Nuevamente, los autotitulados “analistas del Litio” pretenden dar lecciones a quienes están dedicados por completo a la investigación e implementación del proyecto más ambicioso que gobierno alguno hubiera encarado hasta ahora.

Los “análisis”, comentarios, apreciaciones y sobre todo sus juicios supuestamente “técnicos e innovadores” provocan unas veces una piadosa sonrisa y otras la sorpresa y estupefacción ante semejantes aberraciones, sin embargo la curiosa difusión que han alcanzado, nos obligan a esclarecer temas que están siendo enfocados de la forma más irresponsable y falsa.

La ignorancia más inaudita se refleja en esta presuntuosa y absurda afirmación. “El valor intangible de las salmueras de Uyuni se encuentra en la potencialidad de las concentraciones de los diferentes minerales que la componen”.

En primer lugar no se trata de minerales sino de iones catiónicos y aniónicos disueltos en agua. La salmuera sí, puede considerarse como un mineral.

En segundo lugar todas las salmueras de cualquier salar del mundo registran concentraciones diversas unas mas altas que otras de diversos iones. La salmuera de Uyuni tiene concentraciones diríamos medias, es decir mucho menores en Litio, que las de Atacama y las del Hombre Muerto, pero superiores a los salares dela Chinae Irán.

En tercer lugar la explotación debe ser integral, esta no es ninguna novedad, pero lo que el ignorante autotitulado “analista del Litio” pretende decir es que la investigación coreana y sus resultados, sólo fue posible por el supuesto “obsequio a cambio de nada” de la salmuera de Uyuni, lo que es absolutamente falso.

Lo que realmente da valor tangible e intangible a la salmuera y a cualquier mineral o materia prima es la investigación científica que permite alcanzar una tecnología adecuada para su transformación en bienes y servicios. Esto es precisamente lo que se esta haciendo en Bolivia, en un proyecto inédito, que se ha iniciado con la investigación propia que sí es novedosa y adecuada al salar de Uyuni. Cualquier salmuera, puede ser replicada de manera artificial, como precisamente hicieron en Corea del Sur, para reiterar sus pruebas, una vez que agotaron la salmuera natural, de acuerdo a la información que recibimos directamente de los investigadores coreanos. Se puede también comprar Cloruro de Litio en el mercado internacional y añadir la concentración requerida de los otros iones y de esta manera conseguir una salmuera artificial muy parecida a cualquier salmuera natural. Esto se hace rutinariamente en los laboratorios de todo el mundo.

Claro, esto no puede saber el “analista” de marras porque sencillamente no se encuentra involucrado en la investigación de estas especialidades. Lo vergonzoso es que se atreve a opinar lo que desconoce y peor aún pretendiendo dar lecciones justamente de lo que ignora, confundiendo y engañando a la opinión pública. Otra prueba de su ignorancia es decir que la novedosa tecnología coreana obtiene de la salmuera directamente cátodos de Litio, sin pasar por el Carbonato de Litio. La ignorancia es atrevida. El “analista” escuchó campanas, pero no sabe de donde vienen. El proceso coreano, que es además una adecuación de procesos conocidos, no solo que no es directa, por el contrario, establece más procesos, porque primero obtiene por precipitación Fosfato de Litio y en segunda instancia en un proceso de electrodiálisis obtiene Hidróxido de Litio, y es finalmente en un proceso final que a partir de este Hidróxido y junto a otros precursores, se obtiene los materiales catódicos litiados.

¡Con seguridad que esto tampoco entenderá el analista impostor!

Por ello insiste en señalar que esta “cualidad insospechada de nuestras salmueras que ya en enero de 2010 identifiqué en mi presentación en la segunda Conferencia sobre oferta y demanda de Litio celebrada en las Vegas es lo que se podría denominar su valor intangible, que lamentablementela GNR Eentregó a cambio de nada porque no tuvo la capacidad de negociar la participación de Bolivia en los beneficios derivados de la patente que podrían derivarse del trabajo de experimentación e investigación aparentemente exitoso que realizaron los surcoreanos”.

Resulta que la “cualidad insospechada” de nuestras salmueras es su composición que contiene diversos iones “la potencialidad de las concentraciones de los diferentes minerales que las componen” y que se constituye en su valor intangible, ha sido “identificado” por el “científico” Juan Carlos Zuleta.

La diversa concentración de la salmuera de Uyuni, se conoce desde hace ya varias décadas. Nuestras investigaciones han ratificado con ligeras variaciones el trabajo de Francois Risacher, primero y después las investigaciones de otros ingenieros e investigadores bolivianos de las universidades deLa Paz, Oruro y Potosí.

