Londres, Madrid, Berlín, Parísy Bruselas (PL).- Las economías de España y Reino Unido ingresaron en un estado de recesión al reportar una contracción en su Producto Interno Bruto (PIB) durante el primer trimestre de 2012. La recesión afecta ya a Italia, Bélgica, Holanda, Portugal y Grecia, y se pronostica una fuerte contracción económica en toda la zona euro.

Según datos preliminares de la Oficina Nacional de Estadísticas de Inglaterra (ONS), la contracción económica del 0,2% en el primer trimestre de 2012 estuvo precedida por una caída del 0,3% en los últimos tres meses de 2011. De esa forma, al acumular dos trimestres consecutivos de retroceso, la economía llego a una situación de recesión desde el punto de vista técnico.

El Reino Unido ya se enfrentó con el problema de la recesión entre abril de 2008 y junio de 2009: y ahora el descenso económico de enero a marzo de 2012 en comparación con el periodo octubre-diciembre del 2011 es superior a las previsiones de los analistas. No obstante, la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria consideró que el PIB de Inglaterra debe crecer este año en torno al 0,8%, seguido del 2% en 2013 y 2,7% para 2014.

El resultado contrasta con los vaticinios del Tesoro británico que apuntaban a un discreto crecimiento económico en el primer trimestre del actual ejercicio, atribuido a los efectos de la crisis de la deuda soberana en la Eurozona. La ONS señaló que las cifras adversas obedecen a una significativa contracción de la actividad en el sector de la construcción, la mayor en los últimos tres años.

Por otro lado, la economía española también entró en recesión en el primer trimestre de 2012 al registrar una caída del 0,4% del PIB, confirmó el Banco de España en su más reciente boletín económico mensual. La entrada de un país en recesión, de la cual España salió a principios de 2010, se define técnicamente por dos trimestres consecutivos de decrecimiento. Respecto al primer trimestre del año pasado, el PIB se contrajo 0,5%, con lo que pone fin a siete trimestres consecutivos de subidas interanuales.

En ese comportamiento influyó una continuada caída de la demanda nacional y una menor aportación al crecimiento del sector exterior. La contribución negativa del consumo y la inversión provocó que la demanda interna disminuyera 0,9% en términos trimestrales.

El sector exterior mantuvo su contribución positiva al PIB, aunque fue algo menor a la del trimestre precedente, pues pasó de 0,9 a 0,6%, lo que se debió a un ligero desplome de las exportaciones. Las ventas al exterior crecieron a un ritmo del 3%, la mitad del observado a finales de 2011, lo cual se enmarca en un contexto de desaceleración de los mercados mundiales. Esa debilidad de la demanda interna se reflejó, además, en las importaciones, que bajaron a una tasa cercana al 7,5% trimestral, con la única excepción de los bienes de consumo duradero, en particular los automóviles.

En Alemania, la producción industrial cayó en diciembre de 2011 a su peor nivel desde el inicio de la crisis financiera global en 2008. En términos interanuales, el apartado bajó 0,9%, principalmente por la debilidad de la demanda a causa de los problemas de deuda en la Eurozona. Posteriormente, el retroceso de la producción industrial en febrero de 2012 aumenó los riesgos de recesión en la llamada locomotora europea, informó el Ministerio de Economía.

El indicador cayó 1,3%, superior al 0,5% pronosticado por los analistas. La entidad atribuyó el resultado sobre todo al clima frío que perjudicó al sector de la construcción y a la debilidad de la demanda. Analistas de Newedge Strategy reiteraron que las dificultades de la economía de la zona euro también golpean a la economía alemana, pues el 40% de su PIB depende de las exportaciones. Opinaron que los datos reportados apuntan a un crecimiento excepcionalmente débil del PIB a principios de año, a la vez que no descartan una contracción en el segundo trimestre.

Vaticinan recesión en la Eurozona en 2012

La zona euro está en un período de ligera recesión que se extenderá durante el primer trimestre de 2012, confirmó en diciembre de 2011 el Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos de Francia (Insee), tras observar la degradación paulatina de la coyuntura económica desde el final del verano de ese año, acompañada por tensiones crecientes del financiamiento a la deuda pública.

