Trinidad y La Paz (ABI y agencias).- El suspendido gobernador de Beni Ernesto Suárez renunció de manera irrevocable al cargo y dejó en manos del Órgano Electoral la tarea de organizar los comicios para elegir a la nueva autoridad departamental. El gobernador interino de Beni es Haisen Ribera de la alianza MNR-MAS. Representantes de Convergencia Nacional (CN) proponen un candidato único de la oposición, pero el MSM no está de acuerdo.

Suárez fue suspendido del cargo el 16 de diciembre de 2011 acusado de corrupción, y decidió renunciar definitivamente después de que el Tribunal Departamental de Justicia rechazó un recurso de amparo constitucional que presentó para ser restituido. “Hoy hay ladrones de la democraciasentados de la democracia en la Gobernación. Y esta democracia tiene que ser devuelta al soberano”, afirmó en clara alusión al gobernador interino Rivera, quien -según Suárez- pactó una alianza con el gobierno de Evo Morales.

En presencia de parlamentarios nacionales de la oposición y autoridades departamentales de su agrupación ciudadana Primero el Beni, Suárez hizo un recuento de su paso por la administración departamental, primero como Prefecto designado políticamente entre 1997 y 2005, y autoridad electa en las urnas entre 2006 y 2009, y después como Gobernador entre 2010 y 2011.

Recordó su lucha por la autonomía departamental, lo que motivó que el gobierno lo tildara de separatista. Dijo que “producto de la conquista democrática” el año 2010 y por primera vez en la historia fue electo como Gobernador. Después inició un proceso de desconcentración de la administración departamental.

Consideró una “ironía injusta” el proceso que se le sigue por haber dado continuidad a un convenio suscrito antes de su gestión como Prefecto, para entregar recursos y reparar un motor de luz en San Borja, lo que derivó en su suspensión como gobernador el 16 de diciembre de 2011. En su criterio, el gobierno y el MAS no le perdonan que en el Beni nunca hayan ganado en las urnas.

Suárez reiteró que sufrió un “complot” el 16 de diciembre de 2011, a lo que se prestó la Asamblea Legislativa Departamental en complicidad con el Ministerio Público y el órgano judicial. “Estoy completamente seguro que más temprano que tarde serán juzgados por nuestro pueblo y tendrán que sentarse en el banquillo de los acusados, una vez se instale una estructura judicial independiente del poder político”, señaló.

La ex autoridad sostuvo que el 16 de diciembre de 2011 quedará registrado como uno de los días más negros de nuestra historia democrática, porque se le arrebató al Beni un espacio democrático conquistado mediante incansables luchas sociales. “Hoy los benianos estamos sometidos a un interventor, puesto por el dedo centralista, sin legalidad y menos legitimidad. Lo que el MAS no ganó con el voto, lo usurpó por la fuerza”, denunció.

Expresó su confianza que su renuncia contribuya a la unidad del pueblo beniano y, a partir de ahora, se exija al Tribunal Supremo Electoral convoque a elecciones para elegir gobernador como señala la Constitución Política del Estado. “Convoco a que sin complejos y cálculos individuales o sectarios, construyamos un escenario de unidad responsable, encontrando espacios fundamentales y programáticos que nos unan”, exhortó.

Aseguró que no será candidato y que no impondrá a ninguno, pero trabajará para elegir uno de consenso para recuperar la democracia y la autonomía. Después que concluyó el acto de renuncia arribó a Trinidad el gobernador de Santa Cruz Rubén Costas, aunque sí estuvo presente el jefe nacional del Movimiento Nacionalista Revolucionario Johnny Tórrez. Costas dijo que la renuncia de su colega suspendido es un “gesto democrático” porque hará posible una nueva elección departamental.

Desde la ciudad de Trinidad, donde participa en el encuentro de líderes opositores, el jefe de la bancada de Convergencia Nacional (CN) en la Cámara de Diputados Luis Felipe Dorado propuso una candidatura de unidad para la Gobernación de Beni y demandó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) “elecciones rápidas, como manda la ley”.

Dorado subrayó la necesidad de conformar “una amplia alianza opositora que garantice el retorno de la Gobernación beniana a manos democráticas. La experiencia de las elecciones judiciales y de los comicios municipales de diciembre pasado demuestra que es posible ganarle al MAS en las urnas, a pesar de que existe un Órgano Electoral sesgado”, indicó.

El diputado también se refirió a las declaraciones del ex alcalde paceño Juan del Granado, quien rechazó la formación de un frente de unidad en Beni: “Es la plena demostración de que, en el fondo, Del Granado sigue siendo aliado de Evo. La ruptura es superficial y quién sabe si no sea pactada; es posible incluso que en algún momento veamos una abierta reconciliación entre ambos”.