(Agencias).- El Presidente Evo Morales entregó el domingo la carretera pavimentada Huachacalla-Pisiga, el penúltimo tramo de la vía Pisiga-Oruro que forma parte del segundo ramal occidental del Corredor Bioceánico Pacífico-Atlántico de 4.700 kilómetros de longitud, que vinculará a Brasil, Bolivia y Chile de este a oeste. Por otro lado, la ABC contrató a la empresa brasilera LUPE para la construcción del denominado Corredor Oeste-Norte de 339 kilómetros de longitud.

“Venimos a hacer esta entrega oficial del camino Huachacalla-Pisiga para que sepan ustedes y el pueblo que estamos integrando Bolivia”, destacó el Presidente Morales en la inauguración de la vía en la localidad orureña de Pisiga, cerca de la frontera con Chile.

La carretera Huachacalla-Pisiga de 71 kilómetros de longitud vinculará el sudoeste de Bolivia con Iquique, y a la vez los puertos del Pacífico y Atlántico. Fue construida por la empresa Consorcio Andino con una inversión de más de 30 millones de dólares. La Corporación Andina de Fomento (CAF) financió el 83% y la Gobernación de Oruro el 17%.

Por su ubicación estratégica, la ruta permitirá la vinculación efectiva entre Brasil, Bolivia y Chile, “facilitando y promoviendo el comercio internacional como el desarrollo turístico de la zona del Pantanal en la frontera Brasil-Bolivia, el Salar de Uyuni y el desierto de Atacama, en el lado sur-oeste del país”, explicó la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) en un comunicado.

El gobierno ejecuta una “revolución vial” en Bolivia con la construcción de 2.600 kilómetros de carreteras en todo el país. “Jamás en Bolivia se había llegado a invertir y a construir al ritmo actual; este año vamos a ejecutar 602 millones de dólares, seis veces más de lo que se había hecho en los anteriores gobiernos; a eso llamamos una revolución”, enfatizó el presidente de la ABC Luis Sánchez.

El ministro de Obras Públicas Servicios y Vivienda Vladimir Sánchez informó que en el período 2009-2014 el gobierno boliviano invertirá alrededor de 1.800 millones de dólares en obras viales, monto que supera ampliamente a los 233 millones dólares invertidos en 2005. La mayor parte de la inversión que se ejecutará en el oriente del país.

Luis Sánchez dijo que este año la ABC entregará 1.700 kilómetros de carreteras, de los cuales mil kilómetros serán nuevos y 700, vías antiguas reconstruidas que se estaban convirtiendo en caminos de tierra. Entre enero y marzo de 2012, la ABC ejecutó 700 millones de bolivianos en obras viales en distintas regiones del país, el 90% del presupuesto programado, precisó el secretario general de la entidad Antonio Mullisaca.

Este año se inaugurarán las carreteras Turco-Ancaravi; Tarija-Potosí; Potosí-Uyuni; El Pinto-San José; la doble vía Santa Cruz-Cotoca; Aguaices-Colonia Piraí; Paracaya-Mizque-Aiquile; el Puente Arce-Aiquile-Palizada; y la ruta Guayamerín-Riberalta de más de 84 kilómetros en la provincia Vaca Diez del departamento de Beni.

“Nunca en la historia en una gestión se ha tenido tantos kilómetros al mismo tiempo en construcción”, dijo Sánchez luego de suscribir un contrato con la empresa brasilera LUPE para la construcción de la carretera Rurrenabaque-Riberalta de 339,87 kilómetros, con una inversión de más de 225 millones de dólares. Se trata de uno de los cuatro tramos del denominado Corredor Oeste – Norte de 1.357 kilómetros de longitud, dividido en los tramos La Paz-Rurrenabaque; Rurrenabaque-Riberalta, Riberalta – Guayaramerín y Porvenir-El Choro. Forma parte de la cartera de proyectos de la Iniciativa de Integración Regional de Sud América (IIRSA).

Se firmaron tres contratos para la construcción de la ruta en tres tramos: Rurrenabaque-Santa Rosa de 95,68 km a un costo de 62.500.889,98 dólares; Santa Rosa-Australia de 169,32 km con una inversión de 119.263.533,06 dólares; y el tramo El Chorro-Riberalta de 74,87 km a un costo de 44.139.474,80 dólares.

