(SENA-Fobomade).- El valor del oro aumentó más de 600% en la última década, de 250 dólares la onza en 2001 a 1.920 dólares en septiembre de 2011, pero comenzó a caer en 2012, sobretodo en mayo, considerado uno de los peores meses en 30 años para el metal precioso. La tendencia a la baja se debe al retroceso del euro ante el dólar, a la crisis de deuda en la Eurozona, a los problemas de Grecia, y al debilitamiento del sector financiero español.

El precio de la onza de oro osciló entre 250 y 400 dólares durante más de una década hasta 1999, pero a partir de 2000 comenzó un proceso de apreciación que se aceleró pronunciadamente en 2005. En 2006 el precio de la onza de oro superó los mil dólares, y en 2011 bordeó los dos mil.

La tendencia ascendente del valor del oro en la última década se explica principalmente por la disminución paulatina de la oferta y el significativo aumento de la demanda para joyería y también como moneda de reserva de países en crisis. Es motivo de gran preocupación el valor a largo plazo de casi todas las monedas europeas y del dólar estadounidense. Ante las turbulencias de la economía mundial y las sostenidas crisis, los inversores recurren al oro como valor refugio seguro.

La decisión de sustituir reservas en dólares, euros, yenes, libras esterlinas o francos suizos por oro es una medida defensiva y una señal de la pérdida de confianza en las monedas de la zona euro. Además, muchos gobiernos latinoamericanos están comprando más oro para diversificar sus Reservas Internacionales Netas (RIN).

En 2011 la demanda de oro alcanzó máximos en más de una década, debido a la creciente demanda de los inversionistas y a las compras de los bancos centrales. Según el Consejo Mundial del Oro, en 2012 China podría superar a India como primer consumidor mundial de oro.

La onza de oro podría alcanzar un precio récord de más de dos mil dólares a fines de 2012 o principios del próximo año, pronosticó a mediados de enero de este año la consultora de metales GFMS. Una combinación de factores asegurará que una demanda suficiente de los inversores, y en menor grado de instituciones oficiales, entre al mercado y que alcance niveles más altos, observó la entidad en la segunda actualización de su Sondeo del Oro 2011.

Sin embargo, el alza de los valores entre 10 y 15% registrada en lo que va de año es insostenible desde el punto de vista del consumo a corto plazo, precisó J.P. Morgan el 31 de enero de 2012. En Europa los pedidos serán afectados por los elevados niveles de endeudamiento y la debilidad económica en general, y los precios de los metales caerán este año a causa de la debilidad de la demanda global, pronosticó la firma.

Febrero: la cotización del oro se aleja de niveles récord

A mediados de febrero de 2012 el precio del oro amplió sus pérdidas al venderse a 1.708 dólares la onza, un retroceso de más del 1%. En lo que iba del año, el valor del lingote acumulaba un alza de 10%, pero estaba por debajo del récord de 1.920 dólares la onza registrado el año pasado. Analistas explicaron que la debilidad del euro y la fortaleza del dólar inciden en los valores del oro, ya que todas las materias primas denominadas en dólares estadounidenses son más caras para los tenedores de otras monedas.

El 20 de febrero el precio del oro aumentó 0,5% y la onza se cotizó a 1.733 dólares, debido a la subida del euro ante la eventual aprobación de 170 mil millones de dólares de asistencia financiera a Grecia para evitar la cesación de pagos. Los analistas reiteraron que cuando el euro cae y sube el dólar, merman los valores del metal precioso. Al día siguiente, el 21 de febrero, el precio del oro alcanzó su mayor nivel en dos semanas, tras la aprobación del programa de rescate financiero para Grecia. El metal precioso ganó más de 1% y se vendió a 1.753 dólares la onza.

El 23 de febrero la onza de oro se cotizó en Londres a 1.782 dólares, su mayor nivel en tres meses, gracias a la apreciación del euro y al aumento del precio del petróleo. Los expertos explicaron que el incremento de los valores del petróleo incide negativamente en la mayoría de las materias primas, pero impulsa al oro al realzar sus atractivos como refugio seguro.

Marzo: el oro cede

En la tercera semana de marzo el oro tendía a perder posiciones en los mercados como consecuencia de la fortaleza del dólar y los menores riesgos de crisis en la Eurozona. De enero al 20 de marzo de 2012 la cotización del oro acumulaba un incremento de 14%, y la onza se cotizaba a 1.649,24 dólares en el mercado de Londres.

El 22 de marzo el precio del oro retrocedió a su menor valor desde mediados de enero, al disminuir su atractivo como refugio anticrisis. La onza se cotizó a 1.635 dólares y perdió 0,8% de valor. Cinco días después, la onza se cotizaba a 1.690 dólares, luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) decidió mantener bajas las tasas de interés.

El 27 de marzo los futuros del oro estadounidense para abril ganaron 7,70 dólares y se cotizaron a 1.693,30 dólares la onza. El 29 marzo el precio registró retrocesos por tercera ocasión consecutiva en la semana y la onza se cotizó a 1.656 dólares. Solo en marzo el precio del lingote cayó cerca de 3%.

Casi un mes después, el 27 de abril, el precio del oro trepó a su mayor nivel en dos semanas, y se cotizó a 1.665 dólares la onza. Los analistas recordaron que aunque el precio del oro escaló en 2011, esa tendencia se había revertido en los últimos meses.

Mayo: el oro cuesta abajo

El 9 de mayo el precio de la onza de oro cayó por debajo de 1.600 dólares, y perdió casi todas las ganancias del año al tocar un mínimo de cuatro meses. Se resquebrajaba su seguridad como refugio anticrisis dada la incertidumbre política y económica de Grecia.

El oro al contado cedió 1%, a 1.589 dólares la onza, mientras que el lingote anotó 1.579 dólares, su menor precio desde el 3 de enero. Los futuros de oro estadounidenses para junio cerraron con una baja de 10,30 dólares, a 1.594 dólares la onza. Los dividendos del oro totalizaron 14% a fines de febrero en 2011, pero en lo que iba de 2012 subieron menos del 2%.

A la inestabilidad griega se sumaron los temores por el sector bancario español, lo que llevó a los inversores a vender el lingote. Según los analistas del mercado, la turbulencia en Europa impulsa a los inversores a desarmar sus posiciones a largo plazo en el oro, tras el optimismo desatado por un acuerdo entre la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y Grecia que involucra un paquete de rescate de 130 mil millones de dólares.

El 11 de mayo los renovados temores por la crisis de la deuda europea depreciaron aún más el metal precioso, cuyo precio descendió hasta 1.573 dólares la onza, el nivel más bajo desde principios de enero. Solo en mayo el precio había descendido cerca de 7%, su peor desempeño mensual desde diciembre de 2011 cuando registró un retroceso de 11%.

El oro, uno de los refugios anticrisis más socorridos, cerró el mes con el peor desempeño en 30 años. Hasta el 31 de mayo el precio de la onza de oro acumuló una caída superior al 6% y se cotizó a 1.556 dólares. Expertos pronosticaron que el precio podría caer incluso por bajo de los 1.500 dólares la onza en las próximas semanas.

Los problemas del sistema bancario español, el aumento del costo de financiamiento italiano y la posible salida de Grecia de la Eurozona incrementaron la desconfianza en el euro y reforzaron al dólar, lo cual acentuó la sensibilidad del metal precioso.

* Servicio de Noticias Ambientales del Fobomade, con reportes de Masiel Fernández Bolaños, periodista de la Redacción de Economía de Prensa Latina, y datos de http://www.bbc.co.uk/