(ABI).- El Presidente Evo Morales y el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de España Jesús Manuel Gracia acordaron el miércoles el pago de un “precio justo” por la estatización de las acciones de la empresa Red Eléctrica Española (REE) en la nacionalizada Transportadora de Electricidad (TDE). Bolivia pagaría 80 millones de dólares como compensación en un plazo de 180 días

El 1 de mayo de 2012, el gobierno de Evo Morales decretó la nacionalización de las acciones de la Red Eléctrica Internacional SAU, subsidiaria de la Red Eléctrica Española, en la Empresa Transportadora de Electricidad SA (TDE). Bolivia subastó en 1997 el servicio de transmisión eléctrica en 39,9 millones de dólares. Según el Ejecutivo, se decidió estatizar las acciones de la TDE debido a la escasa inversión en la expansión del Sistema Interconectado Nacional (SIN) y porque es política del gobierno recuperar las empresas estratégicas que fueron privatizadas en la década del 90.

“Con relación a la nacionalización hemos acordado que habrá precio justo, la empresa y el gobierno trabajaremos de manera conjunta en los términos de referencia para que un tercero pueda llevar adelante la evaluación para establecer un precio justo”, informó el canciller David Choquehuanca después reunirse en Palacio de Gobierno con el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica de España. Calificó de “positiva” la cita con el Jefe de Estado. “Con España tenemos una alianza estratégica para nosotros es la puerta de entrada a Europa seguiremos trabajando en el fortalecimiento de esta nuestra relación”, complementó.

Por su parte, Gracia aseguró que España encontró una “respuesta positiva” de las autoridades bolivianas respecto a la compensación por la nacionalización de las acciones en la Transportadora de Electricidad. “Creo que es la forma más justa y razonable de dar salida a esta situación de tal manera que no entorpezca y no perjudique de ninguna manera la muy buena relación entre Bolivia y España”, afirmó.

Ratificó la predisposición del gobierno de España para mantener una buena relación con Bolivia, y descartó una supuesta suspensión de la cooperación española. “Tenemos que trabajar para que en un primer momento la solución al tema del TDE sea satisfactorio para Bolivia y la empresa española. En el ámbito bilateral de las relaciones mantener y seguir trabajando para que eso redunde en el beneficio ambos países”, remarcó.

En esa dirección, consideró que la respuesta del Gobierno boliviano fue “satisfactoria” y confió en que cualquier diferencia será abordada mediante mecanismos de “diálogo flexibles”, en el marco de las leyes y los acuerdos de protección de inversiones.

Consultado si a España le preocupa la nacionalización de otras empresas, Gracia dijo que Morales “disipó” cualquier preocupación, “siempre que las empresas cumplan la normativa interna boliviana”. “Hay buenas perspectivas porque la situación económica en Bolivia en términos macroeconómicos es buena y eso es una oportunidad para los bolivianos y para los extranjeros que quieran invertir en Bolivia”.

Aseveró que la voluntad del Gobierno español es mantener una “buena e intensa relación” con Bolivia, que actualmente abarca todos los aspectos de la relación bilateral, desde las inversiones, la cooperación para el desarrollo, la cultura y la concertación, entre otros.

Bolivia pagaría 80 millones de dólares como compensación por la expropiación de la transportadora de electricidad en un plazo de 180 días, adelantó el ministro de Hidrocarburos Juan José Sosa. La autoridad recordó que los españoles invirtieron alrededor de 81 millones de dólares en 15 años de operaciones en Bolivia.