El nuevo modelo económico extractivista y depredador, lejos de llevar el desarrollo a nuestros países, está destruyendo las formas de vida colectivas y comunitarias. Los gobiernos de América Latina están propiciando, abierta y descaradamente, que las transnacionales se apropien de nuestras tierras y territorios, saqueando nuestros bienes naturales de manera abusiva, pasando sobre los intereses nacionales y violentando el derecho de los pueblos indígenas.

En la ciudad de Otavalo, Ecuador, a los 11 días del mes de mayo del año 2012, cuando el calendario maya marca JUN AJMAC, hemos culminado un proceso de intercambio de experiencias de vida y de lucha las organizaciones de Bolivia: CSUTSB, Comunidades interculturales, Perú: CONACAMI, Guatemala: CONIC, CONAVIGUA, COMG, Fundación Rigoberta Menchú, y de Ecuador: Ecuarunari, CONAIE, Fundación Pachamama, algunos intelectuales y sus diferentes estructuras organizativas, con el acompañamiento de HIVOS.

En este proceso y caminar encontramos una situación ALARMANTE y PREOCUPANTE DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DEL ABYA YALA.

HAY AVANCES EN EL RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, principalmente por organismos internacionales, como el Convenio 169 de la OIT y la declaración de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas y en algunas constituciones políticas, como en Bolivia y Ecuador. Desafortunadamente, las prácticas y políticas nacionales distan mucho de estos reconocimientos, violando flagrantemente convenios, tratados, declaraciones y las mismas constituciones de los Estados.

Estamos por cerrar el segundo decenio sobre pueblos indígenas, declarado por las Naciones Unidas; sin embargo, los Estados y gobiernos no han hecho mayor cosa para mejorar el nivel de vida y el respeto al derecho de los pueblos indígenas.

EL NUEVO MODELO ECONOMICO MUNDIAL, extractivista, depredador y destructor, se está dirigiendo a las tierras y territorios de pueblos indígenas, destruyendo y alterando las formas de vida colectivas y comunitarias. Asimismo, está destruyendo de manera acelerada sus formas de vida y culturas. Es mucho más preocupante la destrucción de cerros y montañas, donde viven pueblos enteros, lugares sagrados, contaminando ríos y aguas subterráneas, para extraer metales de todo tipo, principalmente oro y plata, aunque solo declaran los metales de menos valor en el mercado. Lejos de llevar el desarrollo para los pueblos indígenas y nuestros países, en general, solo ha llevado la profundización de la pobreza.

LOS GOBIERNOS DE CADA UNO DE LOS PAISES de América Latina están propiciando, abierta y descaradamente, que las transnacionales se apropien de nuestras tierras y territorios, saqueando nuestros bienes naturales, amparados en las leyes que los parlamentos de cada país están emitiendo, de manera abusiva, pasando sobre los intereses nacionales y violentando el derecho de los pueblos indígenas. Las políticas públicas de nuestros países están copados por la corrupción, alejándose de la realidad y necesidades de nuestros pueblos.

NO PODEMOS SEGUIR REPITIENDO Y REPRODUCIENDO la idea del “cambio climático” o Alteración Climática Global, que los foros internacionales y gobiernos nos vienen vendiendo. Nuestra madre naturaleza esta siendo destruida por la industria, que el modelo capitalista, hoy llamado neoliberalismo, ha impulsado para el desarrollo de las potencias mundiales y las oligarquías de nuestros países. El modelo extractivista viene a terminar de alterar el funcionamiento de nuestro planeta tierra, por ende, la alteración de nuestra vida, a los pueblos más pobres. Los modelos económicos son los responsables de esta alteración, de esta destrucción.

La Conferencia de Río + 20, a celebrarse en junio próximo en Brasil, debe poner fin a este modelo si se quiere recuperar el funcionamiento normal de nuestro planeta. En torno a esta conferencia mundial, debe convertirse en grandes movilizaciones de nuestros pueblos. La gran cultura maya diagnosticó esta gran alteración, justamente cuando finaliza el 13 b’aqtun, el 21 de diciembre del 2012 al igual que en los Andes como es el Pachakuti. Tenemos que difundir, sensibilizar, crear conciencia masiva en los países, empezado desde nuestras familias, comunidades, sobre la problemática. Poner en práctica los conocimientos y formas de vida de los pueblos ancestrales, cambiar hábitos de consumismo y no contribuir con la contaminación de la madre naturaleza. Articularnos para la defensa de la madre tierra. Demandar de la ONU el cumplimiento del protocolo de Kyoto, principalmente por países industrializados.

LA COSMOVISION DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS se enmarca enSUMAK KAWSAY, SUMA QAMAÑA, el Buen Vivir, Utz K’aslemal, que se fundamenta en el territorio para mantener el equilibrio entre el ser humano, la madre naturaleza y el cosmos. En otras palabras es el gobierno del poder compartido de la visión política, económica, jurídica y social de los pueblos. Garantiza la gobernabilidad para administrar los bienes colectivos para consolidar la soberanía alimentaria y una vida digna y soberana de nuestros pueblos, el respeto a los derechos humanos y colectivos de los pueblos.

POR LO TANTO:

DEBEMOS EXIGIR A LAS NACIONES UNIDAS abordar esta situación de manera urgente y frenar esta preocupante situación, evaluando los dos decenios de los pueblos indígenas, la declaración sobre pueblos indígenas, exigir a los Estados que la integran, reconocer y respetar los derechos de los pueblos originarios, sus tierras y territorios. Crear un Tribunal Internacional defensor de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

CONSTRUIR ALIANZAS ENTRE NUESTROS PUEBLOS y organizaciones, con otros sectores, a nivel nacional, regional y continental, para definir estrategias de luchas y resistencia, para frenar la destrucción de nuestra vida, de nuestros bienes naturales. Fortalecer a las comunidades de base en la Educación, formación e información, poniendo mucha atención a la juventud y mujeres, de esta manera se fortalecen las formas de organización y vida comunitaria. Construir instrumentos políticos y plataformas propios.

LLEVAR Y HACER LLEGAR NUESTRAS PREOCUPACIONES, nuestra alerta y propuestas a nuestras organizaciones y coordinaciones en cada país, redes regionales y continentales. Concretar el 12 de octubre 2012 el ENCUENTRO URGENTE DE PUEBLOS INDIGENAS, para reflexionar ante esta situación y tomar medidas para frenar catástrofes de grandes dimensiones.

TODAS LAS ACCIONES EN TORNO A LAS ACTIVIDADES EXTRACTIVAS en defensa de la tierra y el territorio de los pueblos originarios, son urgentes y constantes, en coordinación y alianza nacionales, regionales y continental.

¡El OXLAJUJ BAQ’TUN, nos esta llamando a armonizar nuestras acciones y pensamientos! ¡Jallalla la lucha de los pueblos de Abya Yala!