(Agencias).- Representantes de las compañías telefónicas estatales Arsat (Argentina), Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel-Bolivia), Telebras (Brasil), Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa-Cuba), CNT (Ecuador), Compañía Paraguaya de Comunicaciones (Copaco-Paraguay), Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv-Venezuela) y Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel-Uruguay) crearon la Organización de Telecomunicaciones de las Américas (OITA) con el fin de coordinar políticas y acciones de complementación de infraestructura.

El nuevo organismo creado en Montevideo fomentará el intercambio de experiencias y opiniones en niveles directivos y técnicos de las ocho empresas estatales, en pos de lograr mayor eficiencia y competitividad, y por ende mayor inclusión social en la prestación de servicios.

La presidenta de Antel Carolina Cosse recordó que el nuevo organismo comenzó a gestarse en junio de 2011, luego de que las telefónicas de Bolivia, Cuba, Paraguay, Uruguay y Venezuela conformaron la Asociación regional de empresas estatales de telecomunicaciones con el objetivo de coordinar actividades conjuntas.

Dicha asociación sin fines de lucro, con sede en Montevideo, está integrada por Antel, Entel, Etecsa, Cantv y Copaco. Una de sus misiones era convocar a las empresas estatales de la región para que también formen parte de la sociedad, y elaborar un plan de acción común.

El titular de Copaco Esquivel Bado informó que uno de los principales propósitos del nuevo organismo regional será la implementación de una red de fibra óptica desde América del Norte, a fin de reducir los costos de conexión a Internet y aumentar la capacidad de navegación con mayor ancho de banda.

En la inauguración de la reunión de ministros de Comunicaciones de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a fines de 2011, el ministro de Comunicaciones de Brasil Paulo Bernardo propuso interconectar a todas las naciones sudamericanas mediante un anillo óptico, con el objetivo de reducir los costos de las transmisiones de datos y el precio final de los servicios de Internet.

El ministro brasileño dijo que en la actualidad la comunicación entre muchos países de América del Sur solo es posible por medio de cables submarinos que conectan con otros continentes. En su criterio, el anillo óptico regional podría instalarse en un plazo de dos años con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil.

Desde el 19 de marzo, más de 300 expertos participan en el Primer Encuentro Latinoamericano de Telecomunicaciones, Cultura e Inclusión Digital “Patria Grande Conectada”, con sede en el Buenos Aires. En el evento se exponen los planes nacionales de conectividad, telecomunicaciones e inclusión digital, así como algunas iniciativas vinculadas con el anillo regional de fibra óptica.

Los gobiernos de Venezuela y Argentina preparan un acuerdo para la construcción de un anillo de fibra óptica de 23 mil kilómetros que unirá a las capitales de los dos países, atravesando los océanos Atlántico y Pacífico. “La conectividad entre nuestros dos países nos permitirá la soberanía, la seguridad, impulsar nuestros propios contenidos; es parte de la integración suramericana”, destacó el presidente Hugo Chávez durante una conversación con su colega Cristina Fernández.