El objetivo de Juan Ramón Quintana es desestabilizar al movimiento indígena porque nos considera enemigos de su gobierno. Ha logrado comprar, persuadir y conquistar a algunos dirigentes, incluso líderes históricos como Tomas Ticuaso y Ernesto Noe, y a varios dirigentes jóvenes, pero no ha podido desbaratar a la IX Marcha Indígena. Recientemente, uno de los socios del gobierno, el oportunista Pedro Bare, ha sido expulsado de la Central de Pueblos Indígenas del Beni (CPIB).

Los dirigentes más jóvenes (CIPOAB, CPESC), con poca trayectoria y experiencia en el movimiento indígena, han caído en las intromisiones de Quintana. Hasta ahí le fue bien al ministro, pero hay algo importante que no ha podido lograr, que es destruir el corazón del movimiento indígena de la IX marcha, a la CIDOB y a las comunidades y dirigentes del TIPNIS.

En su intención de desestabilizar a la IX marcha, Quintana ha estado ingresado reiteradamente a las comunidades del TIPNIS, por tierra, aire y agua. Acción que no ha tenido éxito. Para constancia, en el mes de abril, en su útimo ingreso, los comunarios le han escuchado atentamente su discurso desprestigiador de los dirigentes de la CIDOB, y los comunarios sabiamente le han respondido es que “no quieren escuchar chismes”. Esto realmente molestó a los comunarios de todas las comunidades a las que visitó. La respuesta ha sido la misma en todas, diciéndole que se hable de los problemas de los pueblos indígenas y no de chismes, que aunque les pida el desconocimiento de dirigentes, no van a modificar la defensa del TIPNIS, pues lo que defienden el territorio y mandan, no es Adolfo Chávez, sino las bases.

Las bases exigimos al gobierno que respete nuestras organizaciones a nuestros representantes porque son los que llevan nuestras decisiones y nuestra decisión es, que se haga una carretera entre Cochabamba y Beni, que cumpla sus compromisos electorales de conectar Villa Tunari y San Ignacio, construyendo la carretera, pero no por el TIPNIS y por los mismo la pretendida consulta es rechazada.

Viendo los resultados y respuestas de los comunarios, el Ministro Quintana ya no quiso ir a la última comunidad, llamada Loma Alta, prefirió enviar a sus técnicos, quienes al retornar le informaron que sus respuestas de los comunarios, era la misma que las anteriores. A la conclusión de su gira, ya se había dado cuenta de la inutilidad de sus argumentos y discurso. Visitó desde Gundonovia hasta San Pablo, pasando por comunidades como Nueva Vida y Santa Clara. Un largo viaje en vano.

Pedro Bare expulsado de la CPIB

Recientemente el señor Pedro Bare ha sido expulsado de la Central de Pueblos Indígenas del Beni (CPIB). Hay que decir de principio yclaramente que Bare es un oportunista, no representa a los pueblos indígenas del Beni, no es nacido en ninguna comunidad ni pueblo indígena del TIPNIS, no es comunario del TIPNIS, ni se ha criado en alguna comunidad del TIPNIS.

En su trayectoria de estudios accedió a una beca, financiada por la comunidad de Trinidacito del TIPNIS para estudiar en la Universidad Autónoma del Beni y egresó en el área de ciencias administrativas. Lamento decir que el aval de la comunidad para becarlo fue otorgado por los dirigentes del lugar, no por la comunidad, como un favor personal a él. Sin embargo, no ha defendido su tesis.

A partir de entonces se ha aprovechado del movimiento indígena, se autodeclaró dirigente y asumió la dirigencia en beneficio personal. Primero tratando de sostener a la Subcentral Sécure, que había sido creada con fines de debilitar al TIPNIS. Ha estado buscando espacios dirigenciales, como la representación de mototaxistas, supuesto asesor de campesinos. Fue avanzando autonombrándose constantemente representante del TIPNIS.

En la Subcentral Sécure era secretario de recursos naturales, momento oportuno que aprovechó para iniciar planes de manejo forestal con la experiencia que tuvieron con la explotación ilegal que hubo en la época de Marcial Fabricano. Notó que los recursos naturales generan recursos económicos, pero su ilegalidad los complicaba con las autoridades y por ello trataron de legalizar su explotación.

Luego las bases de la subcentral pararon estos planes de manejo y exigieron información de los recursos, donde se notó que el dinero había sido utilizado para su compaña de postulación a la presidencia de la Central de Pueblos Indígenas del Beni (CPIB). Utilizó a hermanos chimanes para su campaña, trasladándolos de aquí para allá para convencer a otros pueblos y lograr su ambición. Todas esas acciones fueron negativas para el movimiento indígena.

Fue electo el año 2010 supuestamente como comunario del TIPNIS y empezó su gestión en la CPIB concretando los primeros contactos con el gobernador Ernesto Suárez. Colocó a la CPIB en la Secretaría de Desarrollo Indígena y nombró como responsable y director al presidente la Subcentral Sécure. Políticamente coordinó actividades con la Gobernación y empezó a desmarcarse de las demandas del TPNIS y de los indígenas en general.

Como estaba comenzando su carrera dirigencial regional y además presionado por sus bases es que apoya la defensa del TIPNIS y a la VIII marcha. Es por ello que participó en la marcha y aprovechó para ganarse la confianza de las otras subcentrales y así tener influencia en estas y consolidar su dominio para negociar de facto acuerdos o convenios que le parezcan convenientes con las instituciones gubernamentales y no gubernamentales, supuestamente e beneficio de sus bases. Resultado de eso es que tiene un convenio programático con el gobierno con el objetivo de continuar con sus viejas mañas de desestabilizar orgánicamente al movimiento indígena, al TIPNIS especialmente.

El haber firmado el último convenio con el gobierno y aceptar la desestabilización de la IX marcha, convirtiéndose en el brazo derecho del gobierno, hizo que las organizaciones indígenas conocedoras de sus propias luchas determinen no tolerar más el accionar de este dirigente en contra de los mismos pueblos indígenas. Por ello es que Pedro Bare fue desconocido como representante de pueblos indígenas del Beni y destituido del cargo de presidente. No ha sido una exclusiva decisión del TIPNIS, que no pertenece orgánicamente a la regional CPIB, sino que fue obra de las propias subcentrales de la CPIB. Los de TIPNIS hemos aplaudido este accionar.

Bare insultó a los comunarios del TIPNIS que protagonizan la IX marcha, tildándolos de vagos y flojos que están acostumbrados a vivir de los pueblos indígenas. Nosotros como TIPNIS lo desconocemos de manera enfática y descalificamos todo su accionar y sus declaraciones ante los medios públicos.

* Dirigente indígena del TIPNIS.