(ABI).-El presidente del Consejo Nacional de Comercializadores y Productores de Quinua (CONACOPROC) Melquiades Veliz aseguró que al menos 15.000 toneladas de quinua boliviana pasan al Perú de forma libre y sin registro alguno, las mismas que son consideradas por ese país como producción propia, hecho que lo convierte en el primer productor de ese alimento nutritivo a nivel mundial.

“Hay un convenio de asociatividad, entonces no pagan aranceles nada, pasa libremente este producto y cuando pasa este producto ya (es considerado) peruano. Esto es casi la mitad de producción boliviana que va a esa zona, porque son unas 15.000 toneladas y esto lo venden claro como producto peruano, pero ellos no producen (esa cantidad)”, dijo a la ABI.

Veliz indicó que Perú es el principal productor de quinua en el mundo gracias al acopio de quinua boliviana, que sale libremente y sin arancel, en el marco de un convenio de asociatividad suscrito por la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Según medios de prensa, Perú tiene una producción anual de quinua de 41.000 toneladas, producto de la cosecha de 35.000 hectáreas en su territorio, en cambio Bolivia, según Veliz, tiene una producción de 34.000 toneladas anuales de una cosecha de 60.000 hectáreas, lo que hace entender que una considerable cantidad de ese alimento nutritivo sale del país sin registro alguno.

“Entonces conocedor de esto ellos compran grano de Bolivia y lo venden como producto peruano”, dijo al precisar que en el país existen alrededor de 70.000 productores de ese grano nutritivo.

Sin embargo, según el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario Víctor Hugo Vásquez, en el país se produce 38.500 toneladas, de las cuales unas 26.000 son destinadas a la exportación a los mercados de Estados Unidos, Europa, Francia, Brasil, Holanda y Japón, 3.600 al consumo interno y el restante sale de contrabando o es estocada.

El presidente del CONACOPROC precisó también que de las 34.000 toneladas producidas en Bolivia apenas el 15% (alrededor de unos 500.000 quintales) se destina al mercado interno y el restante es exportado a los mercados mencionados. Una tonelada de quinua para exportación tiene un valor promedio de 3.130 dólares, razón por la cual los productores optan por sacar ese grano, dijo veliz.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la quinua posee un alto valor nutricional y es un buen sustituto de la carne, lácteos y huevo, además considera que es un alimento ideal para la alimentación de la población, con bajos niveles nutricionales y resistentes al gluten. La ONU declaró 2013 como el año internacional de la quinua.

De acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Productivo, en los últimos 15 años, la quinua tomó mayor importancia en la nutrición de la población boliviana y se posesionó como uno de los alimentos importantes en la seguridad y soberanía alimentaria, por sus valores nutricionales, por los hábitos de consumo en la población rural y recientemente en la población urbana.

Por tales razones, el Gobierno determinó crear políticas, programas y proyectos para impulsar la producción de ese importante nutriente en el país. Entre esas iniciativas se determinó declarar prioridad nacional a la producción, industrialización y comercialización de la quinua en regiones productoras del país, con el fin de beneficiar al sector agrícola con la tecnificación y modernización de la cosecha. El presidente Evo Morales promulgó la Ley de Incentivo a la Producción y Cultivo de quinua, con el fin de incrementar el consumo y producción de ese cereal. 

*****

Bolivia incrementó 26 veces valor de la exportación de quinua

Bolivia incrementó en 26 veces el valor de sus exportaciones de quinua en el último decenio. Si en 2000 el país exportó 2,5 millones de dólares de grano real, en 2011 registró 65 millones, informó el presidente de la Cámara Boliviana de Exportadores de Quinua (Cabolqui) Javier Fernández a la agencia Prensa Latina.

El año pasado, el viceministro Vásquez informó que el Gobierno pretende incrementar la producción de quinua de 30 a 80 mil toneladas hasta el año 2014. Todas las políticas para fomentar la producción serán ejecutadas en el marco de la Ley y con la participación de los diferentes municipios productores de ese alimento en el país y las gobernaciones departamentales.

La quinua real alcanza cada vez mejores precios internacionales, eleva su volumen de cultivos y exportaciones, y gana más mercados en el mundo, recalcó Fernández. De acuerdo con datos de Cabolqui, en 2005 el quintal de quinua costaba unos 280 bolivianos, mientras en 2011 registró hasta 800 de la moneda nacional. En el año 2000, Bolivia exportó dos mil toneladas del cereal y hoy vende 20 mil toneladas anuales. Las ventas incluyen productos con valor agregado como hojuelas, mueslis, granolas, harina, pastas, sopas, hamburguesas, flanes, pudines y otros.

En 2012, el Estado boliviano ampliará la superficie agrícola del grano en 66,6 por ciento, con miras a 2013, Año Internacional de la Quinua. El objetivo es incrementar el cultivo hasta 100 mil hectáreas, que eran en 2011 unas 60 mil.

La quinua es un grano originario de la cordillera de los Andes, que crece en tierras áridas y semiáridas, con amplia variedad genética y capacidad de adaptación a climas adversos y hábitats diferentes, de hasta cuatro mil metros de altura. Es el único vegetal con todos los aminoácidos esenciales (20), y la FAO declaró que tiene el mejor balance de proteínas y nutrientes, con 40 por ciento más de lisina que la leche, el aminoácido más importante para las personas.

No tiene colesterol ni gluten y presenta vitaminas A, C, D, B1, B2, B6 y ácido fólico. Rico en fósforo, potasio, hierro, magnesio y calcio y un alto contenido proteico (13 por ciento), superior a granos como el trigo, arroz, maíz y avena. Su valioso contenido de magnesio relaja los vasos sanguíneos, previniendo su constricción y dilatación. Es buena fuente de riboflavina (vitamina B2), necesaria para producir energía a nivel celular. También reduce la frecuencia de la migraña y ayuda a que los intolerantes al gluten recuperen la función del intestino en menos tiempo.

Tiene fitoestrógenos, sustancias que reducen la osteoporosis, arterosclerosis, cáncer de mama y otras alteraciones femeninas postmenopáusicas. Su alto contenido de lisina promueve el desarrollo cerebral y el crecimiento.