Los de la derecha aman lo que dicen detestar del marxismo, el materialismo; traducido en acumulación al estilo más primitivo, por la fuerza. Los grandes clásicos del Socialismo nos dejaron enseñanzas en la perspectiva de la toma de consciencia de nuestra problemática, para generar fuerzas en la línea de los explotados; “Proletarios de mundo uníos” (asemejable a realizar “políticas de alianza”), para lograr correlación de fuerzas favorables en toda instancia de decisión, y así, generar paradigmas de lucha que nos permitan avanzar hacia una sociedad sin explotados, de convivencia pacífica, equilibrando el desarrollo humano con el cuidado del Planeta, el Socialismo. Si se lo implementaba por la vía del enfrentamiento o el voto en las urnas, era y es un tema de soberanía de los pueblos, según las condiciones en que se encuentren. Si estas enseñanzas están en la antítesis del capitalismo, reconocidos como tal, resulta en extremo difícil en las masas; porque median conductas que empañan la ideología de los explotados. Canallescamente, hoy la derecha pretende robarnos historia manejando la mentira. Dos décadas de ideología neoliberal, han penetrado tan profundamente en el ego de las personas que desnaturalizan la razón de ser de las organizaciones que conducen. Los explotados haciendo lo que la derecha no puede para eclipsar el Proceso de Cambios que ataca intereses oligárquicos e imperialistas. Sin reflexión que doblegue lo intestino, el salarialismo. La reivindicación intransigente en la campaña de la derecha.

Mucho se conoce y se ha escrito sobre los males perniciosos de la humanidad. Grandes pensadores y luchadores, han hecho esfuerzos denodados para cambiarlos, al extremo de ofrendar sus vidas. Esa reyerta que fue política e ideológica persiste insospechadamente. Lo malo está en que los verdaderos propietarios de la ideología revolucionaria no lo asimilen y lo asuman como suya, tan pronto como necesaria sea. Tomar consciencia de clase en sí y para sí. La derecha lo ha hecho históricamente con mentalidad fascista y maquiavélica innata; endilgando su perversidad al adversario para denigrarlo y derrotarlo. Haciendo todo lo que no quisieran que se haga con ellos en la disputa por el poder para ejercerlo.

Nuestro país en vías de transformación estratégica, está muy problematizada con ciertas paradojas; porque el gobierno no cuenta con un sustento político partidario monolítico; política e ideológicamente estructurado; o con el concurso militante de organizaciones como la COB, la CSUTCB, CONALJUVE, Magisterios y otras que contribuyan en la orientación que precisan las masas para profundizar el Proceso de Cambios. Más allá de la simple reivindicación, conducir en la línea de la Liberación Nacional y Social; aprovechando la actual coyuntura que nos brinda condiciones favorable para los avances del campo popular. Por ahora, una estrategia imposible; porque la derecha, a más de detestarlos como clase, los utiliza para sus fines; cabalgando en “dirigentes” indígenas y sindicales (con mentalidad neoliberal), con consignas ambientalistas y de reivindicación radical, para truncar el Proceso que nos legaron los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”. Quienes en su mayoría desocupados, ofrendaron sus vidas, no por salarios, sino en una muestra visionaria de lo que se debe hacer por un nuevo tipo de Estado que no sea el neoliberal, cuyos gobernantes huyen de la justicia como verdaderas ratas que enajenaron el Aparato Productivo del Estado.

“El grado de desarrollo económico que alcanzan los pueblos, determina su grado de desarrollo social, y éste a su vez, su desarrollo político, cultural, etc.”. Es decir, lo económico viene a ser el factor que determina las condiciones de vida del ser humano, por ello se justifican sus constantes luchas. Intentando que la producción se distribuya de acuerdo a la cantidad y la calidad del trabajo prestado; en la perspectiva de que se lo distribuya a cada quien según su producción, sin patrones. Con más distribución y menos acumulación privada. Por ello, los “autonomistas”, centralistas de la acumulación y el poder, detestan el “centralismo” que regule la economía del Estado Plurinacional con Autonomías; profundizando la descentralización sin poner en riesgo la unidad y Estrategia de Desarrollo Nacional.

