Ahora no solo se conmemora el 30 aniversario de la guerra de las Malvinas sino también de la primera librada en el continente antártico. La Antártida parece un gigantesco e inhabitable desierto blanco, pero su potencial es descomunal. Su área es entre 3 a 6 veces más grande que la Amazonía, su aire es el más puro del globo y posee varias veces más cantidad de agua dulce que todos los ríos y lagos juntos del planeta.

Marte es el dios de la guerra, la misma que se ha librado en los siete continentes menos uno: la Antártica. Sin embargo, la guerra británico-argentina de 1982 se dio en algunas islas antárticas, lo cual deja abierta la posibilidad de que por esta región asome Marte tal como ya ocurre en el Ártico. Este último separa a Rusia de Norteamérica. Por debajo de sus hielos navegan decenas de submarinos nucleares y por sus aires están trazadas las principales rutas de misiles atómicos entre Washington y Moscú.

El Ártico tiene una presencia humana milenaria. La población de las Américas provino bordeando los hielos nórdicos ya sea desde Asia o Europa. Hace un milenio Groenlandia fue escenario del primer conflicto entre nativos de las Américas y de Europa, lo cual condujo a la primera y única victoria a nivel nacional de los primeros contra los segundos. Rusia, sobre su mar nórdico ha desperdigado desperdicios nucleares y radiactivos. Los 2 rivales de la guerra fría extraen hidrocarburos en sus regiones boreales y Noruega tiene una mina no lejos del polo norte.

Mientras el Ártico tiene pobladores nativos (como los inuit o esquimales) y es una súper capa de hielo que une a las 2 masas continentales más grandes y pobladas (Eurasia y las Américas), la Antártida es un continente aparte, desconectado del resto de masas de tierra, que nunca ha tenido una ciudad ni ha sido parte contigua de país alguno, y por donde nunca han transitado humanos, quienes recién la han conocido hace unos 2 siglos.

Debido a que el hemisferio septentrional tiene más agua que el meridional, éste tiende a ser más frío haciendo imposible la existencia de animales o plantas en el polo sur, mientras que las aguas debajo de los hielos de los del norte están llenas de vida. No obstante, la virgen Antártida es más rica en minerales y oro negro que el Ártico y la mayor parte de los tan explorados continentes.Esta tiene mucho petróleo y gas pues en un pasado tuvo dinosaurios y bosques (estuvo sin hielo y hasta conectada a Sudamérica y Australia).

La Antártida parece un gigantesco e inhabitable desierto blanco. Aunque allí se dan las temperaturas más frías y menos hospitalarias de todo el planeta, su potencial es descomunal. Su importancia para la preservación del medio ambiente global es clave. Su área es entre 3 a 6 veces más grande que la Amazonía, su aire es el más puro del globo y posee varias veces más cantidad de agua dulce que todos los ríos y lagos juntos del planeta, estimándose que sus hielos (que usualmente van entre los 2 y 3 mil metros de espesor) contienen el 75% del agua no salada de la superficie terrestre, la misma que de derretirse haría que se sumergieran todas las ciudades costeras (Nueva York, Londres, Lima, Buenos Aires, Río, Mumbai, Shanghái, Caracas, Miami, San Francisco, Los Ángeles, etc.).

Este es el continente que más se mueve. Las construcciones hechas sobre sus glaciares suelen desplazarse casi un metro por mes. En verano ésta supera el área de todos los países hispanos juntos, de Europa u Oceanía. En invierno más que duplica su tamaño llegando a superar al de cualquiera de las 2 Américas o África. La suma de los hielos sobre la superficie de ambos polos en sus respectivos inviernos es mayor a la de cualquier continente.

Mientras el Polo Norte está compuesto de témpanos sobre el mar y el círculo ártico ha sido colonizado durante milenios (por sus inmediaciones llegaron los primeros habitantes de las Américas) el del Sur está compuesto por tierra firme y montañas y solo empezó a ser visitado hace menos de 2 siglos. Esto, pese a que la Antártida tiene un subsuelo mayor y más rico que el del Ártico, Australia o Europa, el mismo que aún está virgen. Sus reservas de carbohidratos o metales aún no han sido explotados.