¡¡Otra vez se manifiesta la impostura y estolidez de un ignaro que pretende haber “identificado” la cualidad insospechada de las salmueras de Uyuni, nada menos que en enero de 2010!!

Las potencialidades de la salmuera son evidentemente enormes en un desarrollo sostenido y gradual de investigación e implementación de proyectos que aprovechen cada uno de sus componentes ya conocidos y por conocer (muy probablemente Rubidio y Cesio, aunque con seguridad en cantidades muy pequeñas), pero en esta etapa, y no sólo en Bolivia , el aprovechamiento principal es como sales básicas de Potasio y Litio, después Boro y Magnesio y finalmente en las líneas de industrialización de cada uno de estos elementos. En Bolivia, a diferencia de Chile y Argentina por lo menos hasta ahora, ya se encara en el proyecto estratégico, la agregación de valor en la línea de industrialización del Litio, con emprendimientos piloto de cátodos litiados y baterías de ion Litio.

Todo esto nada tiene que ver con las ilusiones de grandeza de un personaje que se atribuye “descubrimientos” en áreas del conocimiento absolutamente ajenas a su formación.

En su supina ignorancia el “analista” cree que es muy fácil recuperar al toque de un chasquido y en un solo proceso, todos y cada uno de los componentes de la salmuera, no sólo como sales sino hasta como elementos no metálicos puros. Por ello, cuando hablamos de impurezas para eliminarlas y separarlas, por ejemplo el Magnesio del Litio, alza la voz, pontificando que el Magnesio no es una impureza sino un valioso elemento.

¡Que contribución científica más profunda!

Por otro lado, cómo se atreve a juzgar los resultados de una negociación que está en curso y calificarla, desconociendo otra vez, no sólo lo que se discute sino aspectos tan sensibles como el de los derechos intelectuales y patentes, con una aseveración poco seria y hasta irresponsable.

Finalmente no podemos dejar pasar la aseveración tan insistente del “analista” que señala en todos los medios a su alcance, que el proceso de evaporación solar es obsoleto. En primer y como se ha explicado en reiteradas oportunidades, el proceso boliviano es una combinación de evaporación solar y procesos químicos. Por otra parte obsoleto significa “anticuado” o “fuera de uso”. ¿Está el proceso de evaporación solar en desuso? Nada más falso y mentiroso. Tres de los cuatro emprendimientos más importantes del mundo en la producción de Carbonato de Litio a partir de salmueras, es decir los dos chilenos de SOQUIMICH y SCL (Sociedad Chilena del Litio) están aplicando actualmente y desde hace ya tiempo, la evaporación solar. Existe sólo un emprendimiento que también lo utiliza combinado con un proceso de adsorción iónica en pelets de dióxido de manganeso y electrodiálisis en el salar del hombre Muerto en Argentina. Este proceso que significa un adelanto tecnológico, ha tenido sin embargo serias dificultades cuando SOQUIMICH aplicó una especie de dumping, rebajando los precios de venta del Carbonato de Litio, el resultado fue la paralización de la producción en Argentina por casi cuatro años.

Los procesos coreano y japonés son procesos experimentales, los mismos que se someterán a pruebas en nuestra planta piloto ¿Cuáles son entonces los procesos modernos y exitosos, ventajosos económica y tecnológicamente en relación a los procesos de evaporación solar, que ilusoriamente conoce el “analista” y “experto científico”, para la producción industrial de Carbonato de Litio?

La respuesta contundente es sencillamente que no existen. De esto pueden dar fé, los propios investigadores coreanos y japoneses con quienes mantenemos relaciones permanentes de información científica.

No dejaremos que los enemigos del gobierno de Evo Morales y del proyecto de industrialización de mayor perspectiva para nuestro país y varias generaciones de bolivianos, sigan mintiendo y engañando al pueblo, con poses que aparentan críticas valederas, porque en realidad persiguen el fracaso del proyecto y su entrega a empresas transnacionales y que como consultores de las mismas, fundamentan la inconsistencia de que los países productores de las materias primas sean al mismo tiempo los que las industrialicen, para que esta tarea se reserve a países europeos, en este caso, la implementación de una planta de baterías en Vigo (España) con el Carbonato de Litio boliviano a cambio de vehículos para el transporte público de nuestras ciudades.

Estos son los enemigos de la industrialización de Litio en Bolivia, porque representan intereses foráneos.

* Ingeniero, gerente nacional de Recursos Evaporíticos.