(ABI).- El Canciller boliviano, David Choquehuanca, anunció el jueves que el presidente Evo Morales promulgó la Ley que reconoce y pone en vigencia el nuevo Acuerdo Marco rubricado con Estados Unidos para recomponer las deterioradas relaciones diplomáticas, en el marco del respeto mutuo.

En una conferencia de prensa, Choquehuanca recordó que el nuevo Acuerdo Marco fue firmado después de varias gestiones, para construir una relación de Estado a Estado, “con pleno respeto a la legislación nacional y con respeto a las soberanía de los pueblos” y de acuerdo a la normativa internacional que rige las relaciones entre países. “A pesar de muchas experiencias amargas en esta relaciones entre Bolivia y EEUU, el gobierno boliviano, el presidente Evo Morales, como muestra de buena fe, de querer construir una relación más positiva, una relación más constructiva, de acuerdo a los nuevos tiempos, ha promulgado, mediante ley la ratificación del Convenio Marco de respeto mutuo entre Bolivia y Estado Unidos”, informó. En esa dirección, dijo que el pueblo y el gobierno boliviano, esperan de Estados Unidos una actitud más transparente, más respetuosa y más honesta. El Canciller boliviano recordó que ambos países trabajaron un nuevo acuerdo marco, después de varios incidentes, convenio que contempla el dialogo político, la lucha contra el narcotráfico, comercio, inversiones y cooperación. A su juicio, Bolivia y Estados Unidos deben tener la capacidad de superar “esas viejas prácticas” que obstaculizan la construcción de una relación de respeto mutuo, al recordar que la relación bilateral siempre tuvo complicaciones porque “antes se dejaron pasar muchas cosas”. “Teníamos una relación desigual, se permitía, por ejemplo, que representantes diplomáticos puedan intervenir en asuntos políticos internos y pasaba como algo normal. Y eso afectaba la dignidad de los bolivianos, y nuestra soberanía”, complementó. Choquehuanca aseguró que el anterior convenio no contemplaba el respeto a las legislaciones nacionales, el respeto a la igualdad, la soberanía y la integridad territorial de los estados. “La cooperación se manejaba unilateralmente, era una relación asistencialista”, matizó. El Canciller boliviano consideró que en la nueva relación bilateral no se deben aceptar hechos y acciones como las que se vivieron en los últimos días, con un vehículo diplomático de la legación estadounidense sorprendido trasladando armas y municiones, con destino y objetivo aún no aclarados. Choquehuanca afirmó que esas acciones entorpecen y perjudican las relaciones bilaterales y la intención de construir una nueva relación bilateral. Las relaciones entre La Paz y Washington se deterioraron desde 2006 y entraron en crisis en 2008 cuando Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg, bajo sospecha de conspiración e injerencia. El entonces presidente de Estados Unidos, George W Bush, replicó con la salida forzada del presentante boliviano, Gustavo Guzmán. El Presidente boliviano expulsó también a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) y cuestiona el papel de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a la que acusa de financiar las protestas de indígenas de tierras bajas, que se oponen a la construcción de una carretera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).