(ABI).- El Presidente Evo Morales promulgó la Ley de Acoso y Violencia Política contra Mujeres que incorpora al Código Penal esos delitos para que sean sancionados en la justicia ordinaria. El Congreso debate ahora la Ley Contra la Violencia Integral de la Mujer y la incorporación del Delito de Feminicidio en el Código Penal. Por otro lado, el Viceministerio de Descolonización elabora un anteproyecto de Ley de Despatriarcalización para asegurar una paridad y la alternancia de género en la asignación de cargos públicos y sindicales.

La Ley contra el Acoso y Violencia Política fue aprobada luego de 12 años de esfuerzos para impulsar esta norma, liderados por la Asociación de Concejalas de Bolivia (ACOBOL) y diversas instituciones y organizaciones comprometidas con la defensa de los derechos de las mujeres. Más de 4.000 denuncias y muchas víctimas con voces silenciadas frente al acoso y violencia política han pasado en el camino hacia su aprobación, entre ellas la concejala Juana Quispe, brutalmente asesinada hace pocas semanas.

“Esperamos que sea un gran aporte de la Asamblea y que esto permita una mayor participación de las mujeres”, afirmó el Jefe de Estado Evo Morales al promulgar la norma y recordó que su gobierno ha abierto más espacios para las mujeres a partir de su propia experiencia sindical, en la que impulsó también la participación igualitaria de las mujeres, al contrario de algunas críticas que lo califican como machista. “Los hechos son todo lo contrario. No es suficiente hay que seguir ampliando, la mujer tiene más conciencia social y es más honesta. Es el mejor espacio para consolidar la presencia de las mujeres”, fundamentó.

La nueva norma se constituye en una herramienta fundamental para prevenir, atender y sancionar los actos de acoso y/o violencia política hacia las mujeres, para garantizar el ejercicio pleno de sus derechos políticos, protegiendo a todas las mujeres candidatas, electas, designadas o en el ejercicio de la función político – pública.

El artículo 20 de la norma incorpora en el Código Penal los delitos de acoso político y violencia política contra las mujeres, que serán sancionados por la justicia ordinaria.Las sanciones para quienes ejerzan acciones de acoso político, tales como actos de presión, persecución, hostigamiento y/o amenazas en contra de una mujer electa, designada o en el ejercicio de la función político-publica, serán de una pena privativa de libertad de dos a cinco años.

En caso de violencia política la sanción para quienes realicen actos y/o agresiones físicas y psicológicas es de tres a ocho años de pena privativa de libertad. La nueva norma también establece que esos delitos podrán ser sancionados por la vía administrativa o disciplinaria en instituciones públicas, bajo tres tipos de faltas: leves, graves y gravísimas.

La sanción para faltas leves es la amonestación escrita, bajo registro; para faltas graves amonestación escrita bajo registro y descuento de hasta el 20% y para faltas gravísimas es la suspensión temporal del cargo sin gocé de haberes hasta 30 días.

La presidenta de la Cámara de Senadores Gabriela Montaño afirmó que la Ley de Acoso y Violencia Política contra Mujeres es la primera norma aprobada “por unanimidad” en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Recordó que el proyecto tiene una larga data y que fue presentada hace más de 10 años por la Asociación de Concejalas.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados Rebeca Delgado ratificó su compromiso para impulsar normas en favor de las mujeres, tales como la Ley Contra la Violencia Integral de la Mujer y la incorporación del Delito de Feminicidio en el Código Penal.

“Desde la Cámara de Diputados estaremos esperando los resultados de este evento, para que construyamos juntas los desafíos (leyes en favor de las mujeres) y transversalizar en las leyes todo lo que necesitamos las mujeres, desde la vivencia de nuestras luchas”, explicó.

La Presidenta de la Cámara de Diputados precisó que el desafío, tanto del Legislativo como de las organizaciones de mujeres, es la redacción del proyecto de Ley Contra la Violencia Integral de la Mujer y la incorporación del Delito de Feminicidio en el Código Penal. “Va a salir bien porque no estamos haciendo las leyes en un gabinete jurídico, entre tres o cuatro juristas, sino desde las organizaciones sociales”, complementó.

Delgado recordó que el gran y primer resultado de la visión conjunta de las mujeres, fue la promulgación de la Constitución Política del Estado por lo que, a su juicio, ese sector se constituye en actor del proceso y dijo que no serán más en un sector vulnerable.

“Ese ha sido el primer y mejor resultado de lo que podemos hacer las mujeres unidas, como incorporar en la Constitución, la visión de mujer, una mirada de mujer y ya no considerarnos como un sector vulnerable; por tanto, nunca más vamos a ser un sector vulnerable porque somos actoras, sujetas de derecho y lo que necesitamos realmente es continuar con nuestro trabajo”, agregó.

Por otro lado, el Viceministerio de Descolonización informó que elabora un anteproyecto de Ley de Despatriarcalización, para consolidar una paridad y la alternancia de género en la asignación de cargos públicos y sindicales. “La norma tratará el tema de cómo las mujeres, especialmente indígenas, pueden empezar a asumir responsabilidades como dirigentes y asumir cargos políticos con paridad y alternancia como la Constitución plantea, es decir 50 y 50”, explicó la jefa de la Unidad de Despatriarcalización del Viceministerio de Descolonización Elisa Vega Siles.

Indicó que esa norma buscará, en síntesis, que las personas del sexo femenino tengan garantizado el ejercicio de un cargo y una verdadera toma de decisiones. Vega informó que para esa normativa también se plantearán algunas estrategias para lograr una distribución equitativa de cargos políticos y sociales, lo que requerirá un proceso de cambio de mentalidad entre la población y la buena voluntad de los partidos políticos.

“No se trata de que un profesional escriba la ley y la saque para que se apruebe y socialice, sino que con las organizaciones sociales estamos recuperando propuestas sobre cómo aplicarla hasta tomando ejemplos del Ch‘acha warmi y el K‘ari warmi”, dijo.

La funcionaria recordó que es preciso modificar el equilibrio de participación del rol de hombres y mujeres en la sociedad, porque persiste el machismo e incluso hay aún personas del sexo femenino que piensan de manera errónea sobre sus capacidades.

“Estos son temas que nos deben reflexionar a todos los bolivianos, no sólo a los sectores sociales, sino a las autoridades, porque todos somos responsables de las actitudes de la sociedad y el cambiar para la construcción del vivir bien desde la complementariedad y la igualdad entre hombres y mujeres”, señaló.

La representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Bolivia Yoriko Yasukawa destacó los avances que hay en país para reivindicar los derechos de las mujeres. Las mujeres bolivianas “han ganado mejoras muy importantes en el acceso a servicios básicos- sociales como la educación, la salud, al trabajo remunerado y la participación política”, dijo.

La representante de la ONU hizo votos para que los espacios de poder y de decisión que ganaron las mujeres sirvan para concretar acciones y alcanzar resultados positivos en favor de su sector, aprovechando la voluntad política del gobierno de turno.