(Agencias).- El gobierno del MAS soporta el asedio de policías amotinados desde hace siete días y desde hoy tendrá que lidiar también con más de 1.500 indígenas de la IX Marcha. Campesinos, cocaleros, colonizadores del CONISUR, y activistas del oficialismo instalaron una vigilia permanente en Plaza Villarroel para defender a Evo y al “proceso de cambio”. La concentración pro gubernamental no pretende confrontar a la IX Marcha sino que es “una protesta legítima contra el abuso de poder de la Policía”, aseguró el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

Luego de dos meses de sacrificada caminata desde Trinidad, alrededor de 1.500 indígenas, campesinos y activistas urbanos que integran la columna de la IX Marcha llegaron esta semana a las puertas del municipio de La Paz, enfrentando los embates del clima y maniobras políticas de toda índole.

Los marchistas descansan desde el lunes en la tranca de Urujara en las afueras de la ciudad, aguardando a que el gobierno resuelva sus conflictos con los policías de bajo rango. El 21 de junio estalló la rebelión de la tropa policial en La Paz y se extendió a casi todo el país, exigiendo aumento salarial, rentas de vejez dignas y la abrogación de una ley que coarta los derechos de policías rasos, sargentos y suboficiales.

Los líderes de la IX Marcha retrasaron su ingreso a La Paz hasta este miércoles para evitar que el gobierno vincule a la movilización indígena con supuestas “intentonas golpistas”. El Presidente Evo Morales denunció que conspiradores y políticos opositores ocultos detrás de la protesta policial pretenden derrocarlo.

La IX marcha acampó en Urujara para demostrar al gobierno que no estamos en afán golpista, “y con eso queremos rechazar rotundamente las acusaciones de vincularnos con la Policía”, afirmó el líder de la Subcentral TIPNIS Fernando Vargas.

Los marchistas reanudarán la caminata a las 9 de la mañana de hoy; avanzarán por las avenidas Ramiro Castillo y las Américas hasta la Plaza Villarroel; seguirán por la avenida Busch hasta el estadio Hernando Siles; continuarán por las avenidas Simón Bolívar, Camacho y Mariscal Santa Cruz, para finalmente llegar a la Plaza Mayor en pleno centro paceño.

Los líderes de la movilización indígena decidieron no ingresar a la Plaza Murillo para evitar relacionamientos con la tropa policial amotinada en el regimiento de la Unidad Técnica Operativa Policial (UTOP), a pocos pasos del Palacio de Gobierno.

La columna de la IX Marcha en defensa del TIPNIS no se irá de la ciudad de La Paz hasta que el gobierno atienda las nueve demandas de su pliego, adelantó el diputado indígena Pedro Nuny.

Las principales demandas de los marchistas son el cumplimiento de la Ley 180 de protección del TIPNIS, la abrogación de la Ley 222 de “post consulta” y el desalojo de los asentamientos y ocupaciones ilegales de cocaleros en el parque Isiboro Sécure. Exigen además el encarcelamiento de los autores de la represión policial de Chaparina el 25 de septiembre de 2011, y el cese de la persecución política de los dirigentes.

“No podemos echar por la borda todo el tiempo que hemos caminado y los pueblos indígenas no vamos a pasar este momento si es que no tenemos una respuesta positiva por parte del gobierno. Estimados paceños y paceñas, apóyennos en el tiempo que dure (su presencia en La Paz) porque de aquí no nos iremos sin una solución”, enfatizó Nuny.

El gobierno moviliza a sus bases

Comenzaron a llegar La Paz delegados de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Confederación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, las seis federaciones de cocaleros del Trópico de Cochabamba, algunas juntas vecinales y otras organizaciones urbanas vinculadas al MAS.

La movilización de representantes de la Federación de Trabajadores Campesinos Tupac Katari de las 20 provincias de La Paz “obedece a una decisión orgánica ante el levantamiento en armas de la Policía, es decir, a raíz del quebrantamiento de las normas constitucionales”, confirmó el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana a la red Erbol.

Llegará también a la sede de gobierno una nutrida delegación de colonizadores del Consejo Indígena del Sur (CONISUR) que apoyan la construcción de la carretera por medio del TIPNIS. Quintana aseguró que la concentración pro gubernamental no pretende confrontar a la IX Marcha Indígena sino que es “una protesta legítima contra el abuso de poder de la Policía…”.

