Los convocamos a reunirnos de manera inmediata pero en presencia de los 63 corregidores del TIPNIS y de los presidentes de las 3 subcentrales. Que Bolivia vea y oiga la verdadera voz de los habitantes del TIPNIS. Es tiempo que el pueblo hable, no así las ONG ni los dirigentes que dependen de ellas.

Compañeros de la IX Marcha: Desde el primer día que se inicio la VIII Marcha el 15 de agosto del año pasado, como Gobierno de los Movimientos Sociales inmediatamente nos preocupamos para saber porque marchaban nuestros hermanos. Sabemos que una marcha es sacrificada y queríamos conocer qué es lo que había provocado esa decisión. Ante nuestra sorpresa y de manera muy extraña nos enteramos que nuestros hermanos marchaban desconociendo la razón de su sacrificio puesto que no tenían una plataforma de demandas ante el gobierno. El gobierno no recibió anticipadamente peticiones de diálogo por parte de la CIDOB en cuyo caso habríamos respondido oportunamente para evitar la justificación de su marcha.

Recién a los días de iniciarse la marcha recibimos una plataforma de demandas e inmediatamente se inicio una romería de Ministros para atender sus preocupaciones y resolver sus demandas; pero todo fue en vano. Así como se inició la VIII Marcha sin que las bases conocieran las razones reales de ésta decisión, la numerosa presencia de Ministros en distintos lugares del recorrido no tenía ningún efecto. Parecía que no importaba cuantos Ministros fueran ni cuentas propuestas de solución colocaban en mesa; anticipadamente todas estaban ya rechazadas, uno por uno los Ministros que asistieron a las reuniones fueron humillados, insultados e incluso se llego hasta secuestrar al Canciller Aymara, el hermano Choquehuanca. Los hechos mostraban que no existía una verdadera voluntad de diálogo por parte de sus dirigentes.

¿Por qué este ataque contra el Gobierno de los indígenas y trabajadores? ¿Por qué este artero ataque a la unidad del movimiento Indígena que tanto nos ha costado construir en décadas? ¿porqué esta alianza de los dirigentes de la marcha con las fuerzas más anti-indígenas y conservadoras que solo quieren ver a todos nuestros hermanos convertidos en sus pongos y peones?

A pesar de las ofensas, de los múltiples ataques y de negociaciones políticas desde la dirigencia, el gobierno del Presidente Evo Morales siguió dialogando con la marcha en búsqueda de soluciones. El inicio de otra marcha surgida desde el mismo territorio y compuesta también de indígenas igual de humildes y de sencillos que el resto de los hermanos indígenas reclamó al gobierno por qué no se los tomó en cuenta sobre sus derechos en el parque Isiboro Secure; reclamaban que la intangibilidad iba a afectar sus condiciones de vida, condenándolos al abandono y la extinción. Como gobierno teníamos pues entonces a unos hermanos indígenas de tierras bajas que pedían una cosa y otros hermanos indígenas pedían exactamente lo contrario. ¿Cómo podíamos resolver esta contradicción de nuestros hermanos? Lo que hicimos, es apoyarnos en nuestra Constitución Política y mediante un método democrático constitucional como es la consulta, vimos que lo más conveniente es que todos nuestros hermanos del TIPNIS sin discriminación alguna, en base a sus asambleas, usos y costumbres democráticas, decidan de manera conjunta lo que debe hacerse al interior del TIPNIS. Por eso es que se aprobó una Ley de Consulta 222, la primera en Bolivia y en el continente, para que sean los mismos hermanos que habitan el TIPNIS los que decidan su destino. Esta decisión fue sabia porque el propio Tribunal Constitucional, máxima instancia de interpretación Constitucional que tiene el país, ha definido que debe llevarse adelante esta consulta democrática con todos los habitantes del TIPNIS.

Pero, resulta que algunos compañeros no están conformes con este derecho constitucional y rechazan este nuevo instrumento que profundiza nuestra democracia. Por eso nos preguntamos: ¿Por qué los dirigentes de esta llamada IX Marcha le tienen miedo a la consulta democrática?; ¿Por qué los dirigentes le tienen miedo a oír la sagrada palabra de los pueblos y las comunidades que habitan el TIPNIS?, ¿Qué tipo de intereses personales esconden para oponerse a lo más democrático del mundo que es una consulta?

