París, Naciones Unidas, Estambul, Seúl y La Paz (PL y GAIA).- La ayuda de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) al tercer mundo cayó 2,7% en 2011 con respecto al año anterior. El gobierno español pronostica “fuertes recortes” de la ayuda destinada a Bolivia en 2012.

La OCDE agrupa a un total de 34 países del mundo, de los cuales 25 son de Europa, dos de Latinoamérica, dos de América del norte y los restantes cinco de Asia, Medio Oriente y Oceanía. En conjunto, los principales donantes desembolsaron 135.500 millones de dólares como Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), equivalente al 0,31% de su Producto Interno Bruto en 2011, muy lejos del 0,7% solicitado por la ONU, y 2,7% menos que en 2010.

Surcorea se ubicó el año pasado en el 17 puesto entre los 23 principales donantes de AOD, a la que destinó mil 320 millones de dólares, 5,8% más que en 2010, según el informe de la OCDE. España y Grecia fueron los países que más disminuyeron su ayuda como consecuencia de la crisis económica. En la lista figuran también Japón, Noruega, Islandia, Austria, Bélgica, Francia y Luxemburgo.

En las últimas tres gestiones, la cooperación de España a Bolivia promedió los 100 millones de dólares, casi todo como donación, monto que sufriría en 2012 un decremento por la crisis económica que azota a toda Europa. El embajador español en Bolivia Ramón Santos confirmó que “fuertes recortes presupuestarios se han iniciado este año y la cooperación va a ser un sector que se va a ver afectado también; todavía no sabernos en qué medida y cómo se va repartir ese recorte”. No obstante, confía en que Bolivia, “por ser un país latinoamericano de menor desarrollo relativo dentro de los otros países de la región, no se vea tan afectado, ojalá sea así”.

Según datos de la Embajada de España, en la gestión 2009 los recursos de cooperación llegaron a 110 millones de dólares, a 124 millones en 2010 y a más de 100 millones en 2011. Santos explicó que los recursos provenientes de España se destinan a proyectos de fortalecimiento en las áreas de organización, planificación y evaluación, principalmente en los sistemas de seguridad y salud, además del desarrollo de instancias que abordan la temática migratoria y la promoción del empleo.

Actualmente la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID) destina recursos mediante ocho instrumentos: los programas, proyectos y asistencias técnicas; la ayuda alimentaria; la acción humanitaria; colaboración, diálogo y financiación pública de las ONGs; Microcréditos; Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), actuaciones en materia de deuda externa y educación para el desarrollo y la sensibilización social.

La OCDE recomienda invertir en educación para el desarrollo

El Plan de Acción de Estambul aprobado en la Cuarta Conferencia de la ONU para los Países Menos Avanzados (PMA), que regirá la cooperación internacional entre el mundo desarrollado y los países más empobrecidos durante los próximos 10 años, declara que la responsabilidad primaria por el desarrollo corresponde a los propios países pobres.

El secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, elogió a los países que mantienen sus compromisos a pesar de los duros planes de consolidación fiscal porque muestran -dijo- que la crisis no debe ser utilizada como excusa para reducir las contribuciones al desarrollo.

La OCDE aconsejó a los gobiernos aumentar la inversión en la educación temprana de niños y adolescentes para reducir las desigualdades y generar crecimiento. El documento titulado “Equidad y calidad en la educación, cómo apoyar a los estudiantes y las escuelas desfavorecidas” de la OCDE asegura que dar ayuda a quienes tienen mayores necesidades, como los hijos de inmigrantes o de padres sin preparación, es una vía para reducir el fracaso escolar, estimular el crecimiento económico y avanzar a una sociedad más justa.

Como promedio, en los países de la OCDE un alumno de cada cinco abandona los estudios secundarios, pero la tasa varía desde el 2% en Corea del Sur, el 52% en Portugal, el 57% en México o el 58% en Turquía. Precisa el documento que los niños y jóvenes de hogares pobres sólo podrán acceder a centros educativos sin recursos suficientes para garantizarles una formación adecuada y estarán siempre en desventaja respecto a los demás.

“Invertir en la enseñanza pre primaria, primaria y secundaria, particularmente para los que provienen de medios menos favorecidos, es una medida de equidad, pero también es económicamente rentable”, dice la entidad.

En el caso de Francia, la OCDE señala que el número de estudiantes susceptibles de abandonar las escuelas creció en cinco puntos en la última década. De acuerdo con el informe, la incidencia entre el medio socioeconómico de origen del alumno y sus posibilidades de fracaso, es más elevada en el país galo respecto a la media de las otras naciones integrantes de esa organización.

Por su parte, Naciones Unidas destinó 104 millones de dólares para operaciones humanitarias en 13 países que requieren ayuda de emergencia, anunció la subsecretaria general de la organización mundial Valerie Amos. Los recursos provienen del Fondo Central para Respuestas de Emergencia.

La mayor partida está dirigida a Sudán del Sur y asciende a 20 millones de dólares que serán empleados en cubrir las necesidades de personas que provienen del vecino Sudán (en el norte). Otros 15 millones serán enviados a Pakistán para asistir a las poblaciones de áreas conflictivas de ese país, mientras que Haití recibirá ocho millones en apoyo a quienes perdieron sus hogares en el terremoto de 2010 y todavía viven en campamentos.

El fondo transferirá cuatro millones a Djibuti y Eritrea para ser empleados en la ejecución de planes de asistencia a los damnificados por la sequía en la región del Cuerno Africano. Los otros beneficiarios son República Centroafricana, Chad, Costa de Marfil, República Popular Democrática de Corea, Nepal, Filipinas, República del Congo y Siria.