Según tratados internacionales la Antártida debe mantenerse como el único continente donde no se produzcan disputas territoriales o militares pues a toda la humanidad le interesa mantener que ésta siga siendo el área más virgen con el agua, suelo, mar y aire más limpios del planeta.

A pesar que estas islas se encuentran dentro de la Convergencia Antártica, debido a que están ligeramente al norte del paralelo de los 60 grados (donde se inicia dichos tratados de desarme) éstos pueden ser objetos de guerra.Los acuerdos internacionales establecen quela Antártida debe estar desmilitarizada, aunque el conflicto Londres-Buenos Aires puede ser una antesala a que ello cambie.

Las primeras potencias que se asentaron en la Antártida fueron las que tenían experiencia y presencia en el Ártico (como Noruega, Reino Unido, Francia, EEUU y Rusia), aunque luego han reclamado allí territorios 4 del hemisferio sur (Australia, Nueva Zelandia, Chile y Argentina). Hay varios países que han establecido “bases científicas” en la Antártida, las mismas que dicen centrarse solo en investigaciones de paz, aunque éstas buscan indagar lo más posible acerca de los recursos que sus hielos pueden esconder.

Dichas acciones violan la virginidad bélica de la Antártica haciendo peligrar el que en un futuro se puedan dar nuevos conflictos sobre el continente despoblado cuya estabilidad es vital para evitar el calentamiento del clima y que no suba el mar en todo el planeta. A medida que éstas progresen y también avancen nuevas técnicas de explotación, no se puede descartar una nueva pugna por sus territorios. El peligro mártico que existe en el Ártico puede acabar en el continente antártico.

Guerra argentino-británica

Del 2 de Abril al 14 de junio de 1982 se libró la guerra argentino-británica de 74 días en torno a 3 archipiélagos ubicados entre el Atlántico y la Antártica: Malvinas, Georgias del Sur y Sándwiches del Sur. Allí perecieron 649 soldados argentinos, 255 británicos y 3 malvinenses (Kelpers): un total de 902 personas, casi un muerto por cada una de las alrededor de 800 islas en litigio y una cifra similar a la de la población adulta de entonces de dicha región.

El sándwich es uno de los bocados más consumidos del mundo. Su nombre proviene del cuarto conde de Sándwich en Kent (Inglaterra) quien le popularizó. Los argentinos han creado sus propias versiones de éstos con una destreza tan buena como la que han hecho con las pizzas y pastas italianas. Sin embargo, Buenos Aires quiere algo más, pues reclama que Reino Unido les entregue las únicas islas llamadas Sándwich en el mundo. Estas quedan en la Antártida, a pocos cientos de kilómetros de la plataforma de dicho continente austral y a unos 2,500 kilómetros de la costa suramericana.

Éstas están a 520 kilómetros al sureste de las islas Georgias del Sur, las cuales están a unos 1,390 kilómetros del sureste de las Malvinas, las cuales están a poco menos de 500 kilómetros al sureste de la República Argentina. Debido a que en un momento Hawái llegó a tener el nombre de islas Sándwich, los británicos le agregaron el apelativo “del sur” a estos deshabitados y helados archipiélagos que formalmente anexaron en 1908.

Debido al intenso frío los únicos bípedos que pueden estar permanentemente en la mayoría de estas cientos de islas son pingüinos. Esta es una zona no apta para la agricultura y donde la ganadería solo puede darse en las zonas menos cercanas al Polo. La principal riqueza que esos archipiélagos son sus recursos marinos y petroleros y su ubicación estratégica que figura en el medio de un sándwich entre los países habitados y la enorme, riquísima y poco explorada Antártida, que bien pronto puede convertirse en una zona de disputa.