Este martes el gobierno reunió a funcionarios públicos en la Plaza Villarroel para celebrar el 33 aniversario de la CSUTCB, la principal fuerza social del gobierno. “Yo estoy segurísimo, hermanas y hermanos, no va a pasar de la dictadura militar a una dictadura policial porque el pueblo está ahí para defender su democracia, su proceso de cambio”, discurseó el Presidente en el homenaje.

Morales celebró por la rápida aprobación de votos resolutivos a favor de su gobierno: “Hemos escuchado la voz de federaciones, juntas vecinales, mineros, petroleros, interculturales, ocho gobernadores, y ahora los alcaldes de toda Bolivia, porque la mayoría somos parte de este proceso de cambio o proceso revolucionario, por tanto tenemos la obligación de defender este proceso…”.

El secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIB) Pedro Calderón pidió a la población estar atenta a los movimientos “insurgentes” que alzan banderas “reivindicatorias”. El ejecutivo de la CSUTCB Roberto Coraite declaró a la agencia Prensa Latina que están dispuestos a defender el proceso y la democracia al precio de sus propias vidas.

Los movimientos sociales oficialistas constituyeron el Comité de Defensa de la Democracia, una especie de “Estado mayor” que coordinará las acciones de las fuerzas sociales “en defensa del proceso de cambio”, informó la secretaria ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Julia Ramos. El máximo dirigente de la CSUTCB aseguró que “hoy inicia la vigilia en puntos estratégicos para no permitir este proceso de golpe de Estado; y continuaremos mientras no cese esta insurgencia”.

Convocan a los vecinos

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales de La Paz (Fejuve) Arturo Quispe convocó a toda la ciudadanía paceña a demostrar su solidaridad con los indígenas, conformando una cadena humana a lo largo del recorrido de la marcha que arribaría a la Plaza Mayor pasadas las 13 horas.

El 14 de junio de 2012 la Asamblea de la Paceñidad decidió otorgar su total respaldo moral y material a la IX Marcha de los Pueblos Indígenas en Defensa del TIPNIS, y convocó a la solidaridad de toda la paceñidad, “reiterando el proverbial afecto y espíritu de cooperación característico de nuestra comunidad”.

“Todas y todos quienes concluyen este sacrificio ejemplar interpretan el sentir de todas las bolivianas y bolivianos en defensa de nuestras áreas protegidas, contra la depredación medioambiental y en resguardo de los derechos de los pueblos originarios, de la democracia, de la libertad, de la vida en definitiva…”, declaró la Asamblea.

La Asamblea también rechazó “de la manera más enérgica y firme la persecución sistemática que el Gobierno Nacional ejerce contra todo ciudadano que piensa distinto o que rechaza las formas y prácticas que este viene desarrollando, así como el uso de las instituciones judiciales con fines políticos. De igual manera condena la persecución, hostigamiento, amenazas y amedrentamiento que se viene realizando contra dirigentes y representantes de organizaciones sociales a través de las instituciones del Estado”.

La Asamblea de la Paceñidad se declaró además en permanente estado de emergencia en respaldo y defensa de la IX Marcha, determinando que todas sus instituciones deben organizarse en comisiones de apoyo y solidaridad a los hermanos marchistas, organizando para este objetivo asambleas y reuniones en las Juntas Vecinales y Distritos.

Previendo que los indígenas permanecerán en la ciudad por tiempo indefinido, las organizaciones que colaboran en la campaña de la Asamblea de la Paceñidad solicitan a la ciudadanía alimentos frescos, vituallas y medicamentos. Se requiere carne, enlatados, arroz, fideo, aceite, azúcar, café, papa, huevos, agua, leche y verduras, como yuca, plátano, zanahoria, tomate y cebolla.

En cuanto a vituallas, se necesita frazadas, ropa abrigada para hombres, mujeres, niños y niñas; medias para adultos y niños; chalinas, guantes, gorros, toallas higiénicas, pañales desechables, y zapatos principalmente para niños menores de cinco años. Además se requiere medicamentos, cortipiren en ampollas, ambroxol en jarabe para adultos y niños, entrogermina (frasco 5ml.), alcohol medicinal, dexametazona en ampollas de 8ml, hilo de sutura, metamizol en ampolla, ciprofloxacina en cápsulas 500 ml y corterou retard.

Con información de SENA-Fobomade, ABI, Erbol y Prensa Latina.