(SENA-Fobomade).- El “capitalismo verde” y sus instrumentos (mercados de carbono, “servicios ambientales”, “energías limpias”, y privatización de la naturaleza, etc.) no solucionarán la crisis climática y ecológica y solo beneficiarán al gran capital, a los especuladores financieros y a sus vasallos (gobiernos y ONGs), afirman las organizaciones de la sociedad civil más importantes del mundo.

Científicos, investigadores sociales, líderes políticos y religiosos, e intelectuales coinciden en que las iniciativas del capitalismo verde acentúan la inequidad social y el desequilibrio ambiental; fomentan el acaparamiento de tierras, la biopiratería y la privatización de la naturaleza; y vulneran los derechos humanos más elementales, como por ejemplo los derechos a la vida, a la salud, al agua, a un medio ambiente sano, a una vida digna, a la cultura y al conocimiento.

El capitalismo verde supone un nuevo ajuste estructural que consolidará la opresión colonial a países históricamente explotados por el capitalismo, y librará a las potencias depredadoras de sus obligaciones y de sus deudas históricas.