Nuestros abuelos decían que venía el tiempo en que se iban a entrar las hormigas en nuestras comunidades y nuestro pueblo iba a comenzar a comer hojas verdes, y ya no íbamos a pensar en hacer chaco y no podríamos vivir felices. Nosotros les preguntábamos por esas hormigas, que hay tantas en el monte y ahora entiendo que resulta que se refería a los colonizadores y la coca. Ahora los Guarayos sin coca no pueden trabajar. Eso no era nuestra cultura. Les preguntábamos como sabían eso, no nos quisieron decir porque sabían.

También nos contó cuando era chica que íbamos a ver caras de otros pueblos muy cerca de nosotros, íbamos a ver las guerras, todo, y había sido que hablaba de la Televisión. Mi abuelo también sabía que iba a entrar.

Nuestros abuelos ya sabían que no íbamos a caminar de a pié, y decían que van tendríamos una “pata cuatro”, ya sabían que las movilidades iban a entrar a las comunidades y que iba a existir un camino como la carretera que atraviesa nuestro territorio y nos hace mucho daño.

Todos lo que decían los abuelos está sucediendo. Antes nos reunían a los nietos a contarnos lo que iba a pasar. Nos decían que íbamos a pelar entre hermanos, que íbamos a pelar entre nosotros y que no iba a haber respeto. Así fue en el cuando hubo enfrentamiento entre masistas y autonomistas.

En las noches mi abuelo tocaba su violín y empezaba a contarnos, éramos unos 12 nietos. A las 6 nos levantaba y nos mandaba a bañarnos y escuchar la música, y nos contaba lo que iba a suceder. Nunca pensamos que iba a pasar todo eso, lo escuchábamos atentamente. Y todo está pasando, las hormigas están entrando. Nos botan de nuestras mismas casas y parcelas. Mi abuelo se llamaba Andres Zaiguer. Los abuelos antes todos eran sabios.

Cecilia Uraeza Añaguinguri

Comunaria de Guarayos – Ex Presidenta de la Central Comunal de Urubichá