Quito, La Paz, Caracas, Lima y Bogotá (PL).- Un total de 126 mil millones de dólares es el gasto acumulado en el sector de Defensa entre 2006 y 2010 de los 12 países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el 70% concentrado por Brasil, Colombia y Venezuela. Los gastos militares en la región subieron de 17,6 mil millones de dólares en 2006 a 33,2 mil millones en 2010.

Las Jornadas de Pensamiento Estratégico congregaron a ministros y altos funcionarios de las carteras de Defensa de los países de la Unasur. La reunión interinstitucional analizó el funcionamiento del Centro de Estudios Estratégicos de Defensa de la Unasur en la ciudad de Quito.

El principal objetivo del evento fue generar análisis y debates académicos de los temas de Soberanía, Nuevo Regionalismo y Defensa, Gastos de Defensa en el contexto regional, basados en la integración y cooperación mutua de los países miembros. La transparencia en gastos de defensa fue un tema abarcado en gran medida por las autoridades en sus intervenciones porque constituye la ratificación de una paz construida en la región, hace pocos años impensada por los conflictos existentes.

En la reunión se conoció que existe un aumento significativo del gasto en el sector Defensa en los cuatro años analizados. Así, de 17,6 mil millones de dólares destinados al sector en el 2006 se pasó a 33,2 mil millones, es decir, un aumento de casi la mitad.

Del gasto total en defensa para este periodo, a Brasil le correspondió el 43%, seguido de Colombia con el 17% y Venezuela con el 10,7%. El gasto de defensa a nivel regional tiene un promedio de 67,4 dólares por cada habitante y por cada mil pobladores hay un promedio de 2,72 militares.

El informe precisa que el 58,7% del gasto fue destinado al pago de personal, el 23,5% a operaciones, un 17,3% a inversiones y apenas un 0,5% para investigación. De las ramas de las Fuerzas Armadas, el Ejército recibió el 43% de los recursos, la Armada el 24% y la Fuerza Aérea el 23%. El resto se repartió entre el Ministerio de Defensa, el Comando Conjunto y otros organismos.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador Ricardo Patiño resaltó la importancia de que los países de la Unasur trasparenten sus gastos de defensa, hecho que calificó como un paso inédito que permite establecer lazos de confianza mutua. Para María Emma Mejía, secretaria General de Unasur, el informe sobre el gasto de defensa es histórico, demuestra que está destinado a la paz social, y rompe el mito de la militarización de América y de que el gasto militar va en perjuicio del desarrollo social.

Los ministros de Defensa y delegados diplomáticos de Unasur manifestaron su intención de avanzar hacia una mayor integración en materia militar. El ministro Carvajal subrayó la necesidad de la cooperación regional en la materia de Defensa, Social, Política y resaltó que Sudamérica debe ser una zona de paz, sin guerras, ni carrera armamentista.

Por su parte, el titular de la cartera de Defensa de Argentina Arturo Puricelli reiteró el reclamo de su país sobre el conflicto con el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas. Abogó por un sistema de defensa propio de Sudamérica que cumpla eficazmente con los objetivos de la seguridad y el mantenimiento de la paz, y destacó la posición de transparentar los gastos de defensa, promover la confianza interna y cooperación.

El reforzamiento militar en la CAN

El presidente venezolano Hugo Chávez aprobó un total de 500 millones de dólares para equipar y modernizar a la Infantería Marina, perteneciente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Además, su gobierno asignó 156 millones de dólares para la compra de equipos de instrucción para los sistemas antiaéreos rusos de las fuerzas armadas nacionales. Esos recursos serán empleados también en el adiestramiento en Rusia del personal que operará esos sistemas.

De acuerdo con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), desde 2009 el Gobierno venezolano ha adquirido sistemas de defensa aérea rusos, principalmente el Antey de largo alcance (2.500 kilómetros), y el Buk-M2, de medio alcance (42 kilómetros). A finales de enero de este año, llegó al país un lote de equipamiento militar proveniente de Rusia con tanques T-72, lanzamisiles y equipos antiaéreos y logísticos.

Venezuela se abasteció durante muchos años de equipamiento militar en Estados Unidos, pero debido a la negativa de Washington de continuar esos suministros al gobierno del presidente Hugo Chávez, se optó por acudir a otros mercados, entre ellos Rusia y la República Popular China.

Este viernes Bolivia y China firmaron un acuerdo de cooperación militar que permitirá reforzar la capacidad operativa y logística de las Fuerzas Armadas del país andino. Ambos países establecieron relaciones diplomáticas en 1985, pero estrecharon los lazos en el área militar tras la llegada al poder del Presidente Evo Morales en 2006.

