A Evo Morales-García Linera les quedó muy grande el poder indio. No han estado a la altura de la historia de la lucha aymara-quechua-guaraní y de otros pueblos. Ayer henchidos de orgullo llevados en el hombro indio, pero hoy cargan el descrédito que ya es insostenible.

La “lucha” contra el Estado colonial y su estado de naturalización de ese poder, se desvanece como un sanguinolento cuerpo moribundo. Las grandilocuencias intelectuales de García Linera quedaron minúsculas ante la inmensa fuerza y la sangre derramada por alteños-alteñas-aymara o los cochabambinos. El cambio hoy se ha reducido solamente a una reforma débil. Así el Palacio se ha convertido en el parapeto de la contrainsurgencia india. Porque allí están los mejores alfiles de los “revolucionaros” clasemedieros. El sueño de cientos de hombres-mujeres de un mejor día ha sido traicionado. También nos equivocamos que en la casa del colonizador el colonizado podría descolonizarse. Un indio en la casa del terrateniente o del cura jamás podrá liberase. Como se ve esto es otra equivocación histórica. Así nuestros sueños también son traidores.

El “proceso de cambio” ha sido traicionado desde el palacio. Algunos dudarán de esta afirmación y otros quedarán con la pregunta de si todavía esto tiene algún remedio. No, no tiene ningún remedio. El poder indio ha sido dilapidado en sólo seis años como algo ajeno. Tienen razón quiénes dicen: “claro no les costó sacrificio y sangre a ellos”. En el Palacio de la Plaza Murillo hierven ideas de la mano de Juan Ramón Quintana [1] y otros de cómo criminalizar a tal o cual persona u organización social. Se piensa de cómo engañar y embaucar a un pueblo. Y ahí los invitados simbólicos nunca faltan. Están sentados tratando de mostrar la cara india. Mientras que el jefe ordena acciones en contra de los derechos mínimos de los indios de la que él viene. Entonces el poder de los poderosos, ahí mismo está. No ha cambiado nada. No cambiará. Aunque sí hay un proceso de cambio para sus correligionarios clasemedieros criollos-mestizos y los dirigentes sindicales. Porque estos hablan como nunca antes del indio para sacar el mayor beneficio posible pero para sus propios fines.

Han pasado seis años de los cuales cuatro de mucha emoción y esperanza. Dos años de dolorosa frustración. Por ello hoy asistimos ante una especie de la estatua muerta del proceso de cambio. Muerta en la versión del gobierno. Vivo, como se observa, aún para la lucha de los pueblos indios originarios y otros sectores.

Quién podría pensar hoy que muchos de los dirigentes de las históricas jornadas de lucha anti neoliberal y colonial iban a andar con el testamento bajo el brazo para que no les llegue una notificación de la policía para presentarse ante los juzgados coloniales y republicanos. O incluso una agresión verbal y física. La criminalización, el odio, la trampa al “hermano” indio, son actos minuciosamente parecidos a los tiempos de Banzer o Goni u otros caudillos criollos que hoy esperan la silla presidencial.

La ley del egoísmo, la altanería, el garcialinerismo envolvente en la lógica de bobarysmo lingüístico es sólo para Ellos y no es para Nosotros. Esta es la gran paradoja y traición al proceso de cambio. El Vicepresidente ha tomado el poder y el Presidente ha sido tomado por el poder. Porque según muchos éste poder es de Ellos y no de Nosotros. El siguiente momento histórico podría ser para tomar el poder de Nosotros. La afirmación de que el Vicepresidente ha tomado el poder se puede constatar ya en 2006 a sólo a tres meses de haber asumido el nuevo gobierno. En ese tiempo García Linera ya se sentía con todo el poder. Un sólo ejemplo. El Comité Organizador de las II Jornadas Andino Mesoamericanas había decidido invitar al evento de esta organización. Evento apoyado por UMSA (Universidad Mayor de San Andrés), UPEA (Universidad Pública de El Alto) de Bolivia y de México BUAP (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla), UAM (Universidad Autónoma Metropolitana), UACM (Universidad Autonomía de la Ciudad de México). Se había comprometido asistir, al final no lo hizo. A mucha gente los dejó con ello con guiño crispado. Aparente excusa fue que tenía una reunión urgente en el oriente. Y el Comité Organizador le reclamó de por qué su falta de respeto a la palabra comprometida. Ante ello se molestó y dijo a uno de los encargados de esta organización: “Ah, sólo repites esas palabras que te has ido a aprender en afuera” (25/03/2006).

En esto descubrimos su cara real. Con esa frase se refirió al estudio que realizamos en FLACSO-Ecuador. Ante este acto de inferiorización en que no podemos producir frases propias le tuvimos que decir. “¡Álvaro no has cambiado nada, sigues siendo el mismo q’ara!”. Desde entonces quedó claro que la revolución tenía sus contrarrevolucionarios. También quedó claro que el “q’ara q’ara nomás es”. En el acto mencionado la gente le esperaban sólo para compartir un aphapi, el bufet aymara. De paso un apretón de manos. Nada más.

Hoy la frustración es tan grande y dolorosa para cientos de hombres-mujeres peor que ante el MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) de 1952. Porque viene de alguien que decía que estaba dispuesto a dar su vida por los pueblos oprimidos. Aquí el error es haberse olvidado que la estirpe clasemediero boliviana tiene experiencia en estos andares: siempre supo actuar por delante con la biblia y por detrás con la espada. ¿Qué criollo-mestizo hasta hoy ha luchado por el indio y dar por él su vida misma? Ninguno.

Y el ¿“hermano Presidente”? Él desde el Palacio con diseños ingleses, al parecer está dispuesto a acusar y alentar divisiones entre organizaciones sociales. Hoy se sabe que dentro del palacio Evo no es Evo, es otro. No es la persona que se le ve en la tele. Un señor carismático. Esto lo saben los de Caranavi. Pues en el último tiempo ha ordenado y piensa intensamente en dividir sí o sí a las organizaciones sociales como la CIDOB (Confederación Indígena del Oriente Boliviano) y CONAMAQ (Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu) y los propios sindicatos campesinos. Aunque es cierto que alguna dirigencia de CIDOB tiene coqueteos con Rubén Costas (gobernador de Santa Cruz). Y ese comportamiento según muchos es como la un criollo con rostro indio. ¿Por qué tener miedo a su propio pueblo? Pese a esto, hoy muchos aún dicen: “tenemos que defender a nuestro hermano Evo”. La tragedia sin embargo es que él no les cree en ellos, en los intelectuales y líderes aymara o quechua. Por el contrario sí le resulta peligroso a su liderazgo los busca hasta aplastarlos. También está claro que el Presidente ha creído siempre en los intelectuales clasemedieros y sus badulaques. Tal vez cree más en el color de la piel y las grandilocuencias de sus palabras y pequeñeces en sus actos.

Por eso algunos de ellos resultan hoy siendo como los ángeles caídos del infierno. Son tan santos como especie de espíritus sin mancha ni deuda histórica con los indios. Y de paso aparecen como los verdaderos críticos. Hablan y escriben como si su clase o su grupo social no fueran parte de los 187 años de ignominiosa presencia del Estado colonial y liberal en Bolivia. Incluso algunos de estos críticos han sido altos ex funcionarios del actual gobierno. Aunque es cierto que se diferencian de sus inter-pares, como los Mesa, los Costa, Marinkovic, del Granado, los Antelo, quienes se parecen a los afrikáners de Sudáfrica antes de 1992, pero sus diferencias al final son más coincidencias. Porque se siguen sintiéndose superiores en lengua, cultura, economía, estética y moral, a los indios. Quiero decir, al aymara-quechua-guaraní y el obrero minero o fabril. Es una tragedia porque el Presidente indio se sienta ante ellos con mucha atención y también antes sus parientes culturales, pero no así ante sus “hermanos”. Incluso se puede decir que a ellos-ellas sólo los necesitan para que voten en las elecciones.

Un dato para esto. Actúa enérgicamente mediante el sistema corporativo de los sindicatos campesinos o fabriles para ese cometido. Hoy Juan Ramón Quintana anda tratando de repartir regalos y promesa de proyectos en TIPNIS (Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure) [2] para construir sí o sí el camino carretero transoceánico de IIRSA (Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana) hoy convertido en COSIPLAN (Consejo Sudamericano de Infraestructura y Planificación).

Otro dato nada menor es que Carlos Borth actualmente trabaja junto con Carlos Romero, Ministro de Gobierno. Borth era un furibundo anti-masista hace sólo tres años. Ahora quiere redactar el proyecto de Ley de Consulta Previa a los Pueblos indígenas originarios campesinos. En los hechos este es el rostro real de la revolución democrática cultural. Pues aquí tenemos nada menos que a la Acción Democrática Nacionalista (ADN) en el gobierno del MAS.

Otro dato más. El gobierno auto-referido de los movimientos sociales ha intervenido violentamente con la policía boliviana en San Miguel de Chaparina a la VIII marcha indígena originaria de la Amazonia y los Andes en defensa del TIPNIS. Allí los marchistas sin importar si son niños, ancianos o mujeres, han sido vejados físicamente en su máxima expresión. Y psicológicamente rebajados como si no fueran seres humanos (Defensor del Pueblo, 2011). Parte de este hecho es la violencia policial en Caranavi entre el 7 y 8 de mayo de 2010 con un saldo de dos jóvenes muertos: David Calizaya de 16 años y Fidel Mario Hernani Jiménez de 18 años, estudiante del Instituto Técnico Superior Agroindustrial de Caranavi (ISTC). [3]

Así el poder tiene al parecer un nuevo ideario de clasificación. “Al indio sumiso hay que convertirlo en héroe” y al “indio crítico clasificarlo en los servicios de inteligencia como derecha, infiltrado, traidor”. En el contexto internacional ya algunos intelectuales aymaras han dicho que Evo Morales se “esta comprando el Plan Colombia… carajo”. Recordar que el presidente Morales ha ido de visita oficial a Colombia el día 15 de marzo para reunirse con el Presidente de ese país Juan Manuel Santos[4]. Si por cualquiera razón esto fuera cierto, el comprarse el Plan Colombia, ¿qué es pues el Plan Colombia? Este sería un hecho muy serio. Es un proyecto totalitario del poder militar. Porque bajo esa paragua se hace ejecuciones extrajudiciales en Colombia, se criminaliza la lucha social, se asesina a los opositores políticos y es un hecho ligados a las transnacionales norteamericanas.

En este nuevo contexto, en Bolivia la real oposición al gobierno son los movimientos indígenas originarios. ¿Para eso serviría el “comprarse” el Plan Colombia? Al parecer después de los nuevos Protocolos de entendimiento con Estados Unidos hay esa lógica de criminalizar la lucha social. Sin saberlo esto y lo anteriormente dicho en 2006 premonitoriamente en la Universidad Pública de El Alto le dijimos: “Ojala un día tengamos un presidente indio que se sienta orgullo de sus hermanos indios”. No desearíamos pensar en este extremo. Pero esta frase hoy se ha cumplido. Porque el Presidente Evo con todo el contexto anterior nombrado, pues, no se siente orgulloso de sus hermanos indios. Los detesta. Los trata mal en el palacio de gobierno. Esto también lo saben los marchistas por la defensa de TIPNIS, los de CONAMAQ, y muchos otros y otras. Además ¿será cierto que en el palacio de la Plaza Murillo hay gente que trabaja con chips de control personal?. Si esto es cierto ¿será para tener control sobre ellos de lo que hablan o no hablan?.

Por lo cual ante estos hechos indefendibles no saben cómo disimular su traición. Entonces recuren a un lenguaje medio revolucionario y medio marxista. En el fondo sin embargo es un lenguaje indigenista de carácter multiculturalista. Pues el multiculturalismo para una realidad como la boliviana de mayoría india (62% autoidentificado según Censo de Población y Vivienda de 2001) es un veneno mortal. Hay un multiculturalismo que incluso es subliminal porque alaba y glorifica al oprimido para sin embargo en ese mismo instante fagocitarlo. En otros casos para hacerlo en mediano y largo plazo. ¿Por qué? Porque incorporan al Estado a las mayorías como si fueran minorías. Y a las minorías indígenas los quieren destruir. Y esto tiene además un filón muy peligroso. Están auto convencidos de que lo que hacen es revolucionario y nunca otra cosa. Juran y re-juran. “[P]uedo equivocarme…pero jamás traicionaré la lucha del pueblo boliviano…”, dijo Evo Morales en Tiwanaku en 2006 (MAS, 2006: 13-14). ¿Se equivocaron o traicionaron cuando han creado el contexto para el pacto campesino-empresario privado en la Cumbre Social de Cochabamba? Incluso hablan de consular sobre la venta del gas a Chile. Si por esta causa 64 alteños y alteñas han muerto y quedaron 400 heridos en octubre de 2003.

Así los actos son contrarios a una revolución en cualquiera de sus acepciones. Aquí varios otros datos. La Ley de Deslinde Jurisdiccional es colonial y racista porque minoriza a la justicia indígena originaria al igual que en la mismísima colonia española. Se puede decir que con esto ha muerto de facto el artículo dos de la Constitución del Estado Plurinacional. No existe respeto a la prexistencia a la colonia de los pueblos indígenas originarios. De otra parte, la Ley de Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria insospechadamente ha autorizado el ingreso de transgénicos a Bolivia. El gran beneficiado será Monsanto y otras empresas transnacionales y la agroindustria de Santa Cruz ¿Cómo se explica esto en un proceso de cambio? A su vez, la ley de Autonomía y Descentralización tiene una institución que se llama, SEA (Servicio Estatal de Autonomías). Su fin de esta instancia es: “elevar…al Ministerio de Autonomías informes técnicos recomendando iniciativas de compatibilización legislativa”. Con esto la autonomía indígena originaria no tiene sentido de realidad. Más bien resulta siendo sujeto a una especie de protectorado. Un protectorado hacia los ayllus y capitanías de parte del Estado Plurinacional. Parecido como lo hace Estados Unidos con Puerto Rico. Es decir, un re-colonialismo.

Ante estas críticas han iniciado una sistemática campaña de criminalización de los luchadores sociales, de sus intelectuales, de las organizaciones sociales. Para decir en una palabra, de su pueblo. Están dispuestos a cometer el etnocidio más brutal como es la del TIPNIS y cultural-político a la vez. Ya lo han hecho de facto con el proceso de cambio. Que más queda. Por esto hoy la llamada derecha y los grupos oligárquicos tienen el camino preparado para retornar al palacio. O ya lo están en el palacio. Sino ¿qué hace Carlos Borth en el gobierno? Pues mucha gente ya no cree en el proceso de cambio. Han metido muchas veces la pata como se dice en Bolivia que son los hechos improvisados. Y eso se expresa en que tienen grandes contradicciones dentro de sí mismo. O mejor, no tienen claro el horizonte del amanecer prometido. Así para muchos aymaras quechuas o guaraníes la palabra del Evo ya suena detestable. Porque divide y mete sisaña entre organizaciones sociales. O mejor, esta destruyendo el gran tejido social construido por largas jornadas luchas y sistema de vida social. Este tejido social ha servido para resistir, para derrotar al neoliberalismo y las dictaduras militares.

Ante este hecho no defendible, acusa, amenaza, provoca y hace realizar “citaciones” con la fiscalía de La Paz. De hecho 26 dirigentes e intelectuales de la VIII marcha indígena entre septiembre y octubre de 2011 han sido citados a la Fiscalía de La Paz. Esto dentro del contexto de que el pasado 25 de septiembre en oportunidad de la VIII marcha indígena David Choquehuanca ha sido obligado pasar junto a los marchistas un bloqueo campesino. Y ese hecho ha sido calificado por el gobierno como intento de homicidio contra el Canciller. En este caso ¿los actos vejatorios en Chaparina a los marchistas no son también intentos de homicidio?

Y el gran cuestionamiento que nosotros planteamos hoy en cara a la historia es ¿por qué teniendo en su momento todo la disponibilidad histórica como nunca antes en sus manos junto a las organizaciones sindicales, las originarias, teniendo más de 2/3 en la Asamblea Plurinacional e incluso mando pobre la policía y el ejército, no han hecho lo que deberían hacer?. No han revertido y expropiado tierras de los latifundistas y empresarios especulares de tierra que no cumplen función social y económica. Más al contrario han consolidado esas tierras mal habidas, definido en el artículo 399 de la NCP (nueva Constitución Política)[5] con la no retroactividad ¿Por qué no han nacionalizado de verdad los recursos petroleros?. Y ¿por qué hoy mantienen el negocio de la minería incluso a cielo abierto que contamina atrozmente la vida cuando en el discurso se propala el respeto a la Madre Tierra?. ¿Por qué se mantiene el negocio de la banca que tiene mejores ganancias que antes?

Estamos claros que tomar el Estado y el poder no es como tomar un objeto. No es un objeto. Son relaciones sociales. Por tanto no se puede cambiar de noche a la mañana un Estado y un sistema de poder. Pero las señales para ello tienen que ser más claras que el agua. En Bolivia las señales son turbias, contradictorias, y contrarrevolucionarios. En otras palabras, nuevamente es el triunfo del Estado colonial/liberal sobre la revolución social. Se esta logrando reformar a algo que estaba destruido. Se revive a algo que estaba muerto. Esto es al Estado colonial y su base territorial e institucional.

En síntesis, para qué ha servido tanta energía social derrochada como en la promulgación de la nueva Constitución en la ciudad de El Alto, el 7 de febrero de 2009, o en la concentración en la Ceja de cerca dos millones en protesta contra las elites cruceñas y sucrenses. Y además ¿para qué ha servido el apoyo casi unánime de un 64% de votos para re-elegir a Evo? Tantos recursos económicos y esfuerzo gastados por una Asamblea Constituyente que iba a ser el momento fundacional de otra historia. Hoy muchos de los postulados de esta Constitución no se cumplen.

Finalmente hay que resaltar que la lucha social misma no ha sido derrotada. Al leer este artículo algunos podrían pensar que es así. No. La traición está en el palacio. La lucha como se observa sigue de pie. Aunque éste necesita de una etapa de reordenamiento para volver a pensar en otro proceso de real transformación histórica. La gente se ha levantado y no está dispuesto a ponerse de rodillas nuevamente. Esa es la revolución india.

Notas:

1. En el mes de marzo de 2012 el Ministro de la Presidencia ha viajado personalmente al TIPNIS llevando regalos y promesas de Proyecto para las comunidades.

2. Entrevista realizado por Fernando Morgan (nombre ficticio) a Ovidio Teco de la comunidad de Gundonovia, TIPNIS, marzo 2012.

3. Uno de los dirigentes de Caranavi sostiene: “décimo segundo día han desbloqueado tal vez cobardemente con la policía…cruel, con un trato cruel han desbloqueado con las fuerzas policiales provocado dos muertos. El primer muerto es el 7 y el 8 mayo el segundo muerto, más de 30 heridos. Actualmente está uno en muy mal estado, ha perdido el intestino delgado y grueso…está sobreviviendo, se llama David Andrade…Han ultrajado a los niños, adultos, mujeres…hay videos, sería bueno que usted se provea de esos videos…El desborde ha sido total, han quemado la policía nacional de Caranavi, la policía fronteriza, la escuela básica policial se ha saqueado, se ha expulsado” (Luis Achu Chambilla, Secretario general de la Federación Agraria provincial de Colonizadores de Caranavi, FAPCCA, Caranavi, 26/05/2011).

4. Incluso Evo Morales dijo: “Bolivia necesita socios con empresas del Estado como YPFB de Bolivia. Con Ecopetrol (empresa colombiana) quisiéramos impulsarlas para que sean socios y puedan desarrollar, darle valor agregado (…), con estos acuerdos Latinoamérica podría ser un gran exportador de energía, por supuesto, respetando los derechos de la Madre Tierra” (Pagina siete, 16/3/2012).

5. Este es producto del pacto con los grupos oligárquicos y el gobierno de MAS en La Paz el 19 de octubre de 2008.

* Sociólogo aymara y alteño; maestro en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO-Ecuador). Ha publicado varios libros: El Rugir de las multitudes. La fuerza de los levantamientos indígenas en Bolivia/Qullasuyu (2004); Geopoliticas indigenas (2005); Microgobiernos barriales. Levantamiento de la ciudad de El Alto (octubre 2003) (2005); Rugir de las multitudes-Microgobiernos barriales (2010); Wiphalas y fusiles: poder comunal y levantamiento aymara de Achakachi-Omasuyus (2000-2011) (2012). Dirige la Revista Willka. Actualmente es candidato a doctor en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM-México).