(CEPRID).-Julián Assange ha hecho un servicio a la humanidad mediante la publicación los despachos diplomáticos estadounidenses que revelaban que “las decisiones políticas de Estados Unidos estaban más motivados por el petróleo que por la lucha contra el terrorismo” y que los asesinatos y la tortura de decenas de miles de civiles por las fuerzas de los Estados Unidos y la OTAN en Irak y Afganistán fueron, respectivamente y por las pruebas, crímenes de guerra.

Pero para su consternación, Assange, como disidente occidental, no goza de la indulgencia otorgada a los disidentes chinos. Los políticos del mundo “libre” no quieren reconocer que él actuó con nobleza mediante la exposición de violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra cometidos por la OTAN y los Estados Unidos. El presidente Obama habló de una “deplorable filtración de documentos”; el ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, dijo que Assange debe ser considerado como un “combatiente enemigo”; el líder del Partido Republicano, Mitch McConnell, calificó a Wikileaks de “alta tecnología terrorista”, y Sarah Palin quiere que sea perseguido “como al-Qaeda”. Otros políticos, incluyendo a líderes de los medios de comunicación, han pedido abiertamente su muerte.

El acceso a Wikileaks fue bloqueado de inmediato por los empleados federales de los Estados Unidos. Y lo mismo en Alemania. En Canadá, los censores han bloqueado los sitios web de Wikileaks, Interpol emitió una orden de arresto contra él y Tom Flanagan, el principal asesor del primer ministro canadiense, Stephen Harper, sugirió que fuese asesinado por un avión no tripulado.

Se informó que Facebook había borrado la página de Wikileaks, con 30.000 abonados. Reporteros sin Fronteras, los vigilantes de los medios (el grupo de la libertad de prensa) financiados por el gobierno de los EEUU, le han acusado de ser un “irresponsable”.

Las fuentes de financiación han sido bloqueadas por las empresas occidentales, tales como VISA, MasterCard, Amazon, PayPal, Western Union y Bank of America. Así que Wikileaks, económicamente estrangulada, se vio obligado a cerrar temporalmente su sitio en 2010. Casi nadie en el sistema de prensa se atreve a presentarlo como un activista de los derechos humanos o por la libertad de expresión. De hecho, como los australianos han señalado, “los editores se han vuelto en su contra”. The Guardian Gran Bretaña) señaló que” los periodistas toman distancia de Wikileaks y Assange “.Un foro del The Washington Post pidió que se le aplicara la ley contra el espionaje.

Si uno cree una encuesta de la CNN, el pueblo estadounidense también parece haber abandonado ya el tema y el 77% de la gente dice que los documentos del gobierno de EE.UU. no han debido ser publicados. Los abogados defensores de Assange se quejan de que son objeto de seguimiento y presión por parte de Washington.

Assange ha sido completamente abandonado por su madre patria, Australia. El gobierno australiano no sólo está completamente desinteresado en sus derechos humanos básicos y la libertad de la prensa, sino que la Primer Ministro, Julia Gillard, se ha unido a los Estados Unidos para condenarlo, alegando que había actuado de forma ilegal. En dos ocasiones, el gobierno australiano le amenazó con arrestale a pesar de que sabe muy bien que Assange es tratado mal en Gran Bretaña desde 2010. Su libertad de movimiento se vio limitada por un brazalete electrónico y está virtualmente bajo arresto domiciliario después de pasar nueve días en régimen de aislamiento en una cárcel de Londres sin cargos y en base a las acusaciones que específicamente se negaron. Según su madre, Assange no recibió ningún apoyo del gobierno australiano. De hecho, Australia se ha propuesto cancelar el pasaporte de Assange. También se ha tratado de evitar que su abogado australiana, Jennifer Robinson, volase hasta el aeropuerto Heathrow porque estaba en una “lista de vigilancia” y necesitaba un permiso oficial para poder regresar a su tierra natal.

Assange es un occidental disidente, que no goza de la indulgencia concedida a los disidentes chinos. Su causa puede ser noble y un ruso llegó a decir que se merecía el Premio Nobel de la Paz. Pero las fuerzas que deciden su destino son poderosas y despiadadas. Podría terminar como Bradley Manning en una famosa prisión militar de EEUU, obligado a pasar todas sus noches desnudo, mantenido en confinamiento solitario, perseguido y privado de sueño como lo recomienda el manual de la CIA. Funcionarios de la ONU se indignarán de vez en cuando por los tratos “crueles y degradantes”, pero los medios de comunicación más alineados ni siquiera se dignarán hacer comentarios. El “mundo libre” mantendrá el juicio de Manning en secreto; sabemos que su abogado está luchando por el acceso a los documentos del gobierno para preparar su defensa. Al parecer, las personas que se preocupan por su salud también tienen muy difícil obtener permiso para verlo.

¿Los derechos humanos y la libertad de la prensa son realmente valores occidentales universales?

* Texto traducido por María Valdés.