Hace poco asistí a un debate sobre la Ley de Consulta a los pueblos indígenas del TIPNIS promovido por el Defensor del Pueblo de Santa Cruz. En la intervención de la Directora de Género de la Confederación de Pueblos indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), Mariana Guasani, me llamó la atención las duras críticas al gobierno sobre la publicidad de la ley de consulta que se difunde por las redes televisivas en Bolivia.

No me perdonaría quedarme callada, y le pregunté desde mi asiento del fondo donde me encontraba: SI LA PUBLICIDAD DEL GOBIERNO DISTORSIONA LA VERDAD, ¿POR QUÉ LOS MEDIOS LA DIFUNDEN? ¿SERÁ QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PRIORIZAN EL LUCRO SOBRE EL SERVICIO A LA SOCIEDAD? ¿SERÁ QUE LOS MEDIOS EN SU AFAN DE CAPITALIZARSE ACEPTAN PUBLICIDAD FALSA, DESORIENTADORA, Y QUE EL CONTENIDO ES AJENO A LAS NORMAS PROFESADAS POR EL PERIODISMO? ¿POR QUÉ NO LE DICE A LOS DUEÑOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN QUE DEJEN DE LADO SU FALSA MORAL, CUANDO LE DAN COBERTURA AL VIVO A USTEDES EN SUS CONCENTRACIONES Y MARCHAS, LO CUAL ME PARECE GENIAL, AL MISMO TIEMPO TRATAN DE ENFRENTARLOS CON EL GOBIERNO, MIENTRAS RECIBEN CONSIDERABLES SUMAS POR PUBLICACION DE SPOT PROVENIENTES DEL ESTADO PLURINACIONAL?

Fueron algunas de mis preguntas, luego me dije a mí misma, “fui muy severa con la dirigenta indígena”, porque luego ella, entre dudas y nerviosismo no me dio una respuesta admisible.

Esto nos demuestra con absoluta claridad que no se puede hablar de imparcialidad y ser verdaderos defensores del servicio público, mientras los propietarios estén interesados en otros fines o negocios. Las posiciones serviles frente a los auspiciantes o patrocinadores para no disipar la publicidad, en desmedro de otro sector, a mi juicio es también otra forma de corrupción.

Me refiero al uso excesivo, inescrupuloso cuyo fin único es transformarse en un medio de venta masiva, porque la confrontación, la manipulación, la tergiversación, el sensacionalismo, son relativamente atractivos para lucrar mejor.

Cito algunos ejemplos para refrescar la memoria:

– En la transmisión de mando, dieron mayor importancia a la vestimenta del presidente Evo Morales que al acto mismo.

– En el Referendo constitucional, la publicidad decía: ¡Dile sí a Dios y NO a la constitución!

– En la publicidad de los foquitos ahorradores que impulsó el estado Plurinacional de Bolivia, estos medios manipulaban al ciudadano a través de encuestas, para inducirles a negarse a una supuesta inspección de sus viviendas.

– Los medios manifestaban al pueblo que el gobierno con las nuevas leyes les arrebatarían sus inmuebles si tenían dos.

– Ahora mismo un medio televisivo, se desplazó hasta Venezuela para entrevistar a Henrique Capriles Radonski, candidato opositor a Hugo Chávez. ¿Esto devela la posición política del medio no?

¿Cómo asignarle cierta racionalidad a la brutal irracionalidad que rige el espectáculo mediático de degradación y violencia? Demostrado está, que las grandes transnacionales de desinformación globalizada se constituyen en portavoces de intereses económicos y también políticos.

Estamos en momentos en que se advierte que pocos grupos corporativos, controlan la agenda de noticias y lo más repudiable es que intentan apropiarse de la libertad de expresión. Atravesamos un crucial instante en que las ofensivas mediáticas, del gran poder hegemónico de comunicación intentaron y aun persisten en su afán desestabilizador.

Advierto que algunos políticos, que se han convertido en recursos humanos antes que en seres humanos, dicen lo que se les viene en gana, solo por salir en titulares de la prensa, ¡ah! pero ahí están sus voceros, las estaciones televisivas para difundir las malas nuevas, que son las que se multiplican con mayor rapidez que la aclaración.

Todo esto demuestra que la mayoría de los medios de comunicación que existe en nuestro país están en manos privadas, en consecuencia, serviles a sus amos anteriores difunden informaciones de fuentes como la empresa privada, Comité Cívico y partidos neoliberales en decadencia. El objetivo es claro, valorar y salvar la corriente política de derecha que al parecer perdió su espacio en Bolivia.

Es importante que la sociedad despierte y haga su reclamo público sobre esta forma de lucro mediático al margen del contexto ético. Cuando se prioriza que los hechos deben comprobarse antes de ser difundidos como noticias, estamos hablando de que no se daría cabida a rumores o especulaciones, lamentablemente en este caso hablamos de pajaritos preñados…

Los medios de comunicación tienen que estar al servicio de la sociedad, una sociedad que tiene el derecho a estar bien informada, si bien no existe la objetividad, por lo menos con veracidad. Los medios de comunicación social debemos proclamar la construcción de una sociedad con mejor calidad de vida, donde se cultive los valores humanos para dar nacimiento al nuevo hombre boliviano.

Existen medios de comunicación que ofrecen programas preestablecidos que tienen como objetivo único adormecer la conciencia del ciudadano a efectos de inducirles a vivir de fantasías, me refiero a los programas de farándulas, chismes, mis colitas, etc.etc etc. Considero que esta es una forma de manipulación que empobrece al hombre afín de someterlo fácilmente.

Ojo, con las sobrevaloraciones mediáticas, son verdaderamente una bomba de tiempo, son armas de destrucción masiva y es un verdadero atentado a la libertad de expresión.

Directora Periódico Visión Z, Santa Cruz-Bolivia.