Factores influyentes en esta coyuntura han sido las políticas de austeridad y rigor presupuestario aplicadas por los gobiernos para contener la crisis de la deuda. Estos ajustes significan un freno a los gastos públicos y afectan el ingreso y el consumo de los hogares, señala el informe del Insee, y pronostica que la intensidad de la recesión será variable en cada país y los efectos más negativos se sentirán en España e Italia y serán menores en Alemania y Francia.

En enero de 2012 el Banco Mundial advirtió que los países europeos acogidos a la moneda única sufrirán una contracción de 0,3% en su PIB en 2012. El anterior pronóstico de la institución, emitido en junio del año pasado, daba una perspectiva favorable de crecimiento de 1,8% para la eurozona.

Los 17 países del grupo enfrentan una combinación de dificultades económicas y financieras, lo cual hace muy difícil lograr una recuperación durante los próximos 12 meses y sólo en 2013 comenzarán a dar señales positivas, señaló la entidad. A ello se agreg un entorno mundial muy negativo, caracterizado por la baja en las cotizaciones de las materias primas, la energía, los metales y la producción agrícola.

En el conjunto de la Eurozona y la Unión Europea (UE) el PIB experimentó una contracción del 0,3% en los últimos tres meses del pasado año. Según la oficina de estadísticas Eurostat, se trata del primer resultado negativo en dos años, para limitar la expansión promedio de los 17 países vinculados a la moneda única al 1,5% en 2011.

Bélgica entró en recesión con seis meses consecutivos de baja en su PIB, luego de que en el cuarto trimestre del año pasado su PIB cayó al 0,2%, después de una baja de 0,1% en el tercero. La anterior recesión en el país ocurrió en el período 2008-2009 y fue consecuencia de la crisis originada por la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers.

Italia se sumó a las filas de los países golpeados por la recesión con una contracción del 0,7% del PIB en el último trimestre de 2011. La agencia Istat recordó que el PIB italiano ya había cedido 0,2% en el periodo de julio a septiembre, a lo cual se añade el nuevo descenso. De esa forma, la economía ingresó en la fase técnica de recesión al acumular dos trimestres consecutivos de descenso.

La recesión afecta ya a Italia, Bélgica, Holanda, Portugal y Grecia, con posibilidades de incorporar nuevos integrantes a ese negativo grupo. Los analistas mencionaron el caso de Chipre, que cedió 0,8% en el tercer trimestre y tuvo un crecimiento cero del PIB en la etapa octubre-diciembre.

La Eurozona integrada por 17 países vinculados a la moneda común ingresará este año en una etapa de recesión, con un retroceso del 0,3% en el PIB, según estimados de la Comisión Europea. Se esperan números rojos en el primer trimestre del actual ejercicio, seguidos de crecimiento cero en el periodo abril-junio.

Para el tercer y cuarto trimestres se pronostica un avance discreto del PIB en torno al 0,2%. El Banco Central Europeo (BCE) estimó que el crecimiento económico promedio de la Eurozona podría limitarse este año a un discreto 0,1%, lo cual le obligó a flexibilizar su política monetaria.

El presidente del BCE Mario Draghi advirtió del peligro para la economía de la zona si los precios no caen por debajo de su meta de inflación del 2% hasta el próximo año. La tasa de inflación en la Eurozona cayó menos de lo esperado en marzo, debido al incremento de los precios del petróleo, de acuerdo con Eurostat. El indicador subió 2,6% interanual frente al 2,7% de febrero.

Con ese panorama, la Comisión revisó a la baja los pronósticos de expansión para 2012, con cifras anuales negativas para nueve países, entre ellos Grecia, Portugal, Bélgica, España, Italia, Chipre, Holanda, Eslovenia y Hungría. Entre los casos más graves figura la economía griega pues se espera una contracción del 4,4% del PIB, a pesar del paquete de asistencia financiera aprobado por valor de 170 mil millones de dólares.

Instituciones multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya revisaron a la baja las perspectivas de expansión económica para 2012 a nivel global. Según el FMI, “el panorama económico es difícil. La recesión ya está en marcha y se espera que el PIB se estancará en 2012, antes de una lenta recuperación en 2013”.