Los poderosos del planeta presionan a Cuba con todos los medios para que abandone su revolución y sea un país ‘normal’ hoy.

¿Qué cambios tendrían que producirse en la Isla para copiar a la mayoría?

Vivir la represión sangrienta de los ‘humanistas’ de Miami y la CIA.

Aceptar elecciones con publicidad millonaria entre corrientes pro norteamericanas.

Entregar a precios de oferta la riqueza pública a grandes empresarios extranjeros.

Enviar a sus militares a prepararse en Estados Unidos.

Entregar los medios de prensa a los Murdoch, Turner, PRISA…

Construir una historia olvidada de Martí, Fidel, Che, Marx…

Tener luchas de narcos, policías corruptos, crímenes en las calles, barrios prohibidos.

Tener paramilitares que junto al ejército expulsan y matan trabajadores de los campos.

Enviar jóvenes a combatir en las guerras de EEUU-OTAN.

Olvidarse de las misiones médicas a pueblos pobres de todos los continentes.

Crear escuelas, universidades, clínicas privadas para los acomodados y empobrecer las públicas.

Permitir el funcionamiento de burdeles y casas de juego de mafias internacionales.

Ser testigo de la aparición de desnutridos, de niños y pobres viviendo en las calles.

Dejar de ser el mejor país de Latinoamérica para ser madre y de la mejor educación.

Desarrollar un comercio de lujo como los que florecen en China.

Invitar a dar conferencias a políticos como González, Obama, Uribe, Lagos, los Clinton, Sarkozy, Berlusconi, Gorbachov, Netanyahu…

Pagar las deudas de los bancos privados con fondos públicos.

No denunciar más el peligro de guerra nuclear y las consecuencias del calentamiento global.

Renunciar a ser único.

Cuba sabe lo que significa ser parte del sistema.

La Isla piensa en otro mundo y lucha por hacerlo. Va un poco sola adelante. Tras lo suyo que es un ejemplo para todos.

Su voluntad es construir el socialismo porque es justo y sostenible.

— —

romulo.pardo@gmail.com