(HORA 25).- Las empresas petroleras desde 1996 hasta el 2006, sólo invirtieron 1.040 millones de dólares de los 3.115 millones reportadas por las mismas en 56 campos petroleros, concluye el experto Miguel Delgadillo Pacheco en la presentación de su obra “¿Inversiones Petroleras? 1996-2006”, estudio que emerge de un análisis de las auditorías petroleras establecida en el Decreto Supremo 28701 Héroes del Chaco.

En el acto participaron el vicerrector de la UMSA, Germán Núñez Ocampo y el economista y analista Julio Alvarado; comentaron la obra el ing. Jorge Tellez Sasamoto y el experto en temas petroleros Mirko Orgáz García. Concurrieron entendidos en la materia, dirigentes de organizaciones sociales, estudiantes y público en general.

Delgadillo fue parte de la Unidad de Fiscalización de Seguimiento y Control (UFSC), dirigido por el eximio Enrique Mariaca Bilbao, entidad creada para fiscalizar a 11 consultoras encargadas de auditar 56 campos petroleros, que coordinó el “INFORME FINAL DE RESULTADOS DE LAS AUDITORÍAS A EMPRESAS PETROLERAS” y otros informes complementarios que fueron la base – junto a los voluminosos informes de auditoría- para escribir esta obra.

El Vicerrector de la UMSA valoró el texto por su alto contenido de información y el aporte académico para conocer una realidad de los hidrocarburos en el país por el espacio de una década que servirán a futuras generaciones de profesionales para adentrarse en una problemática sobre la cual gira la economía nacional y merece una profunda reflexión.

A su turno, Tellez Sasamoto destacó el valor civil del autor por atreverse y develar la verdad sobre la actuación de las empresas petroleras en 10 años de capitalización y cuyos resultados demuestran que las mismas incurrieron en “delitos”. “Estos hechos no pueden quedar en la impunidad” y consideró que quienes ocultaron los resultados de las auditorías que debieron utilizarse en la firma de nuevos contratos incurrieron en un grave error.

En su exposición, Orgáz García destacó que el valor ético y civil de Enrique Mariaca por publicitar las auditorías a pesar de las presiones gubernamentales y sus ácidas críticas a los resultados. Rescató un titular de prensa de Bolpress “El secreto mejor guardado por la cúpula del MAS” para caracterizar el hermetismo sobre un trabajo que le costó al estado cerca de 4 millones de dólares. “Hay que felicitar a Miguel Delgadillo por contribuir con esta obra al esclarecimiento de estos hecho y por sumarse con su trabajo al homenaje eterno de la nación boliviana a Enrique Mariaca Bilbao el soldado defensor de los hidrocarburos que nos dejó este legado : las auditorías petroleras fruto de su experticia, capacidad profesional y amor a la patria que prueba la necesidad continuar luchando para reencaminar la Agenda de Octubre, es decir, luchar por la verdadera nacionalización, industrialización y refundación de YPFB”, señaló Orgáz.

Los comentaristas coincidieron en aseverar que debe proseguirse este trabajo de fiscalización y proyectar auditorías al actual período 2006-2012 para analizar las inversiones de las petroleras.

Auditorías

Delgadillo en su obra sostiene que los resultados de auditorías “son alarmantes”. “A pesar del corto plazo de 90 días para efectuar una auditoría de 10 años, con un alcance multidisciplinario, los voluminosos informes finales aportaron valiosa información”. Agrega que “Las autoridades del ministerio decidieron no publicitar los resultados obtenidos”.

En el texto explica que se manipularon las reservas en la etapa de la capitalización, certificando el 2005 reservas de gas natural de 26,75 trillones de pies cúbicos (TCP). La UFSC a marzo de 2006 calculó 19,73 TCP y de 465,22 millones de barriles de petróleo a 374,83. Una diferencia de 7,38 TCP y 90,39 millones de barriles “manipulada”, que fue mayor a la producción acumulada de las transnacionales en este periodo (1996-2006).

El libro detalla también la situación de la capitalizada ANDINA SA, operada por REPSOL-YPF, la misma declaró una inversión de 298,56 millones de dólares, pero “deduciendo la inversión indebidamente cargada, el ajuste de auditoría, la amortización, otros ajustes de auditoría y los ajustes medioambientales, resulta que efectuó una inversión negativa de MM$us 105,93, es decir, dejó de invertir ese monto”.

En el caso de PLUSPETROL SA, ésta declaró una inversión de 274,87 millones de dólares pero deduciendo los ajustes de auditoría la inversión final es de 178,17 millones. Sin embargo, en marzo de 2006 registró una pérdida de 89,80 millones de dólares y una deuda con su casa matriz de 266,1 millones sin convenio de pago de intereses y garantías y plazos de amortización. “Es incoherente que haya trabajado la empresa a pérdida hasta el 2005 sin haber recuperado su inversión. El 2006 por la aplicación de la nueva ley de hidrocarburos, Pluspetrol SA generó una utilidad de MM$us 3,8 millones”, fundamenta.

Sobre las empresas capitalizadas, Delgadillo detalla que las transnacionales se beneficiaron con 288 millones de dólares al incumplir su compromiso de inversión del fondo comprometido en los contratos de suscripción de acciones. El incumplimiento, según auditorías, fue aprobado con una certificación, mediante simples notas efectuada por las autoridades del ex Ministerio de Comercio e Inversión en los años 2000 y 2002.

“Toda la información que proporciona el libro es el resultado del estudio técnico profesional en el campo económico, sin apasionamientos de ninguna naturaleza ni inclinación de favorecer o desfavorecer, a las transnacionales o al Estado boliviano, sustentado estrictamente en los informes finales de auditoría”, sostiene.