La ABC prevé entregar en 2013 la ruta Yucumo-Rurenabaque de 101 kilómetros, que demandará una inversión de 67 millones de dólares. Además, se encuentra en estudio de factibilidad la construcción de un puente de 1,7 kilómetros sobre el río Mamoré con una inversión de más de 50 millones de dólares.

El gobernador del Departamento de La Paz Cesar Cocarico informó que el puente que Integrará los departamentos de La Paz y Beni ya cuenta con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Ya se tiene contratado el supervisor (…) está haciendo las modificaciones en el acceso especialmente del lado de Rurrenabaque, que era una de las peticiones y condiciones para aceptar el puente, de tal manera que no afecte la infraestructura de la ciudad de Rurrenabaque “, señalo la autoridad.

Por otro lado, el pasado 1 de junio autoridades de Bolivia y la CAF firmaron dos convenios de financiamiento por más de 88 millones de dólares para la construcción y pavimentación del tramo carretero Ravelo-Chacapuco de 124 kilómetros (que vinculará las capitales de los departamentos de Chuquisaca y Oruro, atravesando Potosí); y la apertura del Túnel Incahuasi de 1.260 metros de longitud en el tramo Monteagudo-Ipati de la Diagonal Jaime Mendoza.

El plan de Unasur

Tres corredores de vinculación entre los océanos Pacífico y Atlántico mediante 5.100 kilómetros de carreteras, 9.700 de ferrovías y 3.400 kilómetros de hidrovías hasta el año 2022 destacan entre las 31 obras priorizadas por el Consejo de Infraestructura de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

La mayor contribución de estas obras será la integración entre los pueblos de América del Sur y la facilitación de la movilidad y el intercambio comercial, resaltó la secretaria general de la Unasur María Emma Mejía en un encuentro con empresarios brasileros en la sede de la Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

Los 31 proyectos incluidos en la Agenda Prioritaria de Infraestructura de la Unasur (Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela) tienen un costo estimado en 21 mil millones de dólares, 11 de ellos están vinculados a Brasil, de los cuales 10 aparecen ya en el Plan de Aceleración del Crecimiento.

La carretera Rurrenabaque-Riberalta consolidará el denominado Corredor Oeste-Norte a través de la Amazonía boliviana, y se constituirá en un corredor internacional para las exportaciones de Brasil a los mercados asiáticos a través de los puertos del Pacífico en Chile y Perú. La ruta beneficiará a los agroindustriales del noroeste de Brasil, particularmente de los estados de Rondonia, Mato Grosso, Acre y Amazonas.

El contrato suscrito por la ABC y LUPE permitirá al Estado boliviano gestionar ante el gobierno de Brasil el financiamiento para las obras en plazos aún no determinados. Una vez logrado el financiamiento, la contratista tendrá 90 días de plazo para movilizar maquinaria, instalar campamentos y definir frentes de trabajo.

El año pasado se inauguró el puente Billinghurst de 723 metros de largo sobre el río Madre de Dios en Perú, completando la ruta Interoceánica Sur, un proyecto binacional nacido en 2000 e impulsado por las constructoras brasileras Odebrecht, Camargo Corrêa, Andrade Gutierrez y Queiroz Galvão. La ruta de más de 2.600 kilómetros de longitud vincula el puerto de Santos, la región de Assis en el Acre, Puerto Maldonado en Madre de Dios, Cusco y los puertos peruanos de Ilo, Matarani y San Juan de Marcona.

La carretera Interoceánica Sur fue concebida como un corredor de exportación de commodities provenientes del centro oeste brasilero, como por ejemplo carne, minerales y soya. Según el director de Sustentabilidad de la Odebrecht Perú Delcy Machado Hijo, “el mega sueño de un corredor de commodities tal vez no se realice, pero el hecho de que Brasil ya tiene acceso irrestricto al Pacífico es una puerta más que se abre a los productos ‘made in Brasil’”.

Con información de ABI, Agencia Brasil, Valor Económico y Prensa Latina.