Las Sándwiches y Georgias del sur llegaron a ser parte de la administración británica de las Malvinas (que ellos denominan Falklands) hasta que tras la guerra con Buenos Aires en 1982 decidieron separarlas como una dependencia aparte, en parte para debilitar a los reclamos gauchos. Argentina llegó a tener una base naval en las Sándwiches del sur en 1955 y 1976-82, de la cual fueron expulsados tras haber sido derrotados militarmente.

Buenos Aires basa sus pedidos en la proximidad territorial y en el hecho de que cuando ésta se independizó detentaba a las Malvinas, las cuales los británicos arrebataron expulsando a su población argentina. Los británicos hablan de respetar la autodeterminación de los habitantes de dichas islas, aunque las Sándwiches y Georgias están despobladas y hay menos de mil familias “falklandenses”.

Los británicos se aferran a esos 3 archipiélagos del Atlántico austral pues, pese a estar en el otro extremo del globo, reclaman haber estado entre sus primeros descubridores. A fin de cuentas, la Antártida está más regentada por las potencias que están más cerca al Polo Norte que los países del hemisferio sur.

Reino Unido dice proteger la autodeterminación de los kelpers, pese a que ellos no son una nación. Ellos hoy son solo una colonia de unos 3000 habitantes, una población similar o menor a la compuesta por familias que frecuentan un colegio. Las Malvinas carecen de una universidad y de muchas pistas, por lo que se vanaglorian de ser la población con más autos 4X4 por habitante en el planeta. Los otros 2 archipiélagos están total o parcialmente deshabitados.

Argentina reclama las Malvinas que llegaron a ser parte de su república hasta antes de que en 1833 los británicos la ocupasen y expulsasen a sus pocos residentes argentinos. Estas están a unos 460 kilómetros de su costa, una distancia más de 2 veces inferior a la que se ubican la isla de Pascua ante Chile o las Galápagos ante Ecuador. El archipiélago más lejano que demanda Argentina son las inhabitadas Sándwiches del sur que están a unos 2.500 kilómetros de su litoral, aunque a una distancia menor de lo que está de EEUU su Estado de Hawái (que antes se llamó las islas Sándwiches del norte).

En relación a las islas británicas esos 3 territorios quedan exactamente en el lado opuesto del planeta. Hasta antes de la guerra los pocos kelpers que había no tenían la ciudadanía británica, y después de ésta se les dio, aunque no pueden votar en las elecciones de dicha nación con la cual no hay mayor directa comunicación. Luego de 1982 los británicos destruyeron una misión argentina en Georgia e hicieron que ésta y las Sándwiches del sur se separasen de la administración de las Malvinas para conformarse como una dependencia aparte.

Buenos Aires, además, disputa con Londres las islas Orcadas del Sur y todas las Antillas del Sur hasta casi la misma porción del continente antártico que ambos reclaman, aunque esa pugna no puede darse con medios militares debido al pacto internacional de desarme debajo de los 60 grados.

El 3 de Abril de 1982 los barcos argentinos Bahía Paraíso y Ara Guerrico atacaron a la diminuta colonia británica de Grytviken en la isla Georgia del Sur. Tras 2 horas de combate los argentinos se impusieron pero, debido a sus 3 muertos y a que un helicóptero y un bote fueron impactados, no pudieron expulsar a sus rivales de toda dicha isla donde 15 de ellos permanecieron en otras partes hasta que finalmente el Reino Unido la recuperó el 25 de Abril.

En dicha guerra participaron muy pocos individuos y la población residente permanentemente allí usualmente nunca ha sobrepasado las 30 personas. Lo importante de dicho conflicto es que éste ha sido el primer y único combate con helicópteros y bombarderos en la Antártida.

