El gobierno de Evo Morales suspendió la aplicación del decreto 1126, que extiende la jornada laboral de los trabajadores de salud pública de seis a ocho horas diarias, hasta que se consensue un nuevo sistema de salud en una cumbre nacional. Los universitarios y algunos médicos rechazaron la “maniobra” gubernamental y se enfrentaron nuevamente con efectivos de la Policía en la sede de gobierno.

El gobierno promulgó el 16 de mayo el decreto supremo 1232 que tiene por objeto “suspender e inaplicar el Decreto Supremo N. 1126 de 24 de enero de 2012 en tanto se realice la Cumbre Nacional de la Revolución de Salud, en la que se analizará, discutirá y consensuará un nuevo Sistema Nacional de Salud entre todos los actores”.

El decreto 1126 restablece en el Sistema Nacional de Salud del Estado Plurinacional de Bolivia (Público y la Seguridad Social de Corto Plazo) la jornada laboral a tiempo completo de ocho horas diarias y la jornada laboral de medio tiempo de cuatro horas diarias, “en conformidad a los requerimientos del pueblo boliviano plasmados en el Encuentro Plurinacional para profundizar el cambio”.

El gobierno dejó en suspenso esa norma, en cumplimiento del acuerdo suscrito la madrugada del martes con la Central Obrera Boliviana (COB) y la Confederación de Trabajadores en Salud, informó el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

El decreto 1232 señala que “el conflicto en el sector de salud ha permitido que la sociedad boliviana conozca la compleja problemática inherente al sector, en particular las profundas anomalías subsistentes en el sistema, los privilegios acumulados, así como las desigualdades, discriminación y maltrato a los ciudadanos que deben ser corregidas en aras de un nuevo sistema de salud pública, gratuito y universal”.

A manera de justificativo, el gobierno explica en el mismo decreto 1232 que se ha visto en la “necesidad de establecer mecanismos oportunos para la atención continua del Sistema Nacional de salud” y “garantizar la salud de la población”.

Por esa razón, “las disposiciones normativas referidas a la jornada laboral de seis horas en el Sistema Nacional de Salud del Estado Plurinacional de Bolivia… mantienen su vigencia y aplicación”, señala el parágrafo tres del decreto 1232 fechado el 16 de mayo de 2012.

El ministro Quintana pidió a los médicos y trabajadores de salud que retornen a sus fuentes laborales porque ya no existe ninguna razón ni justificación para mantener el paro.

Por otro lado, el decreto 1232 indica que “el gobierno del Estado Plurinacional en coordinación con la Central Obrera Boliviana y el Sistema de la Universidad Pública Boliviana convocarán a la ciudadanía en general, gobernaciones, municipios, organizaciones sociales, sindicales, laborales, vecinales, organizaciones internacionales y a la representación de los profesionales en salud, a la Cumbre Nacional de la Revolución de Salud Pública, Universal y Gratuita en el marco de la Constitución Política del Estado”.

“Lo más razonable es que el sistema universitario, la COB, los trabajadores y el gobierno, todos quienes tienen que ver con la salud, debemos prepararnos para este gran debate nacional que tiene que traducirse en una nueva política de Estado”, consideró el ministro Quintana.

El jefe de Bancada de Convergencia Nacional Luis Felipe Dorado criticó la suspensión temporal del decreto 1126 y la calificó como “un invento”, ya que la única salida legal al conflicto es la abrogación del decreto cuestionado por los trabajadores de salud.

“El sector salud le está pidiendo al gobierno que abrogue el decreto y que no se invente algo que no corresponde”, dijo el diputado representante por Santa Cruz y dijo que “el gobierno está queriendo hacer su teoría envolvente del que siempre hablan de querer dividir a los sectores; no es correcto, hay que arreglar con todos y no solamente con una parte del movimiento y no se invente un decreto de inaplicabilidad, es abrogación lo que pide la gente”.

Algunos sectores en conflicto, como por ejemplo los universitarios, rechazaron la “maniobra” gubernamental y continúan movilizados en la ciudad de La Paz. Este miércoles al menos seis personas resultaron heridas en enfrentamientos con la policía.

Los universitarios y médicos marcharon nuevamente en la sede de gobierno exigiendo la abrogación del decreto 1126, y chocaron nuevamente con las fuerzas del orden en inmediaciones de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). El comandante Departamental de la Policía de La Paz Alberto Aracena informó que seis personas resultaron heridas en el enfrentamiento, entre ellas dos fotógrafos de prensa, manifestantes y efectivos del orden.