La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Tarija (ABI).- Las autoridades electas y los cocaleros del trópico resolvieron el sábado convocar a una marcha que se realizará el miércoles 9 de mayo por las calles de la ciudad de Cochabamba, para la defensa de la democracia y el proceso de cambio liderado por el presidente Evo Morales. “Hemos decidido movilizarnos con el 100% de las bases por el respeto de la democracia y el proceso de cambio que ha costado sangre y luto a las organizaciones sociales”, manifestó el secretario general de la Federación del Trópico, Mario Castillo.

La resolución fue tomada en una reunión de realizada durante varias horas en la localidad de Lauca Ñ por los ejecutivos de las Seis Federaciones, asambleístas, alcaldes y concejales, donde se hizo un análisis de la situación política y social del país. Explicó que los reunidos en Lauca Ñ establecieron que es necesario movilizarse para rechazar las acciones de algunos dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y otros sectores que, en su opinión, politizaron sus demandas sociales.

Criticaron, por ejemplo, la convocatoria del ente matriz de los trabajadores para el acatamiento de un paro de 72 horas durante la próxima semana por una mejora salarial.Se fustigó el lanzamiento de la medida de presión, puesto que fue lanzada sin considerar los esfuerzos gubernamentales para ofrecer un 8% de incremento a los sueldos en esta gestión.

El dirigente manifestó que en el encuentro surgió también el rechazo a la marcha indígena convocada por la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), que se dirige hacia la ciudad de La Paz. La movilización tiene previsto llegar al centro político de Bolivia para exigir la anulación de la Ley 222, de consulta previa para la construcción de una carretera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

“La marcha no tiene legitimidad. Hay que ver no más que hace metido en eso Filemón Escobar y otros resentidos que están con la derecha y pretender dañar el proceso de cambio”, manifestó rl representante cocalero y mencionó también el problema del sector salud y fustigó la resolución de los médicos de mantener sus medidas de presión pese a la suspensión del Decreto Supremo 1126, que subió de 6 a 8 horas su tiempo de trabajo en los centros hospitalarios.

El presidente de la mancomunidad de municipios del Trópico de Cochabamba Rimer Ágreda anunció la planificación de movilizaciones en defensa de la democracia y el proceso de cambio, que en su criterio están siendo amenazados por sectores que buscan la inestabilidad del Gobierno.

“No podemos dejar en esta situación a que sectores intransigentes vayan perturbando y busquen inestabilidad en el país con los anuncios de golpe de Estado y referendo revocatorio, incluso la marcha indígena que pretende recuperar impacto político a favor de la derecha, no vamos a permitir”, dijo según un reporte de radio Patria Nueva.

La vicepresidenta de la Dirección Nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS) Concepción Ortiz rechazó también las protestas sociales que protagonizan la COB y el Colegio Médico de Bolivia porque -a su juicio- están comandadas por la derecha y sus logias. “La Dirección Nacional del MAS junto a las organizaciones sociales que están con el proceso de cambio rechazamos enfáticamente estas movilizaciones políticas de la derecha y sus logias”.

Semana de protestas

El Colegio Médico de Bolivia y trabajadores en salud rechazaron el sábado la suspensión del Decreto Supremo 1126, que reponía 8 horas laborales para ese sector y cuya aplicación dejó sin efecto la víspera el presidente Evo Morales resuelto a frenar la huelga de los galenos de 40 días.

“Los trabajadores del sistema público de salud reiteramos una vez más que el conflicto pasa por la solución que debe abrogarse el Decreto 1126 con otro decreto supremo y ratificamos la huelga general indefinida con las medidas colaterales que son los bloqueos de carreteras”, informó el secretario ejecutivo de la Confederación de Trabajadores en Salud, José Gonzales.

Pese a la decisión la víspera del presidente Evo Morales, de declinar la aplicación del decreto 1126, de elevar de 6 a 8 horas la carga horaria a los médicos y paramédicos del sistema fiscal de sanidad, hospitales y policlínicas del país mantuvieron cerradas sus puertas a los enfermos, unos 70.000 día, según datos extraoficiales citados por medios nacional e internacionales.

De igual forma, el representante del Colegio Médico, Cristian Trigoso, señaló que “los médicos rechazan la suspensión y definitivamente primero la abrogación y luego vamos a reformular el sistema de salud”. También ratificaron sus medidas de presión, entre ellas el bloqueo de carreteras y el paro indefinido. Se desarrollará “un sistema de movilizaciones que las van a profundizar en los próximos días”.

Respecto a la ‘cumbre nacional de salud‘, convocada por Morales, para “revolucionar” el sistema nacional de salud pública, ambos sectores anunciaron que en caso de realizarse el encuentro, en él deben participar todos los “actores de la salud”. Es decir “que deben participar organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, Unicef, el Defensor del Pueblo, Derechos Humanos, la población civil, obviamente los trabajadores en salud y los profesionales de ese sector”, apuntó Gonzales.