El ser humano por naturaleza, tiende a desarrollarse en el medio en que se encuentre, y siempre observando las mejores y mayores condiciones para su sobrevivencia. En ello, se han encontrado complejos intereses, los más perniciosos; la acumulación y el ejercicio del poder para la explotación. Choque de intereses, hoy severamente enfrentados, entre élites que se desploman y pueblos que se levantan liberando sus economías. Siendo así, la orientación política e ideológica, hoy más que nunca se hacen imprescindibles. A desdén de los que confabulan con la derecha cínica y adversamente.

En la larga historia de los explotados, predominó el engaño, con resultados espeluznantes. Veamos algunos indicadores: los Imperios supieron hacer una mercancía del ser humano y carne viva para los circos; utilizaron métodos crueles inimaginables para escarmentar rebeldes (crucificar, descuartizar, colgar, etc.); se pelearon entre familias; entre religiones patológicas e inquisitoriales; en nombre de Dios. Y todo fue por ejercer el poder, tan horrorosos, como en Bolivia fueron los gobiernos de Víctor Paz Estenssoro (MNR), quien desnaturalizó la Revolución de 1952 (con indemnizaciones y salarios distrajo a los revolucionarios y desnacionalizó los hidrocarburos) predestinando sus gestiones a la oligarquía y el imperialismo; la de Adolfo Hitler en Alemania; quien engañando a los obreros (haciendo gala de la adulación y la mentira, utilizó los sueldos y salarios como anzuelo político) transformó el Partido de los Obreros en el Partido Nacional Socialista, en la línea del fascismo de Mussolini; en una nefasta pretensión de dominar el mundo.

De lo anterior deducimos; que con la complicidad de sátrapas y testaferros que tuercen la consciencia de los explotados; los imperios igual se desploman gracias a la soberbia de sus líderes. Sin embargo, resabios de ellos persisten en la mentalidad de elites en desastre económico, cuya desesperación trasunta en el desarrollo sofisticado del terror bélico-asesino y mediático-mentiroso, digitado desde EE.UU. para la dominación.

Así como ocurrió y ocurre en Medio Oriente y parte de África, se intenta ensangrentar a los pueblos que decidieron su liberación en Latino América y el Caribe. Las embajadas, las ONG(s) y las iglesias en nombre de Dios; se han propuesto revertir tal situación; para restablecer el colonialismo con armas “inteligentes” y el manejo de la mentira como doctrina “moderna”. Si hace siglos atrás utilizando “aventureros”, la corona española impuso su dominación con la cruz y la espada, hoy, en tiempos modernos; se lo pretende hacer con armas modernas, mercenarios a sueldo y delincuentes muy bien entrenados. Azuzando y aprovechando la buena fe de las masas que aún son fácil presa de la mentira y del engaño. En Bolivia y en el resto del Planeta.

La mejor muestra de lo que afirmamos está en la movilización macro, desplegado por el Estado Vaticano, con la consigna de “necesidad de libertad” en países de alta sensibilidad social y libertad como lo es Cuba -país hermano que sufre la crueldad del bloqueo económico por más de seis décadas, pero; promueve ayuda en salud y educación a los pueblos que buscan su liberación-; quizás pretendiendo que suceda lo mismo que hizo su antecesor en Checoslovaquia para desmoronar la ex URSS, acá, para destruir la naciente CELAC y UNASUR. Pero; no existe reflexión pontificia, ni de sus similares, para con los responsables de masacres en masa, mediáticamente timoneadas con la mentira, para robarles lo que Dios les dio en naturaleza -con el aval de la OTAN y la dirección de EE.UU-, hidrocarburos que mueven la economía del Planeta. Colateralmente, aparecen “expertos” con acusaciones temerarias sobre terrorismo y narcotráfico en los países que han decidido su liberación, entre ellos Bolivia. Perniciosas coberturas mediáticas para justificar una intervención ensangrentando pueblos que luchan por su emancipación.

Una chifladura que debemos saberlo leer denunciando la existencia de una estrategia sangrienta de dominación, diseñado por las élites de los países más belicosos del Planeta -cuyos mercados del negocio de las armas, las drogas y el lavado, son la fuente de ingresos más grandes de los países “desarrollados”-; con medios y analistas “inteligentes” que tienen un libreto por cumplir a pie juntillas, justificando lo injustificable. Es así, como se tramaron las guerras en Asia, y ahora en Medio Oriente y parte de África; entre “rebeldes” (derecha) y gobernantes (que se han desmarcado del imperialismo). Los medios cómplices no reflejan la crueldad de las invasiones que vulneran el derecho a la vida de mujeres, niños y ancianos. La agresión se da en los Estados donde el imperialismo ha perdido o va perdiendo poder.

