A Evo Morales le critican también la falta de Independencia del BCB, tema tratado por Armando Méndez el 2008 en “La independencia del Banco Central de Bolivia: requisito para la estabilidad y el desarrollo económico” y a escala internacional por varios economistas como Antonio Fazio en 1990 y Ellen Meade el 2007.

Los opositores olvidan a sus Presidentes del BCB desde 1952: movimientistas, barrientistas, partidarios de dictaduras militares, adenistas, miristas y uno que otro independiente integrando el poder. En 54 años hubieron más Presidentes del BCB (37) que Presidentes de la República (34). Uno solo estuvo diez años como Presidente del BCB (1996/2006), y pocos cerca de tres años. El promedio: un año y meses. Con García Meza estuvo Marcelo Montero, actual secretario de ASOBAN.

La única mujer fue Tamara Sánchez Peña, cuando el control de divisas de la UDP con hiperinflación de 24.000% en el mercado negro, varios movimiristas se enriquecieron con la venta de divisas oficiales asaltadas a los ahorristas en la banca privada comercial ¡Si no era el drible de Raúl Garrón, el 2006 volvían al BCB como indigenistas! Hubiera sido fatal para el país y estabilidad del BCB (anécdota: con Salamanca (1931) un aymara por madre presidió al BCB).

Durante la Presidencia más longeva del BCB, había una hermandad del Estado turnándose entre el Minhacienda, Superintendencia de Bancos (SBEF) y BCB, referida en mi artículo de febrero 2001 “Camarillas propician y ganan con las liquidaciones” en El Deber y no.98 de Pulso, incluidos ex sindicalistas, que burlaban la Independencia del BCB. Fue la época de las liquidaciones de los Bancos BIBSA, BigBeni, Sur y BIDESA, que costaron centenares de millones de USD al TGN a través del BCB. Ejemplo: una ex ejecutiva del BCB iniciada en su departamento de desarrollo, pasó luego a actuar como Intendente en la SBEF y después retornó años como Gerente General al BCB. Incluso, gerentes y ejecutivos que trabajaron durante las quiebras de los bancos BIBSA, BigBeni y Sur, fueron adoptados por esa hermandad como Intendentes de liquidaciones de esos mismos bancos en la SBEF de Jacques Trigo y permanecieron con Fernando Calvo, uno de ellos como asesor de ambos.

La Independencia del BCB antes de 2006, que supuestamente existió, por más que se hagan referencias a elecciones constitucionales de sus Directores en diciembre de 1996, conducía al Presidente del BCB a cobrar ante el Mingobierno los “pluses” para sus funcionarios: ”a fin de mes llamaba al Director Administrativo del Mingobierno y se iba a recoger el ”plus” (ver artículo de Gustavo Guzmán en Pulso de junio de 2003). Jaime Durán Chuquimia en su artículo publicado en Página Siete del 15 abril 2002 y no.1267 de Análisis, “La Independencia del BCB” cita varios ejemplos de que tampoco existía antes de Evo Morales.

La realidad es que la Independencia del BCB en gobiernos anteriores al 2006 fue un ideal, como ahora.