Los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) de La Paz, Santa Cruz, Beni, Cochabamba, Tarija y Oruro reportaron hasta la semana epidemiológica número 22 cinco fallecidos y 382 casos de influenza A(H1N1) en Bolivia. La Paz declaró alerta sanitaria y el Ministerio de Educación retrasó por 30 minutos el horario de ingreso a las escuelas en los tres departamentos de la zona andina.

Una ola de frío polar bate en gran parte de Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia desde los primeros días de junio, provocando un descenso de temperaturas hasta mínimos récord, y un notable aumento de casos de influenza tradicional, virus respiratorio sincicial y gripe A(H1N1).

Hasta la vigésima semana epidemiológica se confirmaron 193 casos de gripe A(H1N1). “Podríamos decir que la gripe está controlada y todavía no hay índices que nos lleguen a preocupar, pero estamos tomando previsiones”, declaró el ministro de Salud Juan Carlos Calvimontes el pasado el 1 de junio.

Sin embargo, los casos de gripe A(H1N1) en La Paz aumentaron de 34 a 85 en solo una semana, el 46% menores de 5 a 14 años. La incidencia es alta en comparación con la gestión pasada cuando se reportaron 63 casos en todo el año, alertó el jefe de la Unidad de Epidemiología del Sedes La Paz René Barrientos.

La semana pasada circulaban en el departamento paceño al menos seis virus, sobre todo el Sincisial Respiratorio (VSR) en menores de cinco años, y el virus A(H1N1). El responsable de emergencias del Hospital del Niño Alfredo Mendoza declaró a la agencia Gaia que en la última semana de mayo se atendieron 220 enfermos con infecciones respiratorias agudas (IRAS), por encima del promedio de 150 a 180 casos en esta época del año.

El 6 de junio el Sedes La Paz declaró “alerta sanitaria” departamental y activó el sistema de vigilancia en hospitales de segundo y tercer nivel. Los “centros de salud centinela” son el Hospital Boliviano Holandés, el Instituto Nacional del Tórax y la Caja Nacional de Salud.

El 5 de junio el Sedes de Oruro confirmó el primer caso de gripe A(H1N1), y este lunes el segundo. Hasta la semana número 22, los Sedes departamentales contabilizaron 855.910 casos de IRAS y 382 enfermos con influenza A(H1N1): 213 en La Paz, 141 en Santa Cruz, 13 en Beni, 10 en Cochabamba, tres en Tarija y dos en Oruro. Además, el ministro de Salud Juan Carlos Calvimontes confirmó el deceso de cinco personas en lo que va del año.

Las autoridades nacionales de salud distribuyeron hasta el momento alrededor de 700 mil dosis de vacunas para niños menores de dos años, adultos de más de 65, mujeres embarazadas y enfermos crónicos. Además, se dotó equipos para la detección de la influenza al Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) de Santa Cruz y al Instituto Nacional de Laboratorios en Salud (Inlasa) de La Paz.

Bolivia no se encuentra en una etapa de alarma ni de epidemia, según el Ministro, aunque “la situación es muy delicada en La Paz”, que enfrenta una epidemia de gripe A(H1N1), dijo el jefe de la Unidad de Epidemiología del Sedes La Paz.

El Gobierno Autónomo Departamental de La Paz y el Sedes recomendaron a las autoridades educativas retrasar el horario de ingreso a clases hasta las 9:00 de la mañana en todas las unidades educativas privadas, públicas y de convenio, esto porque las bajas temperaturas inciden en el aumento de infecciones.

Es así que el Ministerio de Educación determinó retrasar 30 minutos el horario de ingreso a las unidades escolares de educación inicial y primaria en La Paz, Potosí y Oruro a partir de este lunes, a fin de evitar la propagación de la influenza. La determinación fue tomada de forma conjunta por el Ministerio de Educación, la Dirección Nacional de Epidemiología y la Dirección Nacional del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

El gobernador de La Paz César Cocarico diseña un plan de contingencia para mitigar los daños de las heladas de invierno en los cultivos del altiplano y el valle del departamento. “El frío que está llegando es muy fuerte, ha sido difícil de prever como cualquier fenómeno natural”, dijo la autoridad.