Pese a la crisis económica y a las campañas anti-fumadores, el tabaco cubano coloca en la palestra mundial su cultura, historia y la dedicación de miles de productores. El año pasado los habanos cubanos acapararon el 10% del mercado de productos de lujo y generaron más de 400 millones de dólares de ingresos.

El intelectual cubano e historiador de la ciudad de La Habana Eusebio Leal destaca la relevancia del tabaco como parte de la cultura y tradiciones del país. Señala que a la llegada de Cristóbal Colón y sus seguidores, encontraron un bello paisaje y pese a que pensaban llegar a regiones de Asia, tenían ante sí las islas antillanas, un descubrimiento mayor.

Cuba, considerada la Llave del Nuevo Mundo, se convirtió en la más occidental margarita de la corona española, y el tabaco formaba parte de las islas que acababan de pisar. Fue el mundo del tabaco, del Habano, insiste Leal, cuando este nombre aparece luego, al ser bautizada la capital cubana.

Al margen de lo dañino del tabaco, para los cubanos esta planta aporta muchos elementos culturales e históricos. El habano es un producto con Denominación de Origen, elaborado a través de más de 100 procesos manuales, con la mejor materia prima y por las manos más expertas que atesoran las habilidades transmitidas de forma centenaria en Cuba de padres a hijos.

El tabaco cubano Premium es el mejor del mundo, y hoy añade a dicho reinado su influencia en el mercado de lujo global, aseguraron ejecutivos de la corporación Habanos SA en el XIV Festival del Habano, celebrado del 27 de febrero al 2 de marzo de 2012 en La Habana.

La corporación internacional Habanos SA es una compañía mixta fundada en 1994 que comparte al 50% el capital entre Cuba y el grupo británico Imperial Tobacco Group PLC. Cuenta con una franquicia nombrada La Casa del Habano, con 140 establecimientos en los cinco continentes.

La corporación comercializa el tabaco cubano en más de 150 países, a razón de 27 marcas. Incluyen más de 220 vitolas de salida y sobrepasan las 350 referencias de habanos en alrededor de 80 vitolas de galera o formatos de fábrica. De estas marcas, elaboradas totalmente a mano, prevalecen o son las más conocidas Cohiba, Montecristo, Romeo y Julieta, Partagás, Hoyo de Monterrey, y H. Upmann.

Otras marcas de reconocido prestigio son Trinidad, Cuaba, Vegas Robaina y San Cristóbal de La Habana. Completan la lista Bolívar, Fonseca, Quintero, José L. Piedra, Punch, Diplomáticos, El Rey del Mundo, Juan López, La Flor de Cano, La Gloria Cubana, Por Larrañaga, Quai d‘Orsay, Rafael González, Ramón Allones, Saint Luis Rey, Sancho Panza y Vegueros.

Partagás quizás sea la más conocida de todas las industrias cubanas dedicadas a fabricar habanos, una especie de Meca para quienes disfrutan de los puros Premium o artesanales. El verdadero nombre de los habanos Partagás es Flor de Tabacos de Partagás y fue realmente en 1827 cuando comenzó su camino en hombros del español Don Jaime Partagás, quien compró vegas en las regiones de Vuelta Abajo y Semi Vuelta, las de más prestigio como productoras de tabaco (en la provincia de Pinar del Río, la más occidental de Cuba).

En 1845 levantó su industria en una de las áreas céntricas de la capital cubana, donde precisamente se encuentra aún hoy, con cuatro pisos y con una fachada digna de recordar. La Casa Partagás celebró en 2011 los Aniversarios 491 de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana (1519) y el 165 de esa marca y fábrica.

Las fábricas de tabaco La Corona y El Laguito destacan como el eje artesanal del habano. La Corona, en el barrio habanero de El Cerro, tiene en su ejecutoria actual, entre otras marcas, a Romeo y Julieta. Esta famosa marca de puros surgió en 1875 y aparece a nivel internacional en los primeros años del siglo XIX de la mano de Don Pepín Fernández, uno de los pioneros productores. Y como nota curiosa, quien fuera premier británico, Winston Churchill, fue devoto de esta marca, hasta el punto de que los torcedores bautizaron a una de sus piezas mayores como Churchills. 

El Laguito acumula el mérito de crear los Cohiba, quizás la marca más emblemática de las realizadas en la Isla, la primera surgida luego de 1959, tras el triunfo de la Revolución Cubana. Cohiba es casi mítica, todo fumador de puros que se precie de ello tiene que degustar alguna de sus vitolas y en la actualidad está clasificada como líder del portafolio de la corporación internacional Habanos SA.