Las Malvinas son geográficamente parte del continente suramericano y se encuentran a 460 kilómetros de sus costas y por encima de Tierra del Fuego. En cambio esas cadenas de islas se hallan debajo de cualquier territorio suramericano, muy distantes de dicho continente y son considerados archipiélagos de la Antártida. A diferencia de las Malvinas, nunca fueron antes parte del imperio español ni de Argentina (pues están en la zona que el Tratado de Tordesillas asignó a Portugal, aunque este país nunca llegó a tan remoto lugar).

Georgia del Sur reclama haber sido el primer pedazo del continente antártico visitado por humanos y haber sido una de las principales bases para la lucrativa caza de ballenas. Allí fue enterrado Ernest Shakleton, uno de los pioneros de las exploraciones británicas sobre el Polo Sur. Argentina tuvo varias misiones en dicha isla desde inicios del siglo XX tanto para establecer balleneros como investigaciones meteorológicas, aunque su última base allí (“Corbeta Uruguay”) establecida en 1976 fue destruida al final de ese conflicto.

Atlántico y Antártico

Los 3 archipiélagos por los que Argentina guerreó contra Reino Unido hace 3 décadas son llamados del Atlántico Sur, aunque la región que ambas disputan es mucho más grande y comprende a la Antártica. Dentro de los geógrafos no hay una clara definición de cómo catalogar al mar que rodea al Polo Sur. Algunos le llaman océano Antártico y Australia denomina a todo el océano que está debajo de él como Sureño, aunque éste empiece en una latitud que está muy por encima de las Malvinas.

El polo sur geográfico se encuentra en los cero grados aunque el magnético se haya sobre los 60 grados donde está el circulo antártico. Hay 7 países que reclama territorios de la Antártica, los cuales son como una tajada de una torta que parten de ese punto cero hacia los referidos 60 grados. Estos son Noruega, Australia, Francia, Nueva Zelandia, Chile, Argentina y Reino Unido.

Sin embargo, estos 3 últimos disputan entre sí la mayor parte de sus áreas. Buenos Aires tiene una pugna con Santiago en la Antártica y Tierra de Fuego (una de las razones por la cual Pinochet ayudó a Thatcher en la guerra de 1982), pero su mayor conflicto es con Londres, pues la reina Elizabeth II reivindica la gran mayoría de las zonas clamadas por Argentina.

Las Malvinas están a 8 grados encima del circulo Antártico, pero las Georgias y Sándwiches del sur están en sus inmediaciones y en lo que se llama la Convergencia Antártica, que es una zona marina que contornea al continente blanco, y son catalogadas como islas antárticas o Antartillas.

Según el acuerdo internacional de la Antártica éste continente no puede estar militarizado, pero como esos 3 archipiélagos están levemente encima de los 60 grados sí han sido campos de batalla de la guerra más austral que se ha dado. En cambio, hay otras zonas que están al sur de dicho paralelo donde británicos y argentinos pese a tener bases pero no pueden combatir. Este es el caso de las islas Orcadas del Sur, que Argentina reclama poseer desde 1906 el y tener allí el primer asentamiento humano permanente sobre la Antártica aunque Reino Unido también tiene una presencia sobre éstas.

Tanto Londres como Buenos Aires prefieren hablar de Atlántico Sur antes que de Periferia Antártica pues esta primera definición les deja más cancha libre para poder emplear allí buques militares y evitar el desarme internacional que aún impera en la Antártica.

La disputa británico-argentina también es una por las puertas al único continente inexplotado y que puede dar alicientes para que otros países quieran modificar el reparto del queque. EEUU tiene la base del Polo Norte y otras más, mientras que Rusia explora el principal lago subantártico. Suráfrica, Brasil, Perú y otros países tienen misiones en la Antártida.

A 30 años de la guerra argentino-británica y a 100 años de la primera expedición que llegó al Polo Sur, se refresca la cuestión del futuro del continente blanco. Hasta el momento la Antártica es el único continente en el cual nunca ha podido asentarse pueblo alguno. Sin embargo, en las próximas décadas es de esperarse que se creen mucho más asentamientos humanos sobre ésta e incluso que en su suelo se creen ciudades y se libren conflictos.