Los docentes universitarios del sistema de la universidad pública y autónoma, reunidos en la II Conferencia Nacional Ordinaria de Docentes, ante la profunda crisis política y convulsión social que atraviesa nuestro país, determinan:

Denunciar ante la comunidad nacional e internacional, la flagrante violación a la autonomía universitaria, por parte de agentes de la policía boliviana, que irrumpieron en la Facultad de Medicina de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca, para detener estudiantes, y en actitud cobarde gasificar a docentes que se encontraban en huelga de hambre.

Expresar nuestro apoyo y solidaridad a docentes y estudiantes del área de salud de todas las universidades del sistema, en forma particular de la UMSA, UMSS y UPEA, que fueron reprimidos al reclamar por sus legítimos derechos.

Condenar la represión brutal de las fuerzas del orden hacia los compañeros indígenas, obreros, maestros, gremiales, universitarios, médicos y demás sectores movilizados, que no comparten la ideología totalitaria del gobierno, comparable solamente a las dictaduras militares que suponíamos quedaron sepultadas en el oscuro pasado de nuestra querida nación.

Rechazar la persecución judicial a autoridades universitarias, dirigentes docentes, estudiantiles y de otras organizaciones y movimientos sociales, coartando la libertad de expresión y el derecho a la protesta en defensa de los derechos ciudadanos.

Exigir en el marco de la autonomía universitaria y las leyes en vigencia, la reposición inmediata del derecho a la docencia asistencial simultánea en clínicas y hospitales precautelando la formación profesional idónea para los jóvenes estudiantes del área de salud.

Apoyar las demandas de la Central Obrera Boliviana, exigiendo al gobierno una mejora salarial justa que compense la elevación continua de la canasta familiar, y rechazar la aplicación de políticas de gobierno antipopulares que afectan directamente la menguada economía de los sectores más empobrecidos.

Expresar nuestra solidaridad plena a los colegas médicos y trabajadores de salud, que demandan justicia con la incorporación de su sector a La ley General del Trabajo, en la que por equidad deberían ser incorporados todos los trabajadores y trabajadoras del país, incluyendo los funcionarios públicos; eliminando así las odiosas discriminaciones entre los bolivianos a las que nos someten nuestros gobernantes.

Reprochar la falta de voluntad del gobierno nacional de dar solución a las justas demandas de los diferentes sectores de la población boliviana, que exigen la reivindicación de sus derechos ciudadanos y mejores condiciones de trabajo y de vida para sus familias.

Apoyar a los valientes pueblos indígenas de toda Bolivia, que iniciaron la IX marcha en defensa de la Ley 180 que prevé la protección del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure; demandando al gobierno que respete lo que ha suscrito, y deje a un lado su posición aceptando un trazo alternativo de la carretera que unirá Cochabamba y Beni, protegiendo el medio ambiente y nuestros recursos naturales.

Nos declaramos en estado de emergencia y alerta permanente en defensa firme de la autonomía universitaria, la institucionalidad de la universidad autónoma y pública, la restitución del estado de derecho, la libertad y la democracia; exigiendo al gobierno que dé el ejemplo en el respeto a la Constitución Política del Estado y las leyes en vigencia y promueva una cultura de paz que permita a todos los bolivianos y bolivianas convivir con dignidad, como verdaderos hermanos.

Por la II Conferencia Nacional Ordinaria de Docentes de la Universidad boliviana pública y autónoma:

Ing. Juan Carlos Kéri Mentasti, presidente Confederación Universitaria de Docentes.