Hemos escuchado en las noticias que el gobierno ha dicho que no hay corregidores del TIPNIS en nuestra IX Marcha. Quiero decir al pueblo de Bolivia que hay más de 30 corregidores del TIPNIS. Si es que no hay más es porque muchos se han quedado por si acaso a cuidar el territorio ante los ingresos ilegales del gobierno que quiere hacer su consulta que ya no corresponde.

En cuanto a la consulta que quieren hacer, en nuestra comunidad han entrado y nos han preguntado si queremos carretera y les hemos dicho que no necesitamos ni queremos una carretera que pase por el medio del TIPNIS. Esto porque no nos beneficiaría sino que nos perjudicaría y además nos quedaría lejísimo, ya que nosotros vivimos a la ribera del rio y navegamos para llegar a Trinidad y porque va a destruir el monte. Nunca hemos aceptado que se haga esta carretera.

Algunas de las comunidades que han mandado a sus corregidores son, en el rio Sécure: Puerto San Lorenzo, Nueva Lacea, Villa Fátima, Carmen de Coquinal, San Bernardo, San Vicente, Nueva Galilea, Paraíso, San Bartolomé de Chiripopo, Santa Maria, Totora, Villa Hermosa y Nueva Vida; en el rio Ichoa: San Ramoncito, Concepción de Ichoa, San Santiago del Ichoa; en el río Isiboro: Santa Clara del Isiboro, entre otras muchas más comunidades de nuestro territorio. También hay representantes de corregidores como el de Santa Teresa del Isiboro, porque son corregidores ancianos han delegado a otro que venga a la marcha.

Hemos venido caminando en esta marcha, hemos discutido cada noche que no puede ser que hayan tantos atropellos y abusos en el TIPNIS por parte de este gobierno. Porque la consulta que se pretende hacer, nunca se nos consultó siquiera si queremos consulta, fue de repente que aparecieron. Entró la comisión del gobierno a las comunidades y nadie sabía de dónde venían y para qué. Había sido que eran mandados desde La Paz para hacer organizar la tal consulta. Han llevado motores, antenas y trasladaron gente en avionetas para juntarlos y que acepten, y algunso sí fueron engañados así. Acá las comunidades del rio Sécure de la parte baja no han aceptado.

Tengo mucha pena por esto que está pasando. A este presidente Evo harto se le ha dado el voto. Más que todo, los pueblos indígenas lo hemos apoyado y por eso también ha ganado. Ahora hay muchos que hablan en su contra porque pensaban que iba a ser bien, tener proyectos en nuestros territorios. Resulta que ha salido en contra de nosotros, nos ha hecho pelear entre hermanos. Por ese motivo también es esta IX marchapara ir hablar con el presidente en persona, todos los corregidores quieren hablar con él. Si sigue insistiendo, si no arreglamos, seguirá haciendo daño al movimiento al movimiento indígena a nuestros pueblos y organizaciones. Nosotros no queremos esa división y que nos hagan pelear, rechazamos esto.

También rechazamos el CONISUR, que está decidido a que se haga la carretera por el TIPNIS y han hecho también su marcha. A ellos nadie les puso tranca ni hubo atropellos por parte de la policía y no tuvieron represión en su marcha. Por allá por ese lado, más que todo son cocaleros, por eso quieren entrar a parcelar la tierra y seguir cultivando la coca. Y si entran ellos, ya nuestra casa grande no será libre para caminar, no nos dejaran pasar ni cazar. Ellos también pretenden sacar todos los recursos que hay ahora en el TINPIS, más que todo madera. Una vez estén en sus parcelas, harán lo que quieran, contaminaran el agua y nos tocará tomarla y enfermaremos, sobre todo los niños. Sabemos que están con el narcotráficos, que venden la coca para la cocaína, para ganar dinero, nosotros casi que no vendemos nada en nuestro territorio.

