La casa londinense Mullock subastará a fines de abril un par de anteojos, una rueca, un libro de oraciones y varias cartas de Gandhi, además de un puñado de tierra y briznas de hierba ensangrentada tomadas del sitio donde fue asesinado al artífice de la independencia de India.

Gandhi fue asesinado el 30 de enero 1948, y momentos después de ser retirado su cuerpo, un transeúnte ocasional, P. P. Nambiar, recogió una pequeña porción del terreno donde había caído. La casa Mullock ha puesto a la venta ese puñado de tierra y otros objetos personales del insigne indio, esperando recaudar alrededor de 80 mil libras esterlinas.

El biznieto del mártir Tushar Gandhi calificó de “abominable y sórdida” la decisión de rematar unas gotas de sangre seca del héroe y lamentó no poder iniciar una acción legal para evitarlo. El también director de la Fundación Mahatma Gandhi criticó al gobierno indio porque es incapaz de impedir la mercantilización de objetos patrimoniales, una afrenta al orgullo nacional.

Un alto funcionario del Ministerio de Cultura confesó a la agencia de noticias IANS que están impedidos de tomar cartas en el asunto. “La política del ministerio es la de no alentar ventas de ese tipo, pero el gobierno no puede detener una subasta privada”, dijo.

“¿Cuál es la idea de poner a la venta los recuerdos de un hombre que fue un apóstol de la no violencia y la paz? Es irónico, porque Gandhi fue un minimalista clásico”, criticó la nieta del Mahatma Tara Gandhi Bhattacharjee. Lamentó que en medio de la globalización del ideario gandhiano, hay quienes han descubierto como explotarlo “sin que podamos hacer algo por impedírselo”.

Negocian con la ropa de Chaplin y Superman

Uno de los populares sombreros bombín que solía utilizar el actor británico Charles Chaplin junto a su bastón de caña fueron subastados el 2 de abril en Nueva York. Un comprador anónimo pagó 58 mil dólares por el sombrero y 42 mil por el bastón. En 2005 otro coleccionista pagó poco más de 300 mil dólares por el bombín que usó Chaplin en El gran dictador (1940) y El vagabundo (1915).

Organizada por la casa Julien’s Auctions, la subasta aunó en Beverly Hills a coleccionistas que adquirieron de primera mano la chaqueta que vistió Clark Gable en el clásico Lo que el viento se llevó (1939), vendida en 57 mil dólares; el traje de Superman IV que lució Christopher Reeve en 1987, comprado en 32.500 dólares, y varios atuendos de la fallecida princesa Diana de Gales.

Los coleccionistas también compraron adornos y vestidos que pertenecieron a Marilyn Monroe, Judy Garland y Grace Kelly. De Monroe se puso a la venta una colección de cartas personales, fotografías y uno de los pantalones que exhibió en River of no return (1954).

Por otro lado, a fines de diciembre de 2011 la casa Sotheby’s subastó en Londres un pequeño manuscrito redactado por la novelista inglesa Charlotte Bronte (1816-1855) a los 14 años, pieza que fue vendida en más de un millón de dólares al Museo de Cartas y Manuscritos de París.

El texto de 1830 fue publicado con el título de The young men’s magazine. Se trata de un diminuto manuscrito con cuatro mil palabras desplegadas en 19 folios de 35 por 61 milímetros cada uno. Es el segundo de los seis números que escribió Bronte y representa su primera explosión de creatividad, según el experto Philip Errington.

Más cultura a la venta

La casa Sotheby’s rematará el 2 de mayo en Nueva York una colección de arte impresionista y moderno en la que destacan piezas del español Salvador Dalí, del belga René Magritte y del alemán Max Ernst. El lote incluye el lienzo Primavera necrofílica pintado por Dalí en 1936, valorado en más de 12 millones de dólares.

Los coleccionistas tendrán a su disposición otros originales como El canapé azul del belga Paul Delvaux, a la venta con un precio estimado en cinco millones de dólares; y Leonora en la luz de la mañana de Max Ernst, con igual valor. De René Magritte se podrá acceder a cinco piezas, cada una valorada en 3,8 millones.

En la oportunidad también será subastada una de las cuatro versiones de El grito del pintor noruego Edward Munch (1863-1944), valorada en unos 80 millones de dólares. Esta versión consta de una detallada explicación de la obra, escrita por su creador. También se podrá adquirir Mujer sentada en una silla de Picasso -estimada en 30 millones de dólares-, y una selección de lienzos de Miró, cada uno de ellos en unos 10 millones de dólares.

El 9 de mayo Sotheby’s subastará el cuadro Figure writing reflected in mirror, “una de las pinturas más poderosas y sofisticadas” del artista irlandés Francis Bacon (1909-1992), con un valor de partida de entre 30 y 40 millones de dólares.

La emblemática pieza apareció en una exposición realizada por el pintor en 1977 en la galería parisina Claude Bernard, ocasión en la que también se exhibió su célebre obra Triptych (1976), comprada en 2008 por el magnate ruso Roman Abramovich en 86,3 millones de dólares.

Por otro lado, la casa Christie’s subastará el 25 de junio un lote con más de 500 obras de cerámica del español Pablo Picasso, realizadas entre 1947 y 1971 durante su estancia en la localidad francesa de Vallauris, con un valor estimado de más de 2,5 millones de euros.

Según los organizadores, los coleccionistas tendrán a su disposición piezas que han permanecido intocables desde que Picasso las esculpió y que pertenecen a la prestigiosa Colección Madoura. También se podrá adquirir grabados, fotografías y muebles de los fondos de Madoura.

Con información de las corresponsalías de Prensa Latina en Nueva Delhi, Nueva York y Londres.