Sismo político británico

Isaac Bigio

mayo 7, 2012Publicado el: 7 min. + -

El Reino Unido padeció de un sismo político a 3 meses de que las Olimpiadas se den en su capital. El 3 de Mayo se dieron las primeras elecciones que ha confrontado el primer gobierno de coalición conservadora-liberal demócrata de la historia británica, el mismo que está cumpliendo su segundo aniversario.

Sea cual fuere el resultado de las elecciones municipales de Londres del jueves 3 de mayo, su actual alcalde Boris Johnson se sentía ganador. Si triunfaba en ellas, él presidirá la mayor metrópolis europea y la sede olímpica por un segundo cuatrienio. Si perdía (que sería por muy poco) él sabe que habrá logrado rozar el 50% en medio de la ciudad más pro-laborista del sur de Inglaterra mientras que su partido ‘tory’ tiende a ser duramente castigado en las elecciones locales a nivel nacional y las encuestas le dan alrededor de un 30%.

En los países latinos de Francia a Suramérica es normal que un exitoso alcalde capitalino se lance a la presidencia, pero no en Reino Unido, país que recién tiene un burgomaestre londinense desde el 2000 y donde no hay presidente sino una reina y un primer ministro no electo directamente.

No obstante, Boris puede iniciar una nueva tradición. Él es hoy el miembro más popular del actual gobierno de coalición conservador-liberal. Es popular por su humor y andar en bicicleta por todo Londres. Mientras el primer ministro David Cameron, su gabinete y su partido se desploman en los sondeos, media semana antes de los comicios londinenses, Boris ha llegado a estar a 12 puntos por encima del laborista londinense más popular de esta generación (Ken Livingstone), pese a que los ‘rojos’ están a 2 dígitos de ventaja a nivel nacional.

Si bien la plana mayor tory requiere que Boris gane en Londres para evitar un posible desbanque de su gobierno, dentro de ésta hay mucho temor al nuevo estilo de tory de Boris y a que él quiera convertirse en el sucesor de David Cameron en la jefatura del partido y el premierato. El actual alcalde abiertamente se diferencia del poder central demandándole que no recorte presupuestos para obras y policías, incrementando los subsidios en los pasajes a los desempleados y enfermos y demandando una amnistía a los indocumentados.

Mientras Cameron es un campeón de la fidelidad conyugal y del matrimonio, Boris ve que su popularidad no se amengua ante escándalos amorosos y dos de sus vicealcaldes han sido abiertamente gays. Johnson propone hacer que los conservadores sean un partido no de los ricos sino de toda la nación, por lo que giró al centro.

Mientras el alcalde de Roma persigue a los inmigrantes, Boris se ufana de sus ancestros turcos y multi-étnicos. En una reunión que organizamos con él ante la comunidad iberoamericana de Londres, él confesó que se sentía latinoamericano por haber nacido en un hospital portorriqueño en Nueva York y en otra que él es casi mexicano pues iba a nacer en ese país si no fuese por la ayuda de un magnate de nombre Boris que ayudó a su madre a ir a alumbrar a EEUU, país donde él es ciudadano y también podría intentar la presidencia.

Jenny, la ‘bruja verde’

Jenny Jones es la mujer que más alto ha llegado en una encuesta para la alcaldía londinense. En los últimos sondeos ella aparecía tercera, posición a la cual nunca antes ha llegado su Partido Verde. De todos los candidatos a ser alcalde de Londres ella es la única que siempre ha estado en la Asamblea de Londres desde que esta instancia democráticamente electa se estableció en el 2000, habiendo sido electa 3 veces a esta cámara. Es también el primer y único miembro del ecologismo en haber llegado a ser teniente alcalde de Londres.

Jenny abiertamente pide que la gente que vote por ella de el segundo voto preferencial a Ken Livingstone (de quien fue su vice-alcaldesa) y que es importante que ella quede entre los 3 primeros puestos a fin de ayudar a las fuerzas progresistas y pro-medio ambiente, mientras que se castigue al liberalismo por haber entrado al gobierno tory.