Para esta marcha, por ejemplo nosotros, tenemos familias que hemos dejado, madres solas en casa, y que también sufren por la marcha igual que los marchistas. Incluso mi mujer estando un poco enferma se ha quedado solita y yo me vine a la marcha. Porque tenemos que defender nuestro territorio, más que todo es por eso que vine. Ahí nosotros vivimos y tenemos de todo. Salimos a cazar, salimos a navegar, nadie nos prohíbe, todo el campo es libre, nadie es dueño. Cualquiera puede ir a cualquier lado, nadie nos prohíbe caminar, en nuestra casa grande estamos viviendo tranquilos.

Voz indígena en la OEA

Una representación de la IX Marcha Indígena en defensa del TIPNIS asistirá a la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se llevará a cabo en Cochabamba los primeros días de junio. La delegación de la marcha será recibida el 5 de junio; será la voz de los pueblos indígenas de tierras altas y bajas de Bolivia en este escenario político continental.

Ante un escenario político adverso a nuestras reivindicaciones históricas, es importante que los pueblos indígenas seamos artífices en la construcción de propuestas conjuntas y tomados en cuenta en la construcción de futuras normas y políticas de desarrollo. Es un escenario muy importante, donde hay representaciones políticas de los países americanos, en particular nos referimos a los de la parte de amazonia y los andes y que tienen mucho que ver con la lucha y la protección del medio ambiente en sus respectivos países.

En esta Asamblea se va a discutir el desarrollo del vivir bien. Nosotros los pueblos indígenas queremos formar parte activa de esos planes de desarrollo. Cada vez más, el Estado debe comenzar a entender y comprender, para apoyar y aplicar un desarrollo con visión de los pueblos originarios.

Este espacio es una oportunidad para poder posicionar una vez más la defensa y la protección del TIPNIS y de todos los territorios indígenas y Parques Nacionales o Áreas Protegidas, que actualmente están amenazadas por la explotación irresponsable de los hidrocarburos, la minería y la acción depredadora de sectores colonizadores.

La OEA, como instancia política continental, tiene el deber y la obligación de buscar y escuchar los planteamientos de todos los Estados según sus necesidades y realidades. El tema indígena y el cuidado de la biodiversidad en la región es algo que preocupa a la administración de estos gobiernos que participan de esta reunión y por eso nos recibirán en audiencia especial.

Nuestro mensaje para la OEA es sobre la imperiosa necesidad del cumplimiento cabal de los derechos de los pueblos indígenas que están reconocidos y plasmados en la constitución política boliviana y en los convenios internacionales de DDHH. En estos instrumentos jurídicos están expresados el respeto al territorio, los recursos naturales, la institucionalidad orgánica y la autonomía indígena. Esto es vital para que nuestras antiguas culturas originarias sobrevivan y se desarrollen en este nuevo siglo.

Debemos defender estos derechos ante la amenaza y la agresión del Estado hacia nuestra propia institucionalidad como pueblos indígenas y ante la violencia contra nuestros derechos individuales y colectivos. Vamos a poner en conocimiento en esta asamblea las vulneraciones a estos derechos de nuestro vivir bien. Desde las amenazas constantes y la represión de la VIII marcha indígena en Chaparina, por parte del Estado de Bolivia, hasta la atención a las demandas de la IX marcha indígena. Será la voz de pueblos indígenas de tierras altas y bajas de Bolivia en este escenario político continental.

Es cierto que lo que está pasando en Bolivia, también ocurre en otros países, desde la violencia contra los territorios y pueblos indígenas y falta de respeto al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo – OIT. Es por ello que nos identificamos con los pueblos indígenas de la Abya Yala y nuestra solidaridad con ellos.

Esperamos que nuestra participación sea tomada en cuenta por la OEA y que puedan emitir una resolución o un pronunciamiento sobre la situación en Bolivia y que se declaren solidarios con los pueblos indígenas de Bolivia y de otros países.

* Fernando Román es corregidor de la comunidad Nueva Lacea del TIPNIS, y Pedro Nuny, asambleísta indígena. Fuente: Fobomade.org.bo