El tratado, rubricado por el ministro de Defensa Rubén Saavedra y el general de división Gian Lihua, director de la Oficina de Asuntos Exteriores del Ejército Chino, establece tres millones de dólares en ayuda para las Fuerzas Armadas Bolivianas, que se destinarán sobre todo a la compra de equipos de comunicación.

El general Gian destacó las excelentes relaciones entre las dos naciones y, sobre todo, entre los respectivos cuerpos armados, al tiempo que agradeció la solidaridad del pueblo boliviano con China y la delegación que preside. “A pesar de la distancia, nuestra amistad se fortalece cada vez más y en lo militar, sobre todo, atravesamos un gran momento de cooperación, con intercambios al más alto nivel y en la preparación de personal”, recalcó Gian.

El general chino ratificó la voluntad de su país de ayudar en la modernización de las Fuerzas Armadas, en lo cual colabora desde 2006. Recordó que gracias a las excelentes relaciones entre ambos países y ejércitos, se adquirieron helicópteros y aviones en China, donde se trabaja en el satélite de comunicaciones Túpac Katari, que se prevé lanzar en diciembre de 2013. Saavedra insistió, sobre todo, en la importancia que ha tenido para Bolivia que muchos de sus militares hayan podido superarse técnicamente en el país asiático, lo cual eleva la capacidad combativa de las tropas.

Según el Ministerio de Comercio de China, el año pasado el comercio bilateral fue de 660 millones de dólares y aumentó un 82% en comparación con 2010. Las exportaciones bolivianas al gigante asiático se incrementaron en 45% en 2011 y llegaron a 275 millones de dólares, mientras que las importaciones de China alcanzaron los 385 millones de dólares, con una subida del 100%. El mes pasado China entregó a Bolivia 374 maquinarias de construcción. Hace dos semanas, el gobierno chino donó un escáner de alta tecnología para contenedores a la Aduana de Bolivia. Otro proyecto se trata de 15 perforadoras de pozos de agua, convenio que se firmó durante la visita del presidente Morales a China.

Por otro lado, la República Popular China donó a Ecuador un Hospital Quirúrgico de Campaña Móvil mediante un convenio firmado por el ministro de Defensa Miguel Carvajal y el jefe de Asuntos Exteriores del Ministerio de Defensa chino Gian Lihua. La donación consiste en un carro ambulancia, tiendas desmontables, camas y equipamiento, vehículos de cirugía, laboratorio clínico, rayos X, ultrasonido tipo B, esterilización, farmacia y almacenamiento. El módulo incluye restaurante, preparación de oxigeno médico, generador de energía, ducha, purificador de agua, y área de apoyo.

Gian Lihua destacó que en “los 32 años transcurridos desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Ecuador, siempre se ha mantenido buenas relaciones bilaterales entre ambos Estados”. Ecuador y China han logrado avances entre las dos Fuerzas Armadas e intercambios en diversas especialidades, así como la cooperación en la formación del personal en materias castrenses.

En Colombia, el secretario de Defensa de Estados Unidos León Panetta anunció que su país autorizará la venta de 10 helicópteros al gobierno colombiano, cinco de ellos del tipo Black Hawk, para la lucha contra la guerrilla. Se trata de cinco helicópteros y otros cinco de carácter comercial.

En Perú se anunció la posible compra de 20 aviones de instrucción KT-1 surcoreanos, uno de los resultados de la visita oficial a este país del presidente Ollanta Humala. El mandatario peruano suscribió un acuerdo de asociación estratégica con su homólogo Lee Myung-bak. Fuentes especializadas indicaron que la empresa Korean Aerospace Industries (KAI), fabricante de las aeronaves, venderá en realidad 24 unidades, de las cuales entregará dos y el Servicio de Mantenimiento de la Fuerza Aérea de Perú ensamblará las 22 restantes.

Los KT-1 son unidades de instrucción y ataque ligero y que el gobierno peruano las pagará en partes, con un primer abono de 30%. Medios diplomáticos dijeron que la adquisición podría dejar sin efecto la posible compra de aviones Tucano, de Brasil, tratados en un intercambio de visitas entre los ministros de Defensa de ambos países, en diciembre y febrero pasados. Surcorea donó en 2010 a Perú ocho cazas de ataque A-37 dados de baja, con el fin de propiciar la compra de material bélico surcoreano y ambos países firmaron en abril pasado dos memorandos para la colaboración en materia de Defensa.