Libia (cuyos líderes fueron ejecutados), o lo que se pretende con Irán y Siria. El pecado de los gobernantes de esos países, ha sido promover el desarrollo para la Liberación Nacional. Por el contrario, en Egipto, se pretende salvar el proceso de un gobierno sometido al imperialismo.

Entonces, los países “desarrollados” del orbe capitalista, cuyos tentáculos funcionan a través de sus embajadas, sus ONG(s), los medios y las religiones; dispersos en lo más recóndito del Planeta; para el caso de Bolivia, saben a través de sus programas de “cooperación” que, el gobierno de Evo Morales Ayma y de Álvaro García Linera tienen para largo, si no son impedidos por tramoyas leguleyas o un magnicidio. La rabia de los países “desarrollados” que se debaten en una crisis sin fondo, con efectos multiplicadores sin precedentes, es peligrosa por su carácter belicoso. Nadie les cree salvadores de la economía mundial, por el grado de su endeudamiento y las economías emergentes. Pero se los ve como los sembradores del terror y enfrentamientos fratricidas, y de la inestabilidad planetaria.

Esta contradicción de Liberación Nacional vs. Opresión Imperialista, muestra una coyuntura muy conflictiva y “global”. Porque ya no se trata de un choque directo de los intereses Nacionales vs. Transnacionales, sino más bien, de cuán posible es generar condiciones internas de “enfrentamientos” para provocar una intervención con muertes por la fuerza de las armas “inteligentes”; a título de salvar la democracia y la libertad. Estigmatizando a los gobiernos de avanzada con el narcotráfico y el terrorismo, cuando ellos son los abanderados de esas lacras sociales. Está claro; la emancipación es imprescindible para el desarrollo, pero tiene sus riesgos en condiciones adversas, tanto por factores internos como externos, lamentablemente.

LUMPEN EN LAS MASAS:

Cuán importante es tener un Órgano conductor de Masas para la Liberación Nacional, como un buen padre para conducir el desarrollo de una familia. En ambos casos, regidos por ciertos códigos que hacen al desarrollo y la emancipación. De lo contrario, es fácil avizorar choques de carácter imprevisible e incontrolable en el transcurrir del tiempo. En coyunturas de transformación estructural, cuando no se cuenta con el factor consciente de las masas, éstas, tienden a ser manipuladas por sus enemigos de clase y los lumpen proletariado, con planteamientos “salarialistas”, o peticiones inalcanzables. Esas masas, al no tener consciencia de sí y para sí, no les interesa ningún proceso que no les sea intestino, son contra revolucionarios. El neoliberalismo se encargó de engendrar ese ego por más de dos décadas en las élites dirigenciales, lo cual les impide reconocer el actual Proceso como suyo e impulsarlo para bien de todos los explotados.

Veamos algunas paradojas y conductas de lumpenización en nuestro país; de las cuales la derecha y los pseudo revolucionarios se agarran como garfios, para contribuir con la oligarquía y el imperialismo en su intención de eclipsar el Proceso, así: el enfrentamiento entre mineros en Huanuni por intereses intestinos o de grupos; el enfrentamiento entre hermanos campesinos en Caranavi, por la instalación de una fábrica de cítricos; entre hermanos campesinos por cuestiones limítrofes, o entre departamentos; o por favorecer intereses oscuros (aguas del Silala hacia Chile, o la negativa a la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos). Recientemente: choque de interese entre los médicos vs. pueblo y enfermos, desviándolo al sector salud y el Sistema Universitario, bajo el supuesto de que se le estaba vulnerando su Autonomía.

Asimismo, el paro del Transporte que paralizó el país como nunca, “probando” su unidad, y una campaña mediática que nos estremeció con una sarta de mentiras intencionadas. Representantes del sector Salud, Educación y Policía con planteamientos inalcanzables. Y otra vez los mineros enfrentados: cooperativistas vs. estatales, ambos desubicados en el contexto histórico. En varios casos con movilizaciones agresivas como para la “toma” del poder, pero, por y para la derecha. Se suma, el descaro de los dirigentes de la IX Marcha por el TIPNIS, al demostrar su ligazón con la derecha con intereses intestinos. Por ello, no habrá reflexión que valga, están haciendo lo que tienen que hacer en estricta obediencia al imperialismo belicoso.

La IIIV y IX Marcha por la “defensa” del TIPNIS, ha venido constituyéndose en la punta de lanza de toda una estrategia diseñada por el gobierno de EE.UU., en complicidad con los gobiernos de la Comunidad Europea, con poderosos tentáculos; como los medios de comunicación y sus analistas, las ONG(s), las iglesias, quienes deben acicatear enfrentamientos fratricidas para justificar una intervención armada para la división del país, o producir un magnicidio; y por supuesto, los muertos de por medio los pondrá el pueblo, como siempre. Ojo, no está lejos la trama de intervención desde Paraguay o desde Chile. Lula Da Silva y Néstor Kirchner en vida, ya nos salvaron de una en su calidad de presidentes de Brasil y Argentina respectivamente, en el gobierno de Carlos D. Mesa Gisbert, 2004.

Bolivia avanza bien económica y socialmente, con tendencia a la Liberación Nacional, al igual que otros países del Continente, y es esto lo que desespera a los países “desarrollados”. No nos perdonarán nunca, la osadía de ir mutilando los tentáculos de dominación de la oligarquía y el imperialismo.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-08-julio-2012