Evo Morales Presidente, mientras existan buenas Reservas Internacionales (provenientes principalmente de la alza de precios internacionales en la minería e hidrocarburos) para que la población boliviana (indígenas, campesinos, cooperativistas, gremialistas, sindicatos varios, movimientos sociales, clase media y los pocos ricos, etc.),subsista a su antojo con la explotación indiscriminada de los recursos naturales,una justicia sometida a arbitrariedades, la producción de coca excedentaria, el contrabando, el régimen simplificado, las concesiones de tierras fiscales o su ocupación permitida, las licitaciones públicas amañadas, la subvención a los carburantes y producción agrícola de rendimientos bajos, la evasión impositiva, el empleo público para partidarios sin costo/eficiencia aceptable, etc. Practicas casi comunes en extractos sociales de Bolivia desde su creación.

Su izquierdismo indigenista se mantendrá, mientras no cambie mucho la posibilidad de que la mayor parte de la población pueda sacar ventajas en su acostumbrada cotidianidad económica, incluso desde épocas coloniales; incrementada durante la Revolución Nacional con cupos, nacionalización de minerales de leyes bajas contra indemnizaciones, Reforma Urbana, Ley del Inquilinato, etc. y crímenes impunes (un Presidente no cantó coplas sobre sus ministras, pero si se deshizo de su esposa – ver Ramiro Paz, En los Pasillos del Poder, pág.28-), más herencias de años anteriores al 2006, como la Ley de Pensiones, la problemática de la tenencia de tierras y respectiva producción agrícola con buenos rendimientos, así como de los hidrocarburos, etc.No habrán problemas mayores, mientras su Ministro de Economía, uno de los únicos profesionales en su sector, mantenga el equilibrio entre demagogia política del cambio (sin dejar de reconocer sus aspectos positivos, como ser, el haber evitado llegar a una guerra civil, a la que nos estaba conduciendo la suma de dictaduras militares, democracias representativas y sus respectivos pactos para mantener en el poder casi a los mismos desde 1952, con sus variantes camaleónicas) y realidad económica del día a día. Esta, evidentemente, no asegura un mejor futuro a Bolivia, ante falta de seguridad jurídica e Inversión Extranjera Directa en sectores estatales y privados donde podemos destacar.

Es decir, los discursos anti todo de Evo, conocidos desde Toro, Lechín, Asamblea Popular, UDP, etc.,están acompañados con enfoques realistas de un economista ex alumno de la UMSA, ex alto funcionario del BCB bajo Presidencia de Juan Antonio Moralesy calificado entre los mejores Ministros de Economía de Sudamérica por sus resultadosobtenidos. Ajeno alcontrol de divisas, con el que se llenaron de coimas durante la UDP, a la nacionalización de la banca privada y a la utilización indiscriminada de las Reservas Internacionales, (

aunque su punto débil sea el tutelaje sobre el BCB

).¿Sustento de un Evo eterno en el poder?