El Estado boliviano recuperará los yacimientos mineros de Colquiri arrendados a Sinchi Wayra, subsidiaria de la transnacional Glencore, pero la estatización no será total porque la veta Rosario se quedará en manos la Cooperativa Minera 26 de Febrero. Los cooperativistas no podrán asociarse con transnacionales o terceros nacionales que causaron daños al Estado y tampoco captar más socios o contratar más personal en el futuro.

Autoridades del gobierno y dirigentes de la Central Obrera Boliviana, Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia, Central de Cooperativas de Colquiri, Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y del Sindicato Mixto de trabajadores mineros de Colquiri firmaron este martes un acuerdo que se espera ponga fin a la disputa por los yacimientos de estaño, zinc y plata de la mina Colquiri, provincia Inquisivi del departamento de La Paz.

El documento de 10 puntos suscrito por autoridades del gobierno y representantes de cooperativistas y mineros de Comibol oficializa la decisión de revertir al Estado los yacimientos entregados en concesión a Sinchi Wayra, y asignar a la Cooperativa 26 de Febrero la veta Rosario para su “explotación de manera integral” y “en forma vertical”, con base a un proyecto minero. Un decreto supremo definirá los términos del dominio que ejercerán Comibol y los cooperativistas sobre dichas áreas.

“La veta Rosario queda en poder de la Cooperativa Minera 26 de Febrero Ltda, y en consecuencia la Cooperativa restituye a favor de la Comibol las vetas Doble Ancho, Blanca Norte, Alto Colquiri, Armas y otras que no esté trabajando para que la empresa estatal autárquica desarrolle trabajos mineros, garantizando la estabilidad laboral de los trabajadores del Sindicato Mixto de Trabajadores Mineros de Colquiri y los cooperativistas que voluntariamente decidieron pasar a la empresa estatal. Este proceso que lleve adelante la Comibol se basará en un proyecto minero viable”, detalla el acuerdo.

No obstante, el documento aclara que la parte de la veta Rosario a partir del ingreso a la veta San Antonio, donde se encuentra la falla, quedará para la explotación de Comibol. Además, la Cooperativa 26 de Febrero explotará la veta “sin posibilidad de asociación con transnacionales y terceros nacionales que han causado daño al Estado boliviano”; y “con la cantidad de socios que tiene en la actualidad y sin ningún incremento del personal en el futuro”.

El gobierno y los cooperativistas acordaron que la veta Rosario será revertida inmediatamente al Estado cuando se demuestre y constate avasallamiento a las áreas de Comibol de parte de los aproximadamente 1.100 trabajadores de la Cooperativa 26 de Febrero.

“Creemos que aquí ha ganado la unidad de los compañeros de nuestro distrito de Colquiri para poder poner ya fin a un conflicto que se iba agudizando. No hay necesidad de enfrentarnos entre trabajadores de clase”, declaró el secretario ejecutivo de la COB Juan Carlos Trujillo a la agencia ABI. “No han habido perdedores ni ganadores, porque independientemente de conseguir áreas sólidas, también se han renunciado a otras áreas”, dijo el presidente de Fencomin Albino García.

La Comibol invertiría al menos 56 millones de dólares en maquinarias y equipamiento para la explotación del yacimiento de Colquiri en los próximos cinco años, estimó el ministro de Minería y Metalurgia Mario Virreira.