La minera canadiense South American Silver Corp ganaría más de 400 millones de dólares anuales por la explotación de plata, oro, indio y galio en Mallku Khuta, y pagaría no más de 25 millones en regalías al año. El gobierno asegura que es un buen negocio para el país, sin considerar los costos socioambientales del megaproyecto minero a cielo abierto.

La comunidad de Mallku Khuta (Lago del Cóndor) está ubicada en la provincia Alonso de Ibañez del departamento de Potosí, en el municipio de Sacaca, a una altura de más de 4200 msnm; es parte de la región de los Charkas Qhara-Qhara de Ayllus Originarios Indígenas del Norte Potosí. Precisamente en esta zona se ha instalado la compañía canadiense South American Silver Corp, y desde el año 2011 está realizando labores de prospección minera.

Dentro la concesión minera existen cuatro lagunas que cumplen funciones importantes en el sistema hidrológico de la zona, pues son fuente de nacimiento y reserva acuífera de las microcuencas que se extienden hacia abajo de la serranía. Además, el megaproyecto se ubica en una cabecera de cuenca, de donde se originan seis pequeñas subcuencas.

Según informes de la misma compañía canadiense se ha establecido la existencia de yacimientos de plata, indio, galio y oro. Las reservas probadas plata superan los 230.3 millones de onzas (28,7 gramos por tonelada); indio, 1.481 toneladas (5,8 g/t) y galio, 1.082 toneladas (4,3 g/t). Además se estima un recurso adicional de 230 millones de toneladas que contienen 140 millones de onzas de plata (18,9 g/t); 935 toneladas de indio (4,1 g/t) y 1.001 toneladas de galio (4,3 g/t).

South American Silver estima que la mina tendría aproximadamente 485 millones de toneladas de material mineralizado, razón por la cual considera al megaproyecto Mallku Khuta como “una de las minas productoras de plata, indio y galio más grandes del mundo, y se prevé una producción anual de más de 13,2 millones de onzas de plata en los primeros cinco años del proyecto”, constituyéndose en uno de los más grandes yacimientos de Bolivia, incluso por encima de San Cristóbal.

South American Silver Corp es una empresa minera de exploración, con sede en Vancouver (Canadá). El cálculo aproximado del valor accionario de la compañía, hasta finales de 2010, alcanzaba a algo más de 80 millones de dólares americanos. La compañía, además del proyecto Mallku Khuta, posee otro yacimiento cuprífero llamado Escalones en Chile, también en proceso de exploración. La transnacional se especializa en la exploración y no en la explotación minera; suele descubrir los yacimientos para luego venderlos a otras compañías con más capital.

En su estudio preliminar de evaluación económica, el proyecto Mallku Khuta requiere una inversión aproximada de 411 millones de dólares para la implementación de la fase de explotación con una capacidad de producción de 40 mil toneladas por día durante 15 años. Al parecer, este monto está por encima de la capacidad financiera actual de la empresa. Eso al menos se deduce del hecho que al momento de presentar el proyecto ante el Ministerio de Minería, redujeron a la mitad los ritmos de explotación minera.

Para la empresa transnacional y las autoridades bolivianas, el proyecto de Mallku Chuta reportará grandes beneficios. Pero ¿estos beneficios económicos para quién?, ¿para el pueblo boliviano y las comunidades aledañas o para la empresa transnacional? El megaproyecto minero generará grandes ganancias para la transnacional y no para el país y las comunidades; más al contrario, las comunidades y el país heredarán los grandes impactos sociales y ambientales. Según datos del Conamaq y de la empresa, este proyecto más que favorecer al pueblo boliviano, generará impactos socioambientales como se describen a continuación.

Mega ganancias para la transnacional

Según su estudio económico, la compañía canadiense necesita para recuperar todo el capital invertido (es decir los gastos de exploración, construcción de infraestructura, explotación, mano de obra, pago de regalías etc.) solamente 15 meses (un año y tres meses) de operación. De ahí en adelante, ¡los casi 14 años restantes!, serían de plena ganancia para la empresa.

Siguiendo los cálculos de la misma empresa, según los escenarios previstos y tomando en cuenta que actualmente la alícuota máxima en el caso de la plata es de un 6% del total de las ventas, y que este panorama parece que no variará en la futura legislación minera, tenemos que el país, en el mejor de los casos, se beneficiaría con un máximo de 25 millones de dólares al año por regalías, en tanto que la canadiense se llevaría los restantes 424 millones de dólares por año.

Mega impactos ambientales y sociales para las comunidades y el pueblo boliviano

Según el Estudio de Evaluación Económica Preliminar de South American Silver, la explotación del proyecto se realizará a cielo abierto, con un proceso de lixiviación con ácido cloruro. Sé prevé abrir cuatro pits o tajos cerca de las dos lagunas ubicadas en el sector, lo que hace suponer que éstas dos lagunas tendrán que ser drenadas para poder realizar el proyecto.

Otro de los impactos es la generación de residuos. Según su informe, en la operación se prevé generar un promedio de 25 millones de toneladas de residuos por año, lo cual nos lleva a suponer que luego de 15 años el proyecto dejará en la zona cerca de 375 millones de toneladas de desechos. Además, junto a sus instalaciones requerirán la ocupación de grandes extensiones de suelos de donde deberán ser desplazadas las poblaciones y actividades que hoy las ocupan.

El gobierno expresa su apoyo y respalda al megaproyecto minero de la compañía canadiense. El gobierno justifica el proyecto minero indicando que generará empleos, desarrollo para las comunidades y más regalías para el país. No habla, ni informa sobre los impactos y riesgos ambientales y el costo ecológico del megaproyecto.

Por su parte, las comunidades de la zona están divididas; algunas apoyan a la transnacional y otras se oponen y rechazan la presencia de la empresa, debido a que la explotación a cielo abierto pone en riesgo las lagunas existentes en el lugar, cuya agua utilizan diariamente. Además, la empresa no ha cumplido con el derecho de consulta y consentimiento previo. Otros consideran que la explotación minera debe ser administrada directamente por las mismas comunidades de la región.

Como toda transnacional, la canadiense está generando división en las comunidades, hostigando y criminalizando la protesta de los comunarios, como es el caso de Cancio Rojas Kuraca de la Marka Sacaca, detenido el lunes 21 de mayo de forma irregular, vulnerando sus derechos contemplados en la legislación nacional.

* Unidad de Formación y ComunicaciónCEPA. Fuente: CHIWANKUN. 731, Boletín informativo del Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA).