Manila, Beijing, Tokio, Nueva Delhi, Canberra, Santo Domingo, Lima, Quito y México, (PL).- Una ola de ondas sísmicas de diversas magnitudes en la escala de Ritcher se registra desde el 9 de marzo en varios países situados en el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico. Un fuerte sismo de 7,8 grados en la escala de Richter sacudió hoy a la ciudad de México, provocando alarma entre la población, pero sin causar daños humanos.

Una ola de ondas sísmicas con diversas magnitudes en la escala de Ritcher se registró el 9 de marzo en Vanuatu, Filipinas y China, países asiáticos del Océano Pacífico. Por lo regular, esos movimientos se deben a las fallas en el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico, donde confluyen dos placas continentales cuyas colisiones provocan actividades sísmicas y volcánicas.

El 9 de marzo, un terremoto de 5,3 grados de magnitud en la escala de Richter sacudió la provincia norteña filipina de Mindoro Occidental, informó el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas (Phivolcs). Otro temblor de magnitud 7,1 removió la isla Estado de Vanuatu a una profundidad de 38 kilómetros bajo la superficie del mar al suroeste del municipio de Looc. Su epicentro se localizó a un profundidad de 36 kilómetros y a unos 60 al noreste de Isangel (Vanuatu) y unos 324 kilómetros de Tadine (Islas de Lealtad) de la isla australiana de Nueva Caledonia.

Por su lado, un terremoto de 6 grados se registró en la región autónoma china de Xinjiang, en el extremo oeste, de acuerdo con la agencia noticias Xinhua. La sacudida telúrica aconteció cerca de la desértica ciudad de Hotan y el epicentro tuvo una profundidad de 30 kilómetros. El 10 marzo, unas 270 mil personas fueron reubicadas y más de 8.600 casas resultaron dañadas o destruidas en Xinjiang, luego del terremoto que sacudió la víspera el condado de Lop, en Hotan y afectó a otros 14 distritos de esa ciudad y la de Aksu.

El 13 de marzo, un leve sismo de 3,5 grados en la escala Richter conmovió al norteño estado indio de Uttar Pradesh sin reportarse víctimas ni daños materiales de consideración. El Departamento Meteorológico de India refirió que el epicentro se localizó al oeste del territorio, cerca de la localidad Baghpat. Un día antes, otro terremoto de 5,8 grados se registró en la región de Cachemira, al otro lado de la frontera con Pakistán, sin que tampoco se registraran desgracias personas ni pérdidas materiales. En 2005, la zona fue sacudida por un seísmo de gran intensidad que causó la muerte a más de 75 mil personas.

El año pasado se registraron en India unos 80 terremotos de 3,5 a 6,5 grados, la mayoría en la porción norte, la más cercana al Himalaya. Hace unos 500 millones de años, el territorio que hoy ocupa la cordillera más alta del planeta constituía el fondo del antiguo mar de Tetis. El movimiento de la llamada placa india hacia el norte la hizo chocar con la masa inmóvil de Asia y el consecuente plegamiento de la corteza terrestre hacia arriba hizo el resto.

En Japón, un fuerte temblor de tierra de magnitud 6,8 en la escala abierta de Richter golpeó el 14 de marzo la región sureña de Kushiro, en la isla de Hokkaido, que forzó a una alerta de tsunami. El epicentro se registró a unos 235 kilómetros al sur de Kushiro y a una profundidad marítima de 26 kilómetros, precisó la Agencia Meterológica de Japón.

Ese mismo día, un sismo de 4,4 grados en la escala de Richter sacudió la región central de Perú; el Instituto Geofísico (IGP) precisó que el movimiento telúrico remeció la ciudad de Huanuco a las 05:52 hora local y su epicentro fue localizado a cinco kilómetros al noreste de Ambo, y a 108 kilómetros de profundidad.

Según el IGP, otro terremoto, esta vez de 5,4 grados, sacudió el lunes la ciudad costera de Ica, al sur de esta capital, sin causar daños ni víctimas. Lo mismo ocurrió el viernes pasado en el departamento de Tacna donde fue perceptible un sismo de 4,6 grados de magnitud en la escala de Richter. El territorio peruano, determinado por la interacción de dos placas tectónicas, está dentro del llamado Cinturón o Anillo de Fuego del Pacífico, caracterizado por una intensa actividad sísmica y volcánica.

El 15 de marzo, un sismo de 6,4 grados en la escala de Richter sacudió la región de Nueva Bretaña, en Papúa Nueva Guinea, sin que se reportaran víctimas, daños materiales o tsunami. El Servicio Geológico de Australia informó que el epicentro se localizó a una profundidad de 48 kilómetros y se ubicó a 204 kilómetros al suroeste de Rabaul, la principal ciudad del área, y a 598 kilómetros de Puerto Moresby, capital de Papúa Nueva Guinea. La isla de Nueva Guinea, cuya mitad occidental pertenece a Indonesia, también se asienta sobre el Anillo de Fuego del Pacífico.

El 16 de marzo, otro temblor de tierra de magnitud de 5,9 grados en la escala abierta de Richter sacudió el noreste de la isla de Mindanao, en el archipiélago de las Filipinas, causando 23 heridos y daños menores en los inmuebles. Según el Instituto Nacional de Vulcanología y Sismología, el epicentro se registró a 44 kilómetros de profundidad en la isla de Dinagat, cerca de la provincia de Surigao del Norte. La gobernadora provincial, Sol Matugas, informó por su parte que en la ciudad de Surigao 20 personas resultaron heridas durante una estampida dentro de un centro comercial. Otras tres personas resultaron lesionadas dentro de un gimnasio donde se rompió un cable de ejercicios.

Ese mismo día se reportaron dos temblores de baja intensidad en República Dominicana, confirmó el Servicio Sismológico de Estados Unidos. El primero de 3,3 grados sucedió a las 8:29 hora local y se detectó a una profundidad de 40,1 kilómetros en la zona oriental dominicana. El segundo tuvo lugar a las 8:54, de 3,6 grados, a una profundidad de 125,1 kilómetros en la zona Este del país.

El 17 de marzo, un temblor de 5,2 grados de magnitud estremeció a la provincia oriental indonesia de Nusa Tenggara Oriental, informó la Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica. El sismo se registró a una profundidad de 629 kilómetros bajo el fondo marino, con epicentro localizado a 129 kilómetros al noreste del área de Flores del Este.

Dos días después, el 19 de marzo, el Instituto Geofísico (IG) de Ecuador reportó la ocurrencia de un enjambre sísmico de baja intensidad en la provincia de Imbabura. Los 84 eventos ocurridos desde la madrugada del sábado hasta el cierre del informe tuvieron magnitudes menores a 3,5 grados en la escala abierta de Richter y se localizan en una zona que va desde las ciudades de Ibarra hasta la de Cotacachi, con profundidades menores a 10 kilómetros.

De acuerdo a los reportes recibidos por el IG sobre este fenómeno, únicamente los eventos del 17 de marzo a las 03:47 y del 19 de marzo a las 02:53 fueron percibidos por la población. El evento del 17 de marzo se sintió levemente y con vibración de ventanas en las poblaciones de Ibarra, Antonio Ante, Urcuquí y Cotacachi, en tanto que el evento del 19 de marzo se percibió en sectores rurales de la población de Cotacachi.

Daños menores por sismo en México

Algunas interrupciones eléctricas, fugas de agua y grietas en edificios, pero con los servicios estratégicos funcionando normalmente, es el saldo preliminar de daños ocasionados por el fuerte sismo de 7,8 grados que sacudió hoy a la Ciudad de México y cuyo epicentro se registró a 29 kilómetros al sur de Ometepec, estado de Guerrero. El Servicio Sismológico Nacional confirmó la intensidad del temblor, que zarandeó a las 12:02 (18:02GMT) desde el centro hasta el sur del país.

Cristales rotos, crisis de nervios, congestión del tráfico vehicular, la evacuación de los edificios públicos, personas en el medio de las calles, en estacionamientos y explanadas, así como el ensordecedor sonido de la alarma sísmica transformaron en segundos el escenario de la ciudad. Muchas personas intentaron comunicarse a través de los teléfonos celulares, sin éxito, mientras se sentían réplicas de 4,8 y 5,2 grados, respectivamente.

El presidente Felipe Calderón enseguida subió a su cuenta de Twitter la noticia y dijo que no existen daños de consideración en la capital. De acuerdo con las informaciones, el temblor se sintió en los estados de Guerrero, Chiapas y Oaxaca, también hay reportes desde Veracruz. Aunque no se ha dado el tiempo exacto de duración del fenómeno telúrico, si fue suficente para percibir que por un lapso, al parecer interminable, todo se movía my fuerte alrededor.

El jefe del Gobierno en la capital Marcelo Ebrard dijo que un puente peatonal cayó sobre un autobús, pero sin dejar lesionados. Se hizo una supervisión aérea para evaluar los daños mayores y “por fortuna no tenemos, señaló Ebrard. Hay 208 reportes de verificación de afectaciones en la ciudad y se reparan seis fallas de agua; 400 semáforos intentan volver a su funcionamiento habitual y las líneas del metro citadino trabajan, excepto una.

Todavía ando un poco nervioso, expresó a Prensa Latina Gabriel Salvador, natural de Oaxaca, residente en esta capital. Dijo que lleva “los sismos como una experiencia de vida. Este es el más fuerte de los últimos años”. La naturaleza despertó, probablemente está enojada por el maltrato que le damos por la contaminación y los excesos, comentó.

El director del Servicio Sismológico Nacional Carlos Valdés informó que durante las próximas 24 horas continuarán las réplicas, hasta ahora la más fuerte de 5,3 grados. El terremoto tuvo su epicentro en el estado de Guerrero (sur), y se sintió además en Oaxaca, Puebla y Tabasco. Al menos cinco grandes movimientos de tierra se han producido en la misma región del territorio mexicano: 1931, 1965, 1968, 1969 y 2008. De ellos el más intenso fue el de 1931 que alcanzó igual magnitud que el acontecido este martes y ocasionó entonces 114 muertes.