Tokio, Beijing, Bruselas y Kuala Lumpur (PL).- Estados Unidos, la Unión Europea y Japón presentaron una queja formal contra China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) porque la potencia asiática restringió sus exportaciones de materias primas estratégicas. El director general de la OMC Pascal Lamy descartó que la controversia derive en una guerra comercial.

Bajo el término de “tierras raras” se agrupan 17 elementos entre los que se encuentran el lantano, cerio, neodimio, prometeo, samario y el lutecio, ampliamente utilizados en componentes de tecnología de punta, tales como automóviles híbridos y baterías de teléfonos inteligentes.

Estos elementos se utilizan, además, para fabricar ciertos tipos de cristales de láser, electroimanes, dispositivos óptico-magnéticos que sirven para almacenar datos en las computadoras, baterías nucleares, armas de alta tecnología y tubos de rayos X, entre otros usos relevantes.

China abastece a más del 90% del mercado global de tierras raras; sin embargo, sus reservas sólo representan alrededor de un tercio del total mundial. Décadas de explotación excesiva y desordenada provocaron serios daños ambientales. El ministro de Industria y Tecnología Informática Miao Wei subrayó que algunas de las llamadas tierras raras durarán apenas 20 años si China las explota de manera excesiva a costa del medio ambiente, lo cual perjudicaría a todo el mundo. (1)

Según datos divulgados por el Ministerio de Comercio chino, hasta noviembre de 2011 las exportaciones de tierras raras alcanzaron 14.750 toneladas, lo cual equivale al 49% del total de la cuota anual. Ante esa situación, el gobierno chino limitó en los últimos años el desarrollo de las industrias de alto consumo energético, que contaminan excesivamente o están directamente relacionadas con los recursos.

Entre las acciones que el país ejecuta a fin de preservar esos recursos no renovables y proteger el entorno están la suspensión de la emisión de nuevas licencias para su prospección y explotación. Además, se impusieron límites a la producción y la exportación de estos minerales y se adoptaron rigurosos estándares medioambientales. Para el primer semestre de 2012 los exportadores están autorizados a vender hasta 10.546 toneladas, una baja de 27% frente a las cifras registradas en igual período de 2011.

La UE, Estados Unidos y Japón solicitaron el 13 de marzo a la OMC el análisis de la disputa con China por las restricciones a las exportaciones de materias primas, esencialmente tierras raras. El jefe de Comercio de la UE Karel De Gucht afirmó que las restricciones de Beijing violan las reglas de comercio internacionales y deben ser eliminadas.

El representante de Comercio Exterior estadounidense Ron Kirk subrayó en un comunicado que “China limita cada vez más sus exportaciones, lo que provoca enormes distorsiones e interrupciones que afectan la cadena de aprovisionamiento de esos materiales en el mercado mundial”. Debido a que es el principal productor mundial de estos insumos clave, añadió Kirk, sus nocivas políticas incrementan artificialmente los precios de esos componentes fuera de China, mientras que reduce los precios en el mercado interno.

Las restricciones a la exportación de tierras raras respetan las normas de la OMC y responden a la protección de esos recursos y del medio ambiente, explicó a su turno el portavoz del Ministerio de Comercio chino Shen Danyang.

Por su parte, Lamy afirmó que desde que se creó el órgano para solventar los conflictos ningún litigio desembocó en guerra comercial y no hay ninguna razón para pensar que en esta ocasión será distinto.

Nota 1: A fines de febrero miles de trabajadores de Malasia manifestaron su oposición a la construcción de una planta industrial para procesar tierras raras en el estado de Pahang, por parte de la transnacional australiana Lynas. Ante la amenaza de contaminación radiactiva, los manifestantes pidieron al gobierno cancele el proyecto que prevé invertir 230 millones de dólares.