Los trabajadores en salud rechazan la participación de organizaciones sociales, que no estén involucradas en el conflicto del sector, porque el Gobierno “ya ha tenido su Cumbre Social para profundizar su proceso de cambio, ahora queremos que participe la población civil, que venga netamente con planteamientos técnicos”.

Por otro lado, el secretario ejecutivo de la Confederación de Chóferes de Bolivia Franklin Durán ratificó el viernes el paro movilizado de 48 horas que se implementará el 7 y 8 de mayo en contra de la Ley Municipal de Transportes y acusó al Movimiento Sin Miedo (MSM) de buscar la confrontación con grupos de choque. “El paro está plenamente ratificado. Seguramente están organizando los grupos de choque, no de los vecinos, sino del MSM. Hay mucha gente de la dirigencia vecinal que está en ese partido político y van a intentar hacer eso”, explicó a los medios.

Recordó que la Confederación de Chóferes de Bolivia determinó el paro movilizado de 48 horas en apoyo a los dirigentes de La Paz que rechazan la Ley Municipal de Transporte y Vialidad aprobada por el Alcalde de La Paz, Luis Revilla, el pasado mes de abril. No obstante, Durán informó que los chóferes intentarán evitar cualquier tipo de confrontación con la ciudadanía y aseguró que sus medidas de presión serán pacíficas. El dirigente del autotransporte no descartó la posibilidad de decretar un paro indefinido, si las autoridades municipales no atiendan sus demandas, “a la brevedad posible”.

El ejecutivo del transporte sindicalizado de Tarija José Larrazabal confirmó que los chóferes de esa región del país acatarán el paro nacional de 48 horas que anunciaron sus dirigentes nacionales. “El paro es en apoyo a los compañeros de La Paz y exigiendo la nivelación en los precios de los pasajes, porque hace varios años que nosotros mantenemos el precio de los pasajes, cuando todos saben que los repuestos subieron bastante”.

Respecto al incremento en el precio de los pasajes, ese dirigente explicó que el transporte urbano no tomará en cuenta el 8% de incremento al salario que estableció el Gobierno, porque de esa forma sería “ínfimo” el incremento. “Nosotros desde hace más de 10 años que no nivelamos el tema de los pasajes y nuestro sector está trabajando a perdida, todo sube”, recalcó.

Entre tanto, la Federación del Autotransporte de Cochabamba resolvió el viernes que sus afiliados no acatarán el paro convocado por sus dirigentes nacionales. “Se ha determinado no acatar el paro de las 48 horas que ha dictaminado la Confederación Sindical de Choferes de Bolivia, porque primero se debe gestionar un arreglo sobre el problema que tiene en La Paz”, dijo el secretario ejecutivo del sector Lucio Gómez.

Refirió que esa decisión salió de un ampliado regional de emergencia, que demando, además, al Gobierno del presidente Evo Morales y sus ministros encontrar soluciones inmediatas a los conflictos con la COB y los médicos y trabajadores del sistema público de salud. “Caso contrario, esta Federación del Autotransporte de Cochabamba seguramente tomará las medidas que el caso aconseje si no da solución, porque existe enfrentamiento entre bolivianos e inseguridad de trabajar como transportistas”.

El ejecutivo de los transportistas urbanos de Santa Cruz Roger Gonzales informó que ese sector tampoco acatará el paro nacional de 48 que anunció la Confederación. “El transporte en Santa Cruz no va a parar por respeto a los vecinos, por el respeto a nuestros usuarios. No queremos convulsionar más esta ciudad, no queremos perjudicar a los hermanos gremialistas y al pueblo que nosotros verdaderamente servimos”, dijo.

“Queremos desmentir (como chóferes de Santa Cruz) las versiones que indicaban que el anuncio del paro, para el próximo lunes y martes, era en exigencia a un incremento de tarifas del pasaje, el apoyo solo y exclusivamente era en contra de esa Ley maldita del señor (alcalde) Luis Revilla”, aclaró Gonzales.

Además, la Central Obrera Boliviana (COB) determinó un paro y movilizaciones para el 9, 10 y 11 de mayo en demanda de un mayor incremento salarial y anulación del decreto que establece las ocho horas de trabajo para el sector de salud pública. Además, el diputado indígena Pedro Nuni se reunió el pasado jueves con dirigentes de la COB en busca de apoyo a la IX marcha convocada por la Cidob.

“Nos reunimos con el máximo ejecutivo de la COB para agradecer su solidaridad y pedir que no solamente sea solidaridad sino un compromiso de apoyo en la parte de logística y física dentro de la marcha”, explicó Nuni, quien invitó a los dirigentes a de la COB a formar parte de una “lucha intransigente” por los derechos de todos los bolivianos, en alusión a la demanda salarial de la entidad matriz de los trabajadores.

“Esa invitación toma en cuenta que tenemos objetivos comunes, frente a un Gobierno que transgrede los derechos de los pueblos indígenas y principalmente la Constitución”, argumentó. En esa línea, Nuni dijo que acordó una nueva reunión con los dirigentes de la COB para el próximo martes con el objetivo de “dilucidar algunas observaciones y dudas”, sobre la política gubernamental.