El 6 de junio los presidentes Sebastián Piñera de Chile, Ollanta Humala de Perú, Juan Manuel Santos de Colombia y Felipe Calderón de México suscribieron en Antofagasta el Acuerdo Marco de constitución de la Alianza del Pacífico, un nuevo mecanismo de integración regional con más de 215 millones de consumidores. América Latina y Asia Pacífico (APEC), integradas por 21 economías, son las dos zonas geográficas que destacan en el nuevo escenario mundial.

El mundo vive un momento de transición inédito, con cambios y reconfiguraciones a escala global que solo se dan en siglos. “Está naciendo un mundo que va corriendo el eje de poder de Occidente a Oriente con el retorno de China al centro de la escena internacional; y de Norte a Sur, en el plano del crecimiento y el comercio”, resaltó el secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) Carlos Álvarez.

Según Álvarez, el desplazamiento del “excepcionalismo norteamericano como centro de la dominación política” confirma “la declinación del mundo unipolar que parecía definitorio e indiscutible”. La declinación de Estados Unidos, la crisis estructural de Europa, la presencia cada vez más protagónica de China, y la emergencia del Sur como locomotora de la economía mundial son indicadores contundentes del inicio de una nueva era.

En el nuevo escenario mundial destacan dos zonas geográficas, América Latina y Asia Pacífico (APEC), integradas por 21 economías, entre las que sobresalen Australia, Canadá, Chile, China, Estados Unidos, Indonesia, Japón, Malasia, México, Perú, Rusia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Para dar cuenta de la importancia del cambio a nivel planetario, la Aladi creó hace poco el Observatorio de los países del Foro Económico Asia-Pacífico (APEC), en coordinación con la Cepal, Unasur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac). El Foro dará seguimiento al comercio, inversiones, tratados de asociación y canastas de exportación e importación entre ambas regiones.

Nace la Alianza del Pacífico

Los gobiernos de Chile, Colombia, México y Perú firmaron el Acuerdo Marco de constitución de la Alianza del Pacífico durante la IV Cumbre del mecanismo de integración celebrada el 6 de junio de 2012 en la localidad chilena de Antofagasta.

La Alianza “nace con una clara vocación y proyección de futuro, y con un espíritu de apertura e integración, abierto a todos los países del Arco del Pacífico… Estamos avanzando hacia un proceso de integración profunda como nunca antes habíamos conocido en la historia de nuestro continente”, destacó el presidente chileno en el acto fundacional.

El ex presidente peruano Alan García es el precursor del nuevo bloque de gobiernos neoliberales cercanos a Estados Unidos. Sin embargo, el presidente de Colombia Juan Manuel Santos recalcó que la Alianza del Pacífico “no es incompatible ni excluyente respecto a otros bloques o procesos de integración en el continente; ni es un proceso contra nadie”.

Este no es un espacio confrontacional ni ideológico; no busca ser oposición a otros espacios de integración latinoamericana; “es un espacio abierto que complementa y nos integra más porque cada uno de los países fundadores pertenece a diferentes espacios, como son la Comunidad Andina, Unasur, etcétera”, insistió el presidente de Perú Ollanta Humala.

El presidente Piñera valoró los avances en la promoción de exportaciones, la modernización del sistema de aduanas, el intercambio cultural y estudiantil y el comercio electrónico entre los países de la Alianza. Chile, Colombia, México y Perú trabajan en planes concretos de integración en educación, ciencia y comercio; estudian la eliminación de visas para facilitar el libre movimiento de personas; y negocian la liberalización arancelaria, normas de origen, cooperación aduanera y sistemas de ventanilla única.

Según el canciller chileno Alfredo Moreno, “la Alianza busca impulsar un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías de los países que la integran, y puede convertirse en una plataforma de integración económica y comercial y de proyección al mundo, con especial énfasis al Asia Pacífico, que es donde se está produciendo el mayor desarrollo tecnológico”.

Los países de la Alianza del Pacífico son responsables del 50% del comercio de América Latina con el resto del mundo, y tienen un potencial de crecimiento enorme que atrae a otras naciones del mundo, en especial de Asia, destacaron Santos y Piñera.

Solo como ejemplo, Perú y China mantuvieron un comercio bilateral estimado en 12 mil millones de dólares en 2011; en tanto que la relación comercial entre México y China ascendió a 58.213 millones de dólares, registrando un crecimiento de casi 1.200% en la última década.

Con información Aladi, Cepal y Prensa Latina.