Los verdes se ufanan de ser la fuerza que logró que la Asamblea de Londres aprobase pedir la amnistía a los indocumentados (tal vez un 10% de los 8 millones de londinenses) y ser el motor que viene presionando a que la mayor metrópolis europea sea uno de los campeones globales en la lucha contra el cambio climático.

Los verdes son el partido que más ha estado en las demostraciones pro-regularización de los inmigrantes y a favor de los mercados multiétnicos frente a los intentos de grandes corporaciones por eliminarles. Ellos apoyan un servicio de noticias en español y portugués para Londres, más documentos a nuestras lenguas ibéricas, un cabildo anual con los iberoamericanos, el reconocimiento de los iberoamericanos como bloque de 5 comunidades (hispano/latinoamericanos, brasileros, españoles, portugueses y lusoafricanos) y por un mes que honre a su cultura.

Estuve con Jenny en una presentación que hizo ante cientos de iberoamericanos en el sur de Lambeth donde ella concitó muchos aplausos. Por pura casualidad esta fue la segunda oportunidad que ella estuvo en uno de mis aniversarios y tuvo que cantar feliz cumpleaños en nuestras lenguas.

A diferencia de los otros candidatos quienes prometen más rebajas o pases gratis en el sistema de transporte público, la prioridad de ella es que los que se dan con petróleo se reduzcan para no contaminar el ambiente. Los conservadores le acusan de bruja por ser la candidata más hostil a dicho partido y a este gobierno.

Ella se jacta que los verdes avanzan dentro de los latinoamericanos pues el mayor partido suramericano en Inglaterra es el de los verdes colombianos de Mockus mientras que los verdes brasileros quedaron terceros en las presidenciales de dicho coloso, habiendo logrado un fuerte peso dentro de los evangélicos.

Sismo político

El jueves pasado se eligieron los municipios de 131 autoridades de Inglaterra, 32 de Escocia y 21 de las 22 de Gales, incluyendo todas las principales ciudades británicas. Los laboristas, que en Mayo del 2010 fueron echados del poder que detentaron desde 1997, obtuvieron un 38% de los votos frente al 31% de los conservadores y 16% de los liberal-demócratas. Los rojos ganaron 12 de los 25 asientos de la Asamblea de Londres (una cifra a la que nunca antes ha llegado partido alguno) y el municipio de Birmingham (el segundo del país), además de haber retenido Manchester, Liverpool y Newcastle (las mayores urbes del norte inglés).

El laborismo pasó de ser la segunda fuerza municipal urbana a la primera, habiendo incrementado en un 60% su número de concejales (ganó 823 concejalías subiendo a un total de 2159) mientras que los conservadores perdieron un 40% de sus concejalías (unas 405, quedándose solo con 1006) y los liberal demócratas se redujeron a casi la mitad de sus concejalías (perdieron 336 para quedarse con solo 431). El laborismo incluso avanzó frente a los nacionalistas de Gales, pero no en Escocia donde el Partido Nacional de centroizquierda fue el único que le produjo reveses en algunas partes del país.

El avance laborista ha acrecentado la pugna interna dentro de los 2 partidos oficialistas donde crecen los sectores que le echan la culpa del desfalco a sus respectivas alianzas. Hay conservadores que piden deslindarse de tantas concesiones a los liberales, mientras que en estos últimos hay quienes quieren serrucharle el piso a Clegg por haberlos tornado impopulares por su ingreso a un gobierno que produce recortes y que ha traicionado a varias políticas de su partido (como pedir una amnistía a los inmigrantes irregulares o no subir las matrículas universitarias).

La situación de Londres es algo que ha aliviado el descalabro oficialista. La casi totalidad de los cientos de municipios británicos no eligen directamente a su líder sino que este es nominado por la mayoría de los concejales, lo cual permite que la gente vote por los partidos y que estos sean quienes nominen a la autoridad municipal en función de las plazas conseguidas.

Desde el 2000, Londres elige directamente un alcalde lo cual hizo que en ese año un independiente (como entonces era Livingstone) ganase este puesto y luego que en el 2012 un conservador disidente haya retenido la alcaldía con un 51.5% de los votos (casi 20 puntos por encima de su partido a nivel nacional) debido a su carisma personal.

Atrás