Lo antes indicado, tiende a suceder en nuestro país. La derecha está utilizando a ciertas organizaciones con dirigentes sátrapas, que han hecho abstracción de su clase, para arremeter contra el Proceso Cambios. Así es, cómo están quebrantando el derecho de los pueblos oprimidos a desarrollarse soberanamente para su liberación (fundamentalmente con salud y educación) atacados por médicos, trotskistas y pseudo revolucionarios. ¡Cuánta falta hace movilizar al pueblo debidamente conducido!, contra estos y otros atentados que impiden la Liberación Nacional.

Y es que la derecha estructuralmente funciona. Tiene capacidad reaccionaria en las masas, para empujarlas a huelgas y bloqueos; medidas despreciables y perjudiciales para sus intereses en la época neoliberal. Piden cualquier cosa sin antes ver la “racionalidad” de los planteamientos para un país que no ha dejado de ser pobre, atrasado y dependiente; se olvidaron de la capacidad de disponibilidad (antes, sujeto al chantaje de impuestazos y gasolinazos). Ahora, la asistencia económica a los pobres a través de bonos es tildado como un despropósito respecto a las inversiones. Que el desarrollo del país debería ser una competencia sólo del sector privado y no del Estado (¿el robo del LAB? ¿Lo negro en Aerosur y otros casos? ¿La caída de los países “desarrollados” con las deudas más grandes del mundo?, no tienen nombre), siendo que se sirvieron de él al extremo del saqueo cínico; y etc., etc., etc. Esto ha cambiado para bien de todos. Que la derecha no lo quiera comprender por defender intereses oligárquicos e imperialistas, está claro; pero que la conducción de la COB se alinee con ellos, está muy mal. Los hechos reflejan una triste realidad en la conducción de masas, desgraciadamente.

Sin embargo, a consternación nuestra; como en Bolivia, verdugos de la humanidad y el planeta, están haciendo gala de la mentira en propósitos perniciosos sobre lo que dicen defender: derechos humanos (y asesinan en masa impunemente), cuidado del medio ambiente (y son los que lo envenenan cotidianamente), cuando se encuentran en una crisis económica de proporciones inconmensurables, no por compartir, o por inversiones para el desarrollo humano; sino, por su angurria de acumulación maquiavélica sin límites, contrastados por la Liberación Económica de los países pobres que van rompiendo su dependencia. Ejemplo último, la presidenta de los argentinos, Cristina Fernández Vda. De Kirchner, nacionalizó el 51% de las acciones de Repsol en YPF, y goza del 90% de apoyo, incluidos los empresarios privados, excepto el ala radical de la derecha a la cabeza del gobernador Mackri de Buenos Aires y ciertos medios como “El Clarín”, que lanzan consignas agoreras torciendo la verdad. El pueblo español también lo apoya en su mayoría. No hay peor enemigo que el que se tienen en las propias entrañas.

Los intereses están confrontados y tienden a agudizarse en todo el Planeta, no en la perspectiva histórica de las masas para imponer un nuevo tipo de Estado Soberano, en base al Poder de la Consciencia del Pueblo en las urnas. Esto está claro para las oligarquías nativas y el imperialismo. La posibilidad de robarles el Poder del Estado, con todos sus defectos, al pueblo trabajador; ya no es “posible” asestando sangrientos golpes de Estado. Entonces, con la ayuda de sátrapas internos, han diseñado una intervención mucho más cruel y sangrienta que lo que hicieron con el ignominioso Plan “Cóndor”. La creación de una “rebeldía” interna para corroer las entrañas de los Procesos de Liberación, con consecuencias imprevisibles. Por ello la urgente necesidad de dotar a las masas de una corriente de pensamiento político e ideológico en la línea de los explotados, para hacer frente a la demencia del capitalismo salvaje en desastre económico.

¡Deberíamos tener sumo cuidado con las reacciones de la oligarquía y el imperialismo; pero mucho más, de los sátrapa, testaferros y pseudo revolucionarios de por medio, porque son capaces de asestar un golpe de traición indolente en pleno corazón al pueblo!. Y echarle la culpa al mismo pueblo. Luego de atacarle en su salud yeducación, en su desarrollo humano;es ver una rara forma de defender al pueblo para su liberación.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-31-Marzo-2012