Hoy, un grupo de dirigentes y de hermanos indígenas nuevamente esta aquí en la ciudad de La Paz; dirigentes que agreden a los ciudadanos de esta ciudad que siempre ha recibido a los marchistas con cariño y hospitalidad. ¿Por qué bloquean las calles?, ¿Qué han hecho los paceños para ser bloqueados en su propia ciudad por dirigentes que no nos dicen la verdad de sus intenciones? ¿Por qué cierran ilegalmente oficinas desde las cuales se sirve a los propios compañeros indígenas que no están en la marcha ?, ¿Por qué maltratan a funcionarios públicos que solo quieren cumplir con su derecho a trabajar?, ¿A qué se debe esta actitud de los dirigentes que desprestigian su propia marcha maltratando a sus huéspedes?¿A qué se debe esta actitud de los dirigentes que sólo está debilitando y dividiendo a sus propias organizaciones?¿Acaso los compañeros dirigentes no se están dando cuenta del enorme daño que le están haciendo a la CIDOB?¿Por qué los dirigentes no quieren darse cuenta del maltrato que están ocasionando a mujeres y niños exponiéndolos innecesariamente a las bajas temperaturas y enfermedades con el único afán político de querer ?desgastar? al Gobierno, como anticipadamente anuncio uno de sus dirigentes?

Lo sucedido ayer en la mañana, ¿no es acaso una irresponsabilidad permitir que un grupo de provocadores y violentos lancen vasos, piedras y palos a la policía en medio de la presencia de mujeres y niños?. ¿Porqué ponerse al servicio de grupos políticos y de sectores radicales que usan a los niños para sus fines mezquinos?

Durante todos estos días pese a los insultos denigrantes y a los escupitajos de algunos dirigentes en contra de la Policía, ésta se ha mantenido callada sin agredir a nadie. Pero para algunas mentes malvadas, la paciencia de la Policía no encaja en sus planes y por ello han planificado que provocadores violentos ataquen a la Policía esperando una acción de defensa de parte de ellos. Es muy triste ver gases lacrimógenos pero es aun más reprochable que algunos dirigentes agredan violentamente a la Policía para esperar el lanzamiento de estos gases.

Como ayer, como hoy y como siempre el Gobierno va a apostar irrenunciablemente al dialogo; no existe otra vía para resolver los problemas entre hermanos, pero el Gobierno no es quien para suplantar ni a las Organizaciones ni a los verdaderos representantes de los pueblos; por eso dijimos y volvemos a convocar, que si los marchistas desean hablar de la plataforma de demandas de la CIDOB, por respeto a la institucionalidad orgánica de la CIDOB, deben estar presentes las 11 regionales de la CIDOB. La marcha nos plantea que nos reunamos con un dirigente que ha sido destituido de la dirección de la CIDOB y el Gobierno como Gobierno de Movimientos Sociales no puede legitimar la suplantación que un dirigente desconocido por sus bases. El gobierno está dispuesto a dialogar con dirigentes que habitan el territorio y con dirigentes legítimos y orgánicos reconocidos por sus instancias regionales.

Si la marcha plantea hablar sobre el TIPNIS, no necesitamos esperar 24 horas para reunirnos; lo podemos hacer inmediatamente, pero en respeto a los pueblos indígenas que habitan el TIPNIS y en cumplimiento de la democracia para hablar sobre el parque, tienen que estar presentes los verdaderos representantes de los pueblos que habitan el TIPNIS y por eso les proponemos reunirnos de manera inmediata, pero en presencia de los 63 corregidores del TIPNIS y de los presidentes de las 3 subcentrales que habitan este parque como son la subcentral del Sécure, la subcentral del Tipnis la subcentral del Conisur. ¿O es que los dirigentes de la marcha le tienen miedo a la voz de los verdaderos habitantes del TIPNIS? No entendemos esta actitud de algunos dirigentes al querer ocultar la palabra de los verdaderos representantes de los pueblos.

Compañeros, tenemos que ser respetuosos de la gente sufrida que vive en el parque y de la vida orgánica de nuestras organizaciones; tenemos que respetar la democracia.

Por ello los convocamos a reunirnos de manera inmediata pero en presencia de los 63 corregidores del TIPNIS y de los presidentes de las 3 subcentrales. Que Bolivia vea y oiga la verdadera voz de los habitantes del TIPNIS. Es tiempo que el pueblo hable, no así las ONG ni los dirigentes que dependen de ellas.

Juan Ramón Quintana, ministro de la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.