Que la historia se repite no es un decir… Los que marchan, hombres y mujeres, niños y ancianos -no el poder, no los burócratas, no las estampitas- son los que van a decidir si lo que viene es tragedia, farsa, epifanía, encuentro, epitafio…

A y en defensa de la CIDOB

Que la historia se repite no es un decir

Primero lo dijo Hegel –tras asegurar que los pájaros de la Amazonía cantarían mejor si los indios desapareciesen

Luego lo dijo Marx –y corrigió y aumentó a su maestro proclamando

Señores: la historia se repite: primero como tragedia, luego como farsa

Alguien, yo también, corregimos y aumentamos al autor de El Capital

Señoras, sabemos los de aquí: la historia se repite: primero como tragedia y luego como tragedia

Puesto en valor geológico el asunto

Ni Hegel ni san Marx ni sus epígonos ni los demás santitos

Pueden entender que Esto Es Bolivia –EEB

Y que aquí si la historia se repite como farsa o como tragedia

Es, ante todo, cuestión de estado, de gobierno, del poder

De los que mandan

Que los mismos pies vuelvan a repetir la travesía, la épica, la alegría, el drama

Que a la octava marcha en defensa del TIPNIS

Siga la novena marcha en defensa del TIPNIS

Es otra cuestión

No de estado, no de gobierno, no del poder

Es cosa de hombres y mujeres

De niños y ancianos

Que ya no quieren que se repita la historia

Que están dispuestos a hacer un tajo entre las tragedias y las farsas

Que la lógica occidental –la del señor Hegel, la del señor Marx

Un día encuentre, un día le nazca, le crezca, se le enraice otra lógica

La de los pies de los que marchan

Ellos son los que van a decidir

No el poder, no los burócratas, no las estampitas

Si lo que viene es tragedia, farsa, epifanía, encuentro, epitafio

O qué será

Vayan, señores y señoras, a preguntarles a los pies de los que marchan

Qué carajo será

Lo que se viene

Lo que está a punto de empezar

El poder, este poder –que es una farsa

Todo poder es una farsa diría mi amigo anarquista

Los ha querido dividir, comprar, humillar, denigrar, confundir

Los ha buscado engañar, corromper, despellejar, desalmar, desorganizar

Los ha querido heridos, batidos, moribundos, agónicos, pidiendo pita y antenas de ENTEL

Los ha querido arrodillados, aplaudiendo, acusándose, mortificándose, matándose entre ellos

Los ha querido rendidos, mutilados, cagados, recagados por la historia y las circunstancias de esta puta historia plurinacional

Los ha vuelto a querer invisibles, olvidándose, prometiéndose, perdonando

Las ofensas de Chaparina y de todos estos años y siglos

Sin saber, sin sentir, que lo único que se merecen

Las personas, los pueblos y los dioses es RESPETO

Ese poder, este poder –que es una farsa- está jodido

Jodido está porque este poder carece de alma –creí, y creí suficiente, que este poder naciente y nacido en Bolivia podía ser otro poder, uno distinto, uno con ajayu

Jodido está porque este poder, se quiere cortar las piernas, se quiere mutilar los brazos, se quiere arrancar el corazón, su propio corazón, que son los pueblos de las Tierras Bajas –la esencia cuantitativa de la plurinación, la esencia cualitativa porque ellos son minoría, son pocos, son sobrevivientes, y de lo que se trata, jefes, es de aceptarlas, protegerlas, dignificarlas, sino es así, como dice el blues, siempre es lo mismo, nena; siempre es lo mismo, Evo

Jodido está porque no se puede vivir sin amor, porque el que no ama, es un imbécil, es un psicópata, o es un ministro del gobierno

Jodidos la verdad estamos todos –porque ellos son el gobierno, el poder, las armas, el monopolio de la violencia y de la falta de respeto

Por eso, la verdad, te insisto, está despojada en los pies de los que marchan, los que van a marchar

Por eso, la verdad te aclaro, estará despellejándose en esos pies

Por eso, la historia ni es tragedia ni es farsa

La historia es lo que es

La escribirán esos pies

Solamente esos pies

Es su historia

Es otra historia

Es nuestra historia también.

Río Abajo, 23 de abril de 2012