(SENA-Fobomade).- El gobierno adjudicó a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) 42 nuevas áreas de exploración y explotación hidrocarburífera, con lo cual duplicó la extensión de la zona de prospección reservada para la petrolera estatal, de 11 millones de hectáreas a 22 millones de hectáreas en un total 98 áreas en los nueve departamentos de Bolivia.

El 13 de mayo de 2007 el Poder Ejecutivo dispuso la reserva y adjudicación de 33 áreas de interés hidrocarburífero a favor de YPFB mediante Decreto Supremo 29130, y por decreto supremo 0676 del 20 de octubre de 2010 aumentó a 56 las áreas concedidas a YPFB.

Las 56 áreas de 14,9 millones de hectáreas se encuentran en zonas protegidas, parques naturales y territorios indígenas: Más de 690 mil hectáreas al interior del Madidi; al menos 154 mil hectáreas en el área de manejo integrado Aguaragüe; 100 mil hectáreas en el área de manejo integrado Iñao, y más de 723 mil hectáreas en el TIPNIS.

De las 56 áreas adjudicadas a YPFB en 2010, 12 cuentan con contratos aprobados; cinco esperan su aprobación en la Asamblea Legislativa; 23 áreas cuentan con Convenio de Estudio concluidos, otros en ejecución y otros en negociación para firma de contratos de exploración y explotación; quedando 16 áreas sin compromiso, precisó el viceministro de Exploración y Explotación de Hidrocarburos Eduardo Alarcón.

A fines de mayo de 2011, YPFB solicitó incrementar de 56 a 98 las áreas de exploración en los nueve departamentos del país, esperando que el Ejecutivo apruebe el nuevo requerimiento hasta el mes de junio de ese año. Sin embargo, el trámite se demoró.

YPFB tuvo que evaluar el potencial hidrocarburífero de cada una de las áreas; posteriormente la información fue analizada en el Viceministerio de Exploración y Explotación, dependiente del Ministerio de Hidrocarburos y Energía; y luego se observaron las ubicaciones de las áreas respecto a las áreas protegidas nacionales y departamentales.

El Ministerio de Culturas analizó si existen rasgos arqueológicos o culturales en las áreas concedidas a YPFB, y solicitó tener mucho cuidado cuando se haga trabajo de prospección, especialmente sísmica, y se construyan caminos y planchadas.

Finalmente, el Ejecutivo accedió al pedido y aumentó de 56 a 98 las áreas de interés hidrocarburífero en favor de YPFB con el propósito de dar un fuerte impulso a la exploración de hidrocarburos y lograr incrementar las reservas de gas y petróleo, confirmó el 20 de abril de 2012 el viceministro de Exploración y Explotación de Hidrocarburos.

“En reuniones realizadas en UDAPE conjuntamente con representantes del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas, Ministerio de Culturas, Ministerio de Planificación e YPFB se hizo un análisis detallado, quedando como conclusión garantizar el cumplimiento de los Artículos 32, 132 y 133 de la Ley N. 3058, Ley N. 1333 de 27 de abril de 1992 y sus Reglamentos Específicos”, aseguró Alarcón.

Las 42 nuevas áreas se encuentran ubicadas en zonas tradicionales y no tradicionales distribuidas geográficamente de la siguiente manera: Dos áreas en Pando, un área en Beni, seis en La Paz, tres en Oruro, dos en Cochabamba, 19 en Santa Cruz, tres en Potosí, tres en Chuquisaca y tres en Tarija.

“En los nueve departamentos existen áreas de interés hidrocarburífera en las cuales YPFB por sí sólo o a través de empresas petroleras puede invertir en exploración y explotación. Se pueden realizar los convenios de estudio o ir directamente a un contrato de exploración y explotación, como dice la norma”, explicó el Viceministro.

El decreto 0676 autoriza a YPFB suscribir Contratos de Servicios Petroleros con empresas nacionales y/o extranjeras, y conformar Sociedades Anónimas Mixtas, asumiendo la responsabilidad de preservar, desarrollar, proteger y difundir las culturas existentes en el país, y “emplear tecnologías adecuadas que permitan mitigar los impactos socio-ambientales y culturales”.

Además, precisó Alarcón, previa a la ejecución de las actividades hidrocarburíferas en las áreas reservadas, estas deberán ser informadas a las autoridades Nacionales, Departamentales y Municipales relacionadas directamente con la gestión de las actividades del sector hidrocarburos.

Según Alarcón, “de esta manera estamos dando un fuerte impulso a la exploración hidrocarburífera porque en el país necesitamos descubrir nuevas reservas de gas y líquidos para asegurar el abastecimiento del mercado interno, la industrialización, el mercado externo y la búsqueda de nuevos mercados”.

* Servicio de Noticias Ambientalesdel Fobomade.