Esas joyas aparecieron en 1966 de forma casual y ya en 1982 fue vendida la marca por primera vez en España con tres vitolas: Lanceros, Coronas Especiales y Panetelas, y siete años más tarde surgieron de la magia de las manos de sus torcedores los Espléndido, Robusto y Exquisito. Para 1992 se preparó la línea Siglos de Cohiba, por los 500 años del encuentro entre dos culturas (España y América) con los Siglo I, II, III, IV y V, para completar una gama tradicional de 11 vitolas, que luego tuvo novedades como el apreciado Siglo VI y el tan especial Behike.

Por otro lado, la empresa Internacional Cubana de Tabaco SA (Ictsa) cuenta en su carpeta de productos con más de 10 marcas de puros maquinados y 44 referencias, entre ellas los Mini, Club, Puritos, Minutos, Universales, Cristales, Guantanamera y Standard.

La oferta cubana

Las marcas Cohiba, Montecristo, Romeo y Julieta y Partagás, en ese orden, están mejor posicionadas en el mercado mundial. En años recientes desarrollaron una nueva línea en Montecristo llamada Open, el Wide Churchill en Romeo y Julieta y la primera Gran Reserva en Cohiba. Además, presentaron el Cohiba Behike con sus tres vitolas BHK52, BHK54 y BHK56, convirtiéndose en la línea más exclusiva jamás presentada por Habanos SA.

En el XIII Festival del Habano, el vicepresidente para desarrollo de la corporación Habanos SA Javier Terrés anunció novedades en las marcas Partagás, H.Upmann y Montecristo. Entre los nuevos productos están el Partagás Serie E No.2 y el Partagás Serie D No.5; H.Upmann Half Corona y La Gran Reserva de Montecristo con solo cinco mil estuches numerados.

También anunciaron Ediciones Limitadas de las marcas Cohiba, Hoyo de Monterrey y Ramón Allones; en el primer caso con el Cohiba 1966, seguido por el Short Pirámide, y por el Allones Extra. Las Ediciones Limitadas llevan hojas con añejamientos de por lo menos dos años, provenientes de Vuelta Abajo en la provincia Pinar del Río.

En 2011 destacaron la Edición Limitada Hoyo de Monterrey, además de la Serie D No. 5 de Partagás, un formato corto y capaz de develar aromas y disfrute en su intenso sabor. En años más recientes, la Serie D No. 4 Partagás resultó la más valorada por expertos fumadores.

A fines de 2010, las autoridades tabacaleras cubanas sorprendieron a los amantes de los habanos con una novedad, el anuncio del Humidor 40 Aniversario de Trinidad -una marca de habanos creada en 1969- en homenaje a la ciudad del centro de Cuba, bautizada como Santísima Trinidad, una de las primeras villas del país levantada en el siglo XVI y declarada Patrimonio de La Humanidad por la UNESCO.

Los humidores preservan los tabacos al contener incluso un reloj interior que regula la humedad y temperatura apropiadas para cada puro. La pieza está elaborada con maderas de cedro de majagua con su característico color verde e incrustaciones de maderas preciosas que reproducen el logo de la marca en su tapa. La producción de sólo 400 unidades convierte a estos humidores en algo muy exclusivo.

Durante muchos años, la marca Trinidad, al igual que Cohiba, fue solo empleada como regalo del Consejo de Estado para altos dignatarios extranjeros, pero en 1998 fue puesta a disposición de los fumadores de todo el mundo. Los habanos Trinidad, de tripa larga y confeccionados totalmente a mano con hojas procedentes de las mejores tierras de cultivo de la región de Vuelta Abajo, se caracterizan por su exclusividad y por ser elegidos por aquellos que quieren diferenciarse del resto de los fumadores.

Crece el mercado internacional

Según el vicepresidente para desarrollo de la corporación Habanos SA, pese a la crisis económica y a las campañas antitabaco, el año pasado los habanos cubanos acapararon el 10% del mercado de productos de lujo, con 6% de alza en el panorama mundial. Ello se debe a la comercialización en más de 150 países, con una elevación de ingresos del 9% que llegó a 401 millones de dólares. Europa occidental acaparó el 53% de las ventas, América el 15%, Asia-Pacífico 13%, Medio Oriente 12%, Europa del Este 5% y África el 2%.

En 2011, Ictsa produjo más de 119 millones unidades de puros elaborados ciento por ciento con tabaco cubano, sin aditivos químicos, y sus exportaciones crecieron 6%. Europa se erige en la principal región para el tabaco cubano Premium con 67% del total de las ventas. España siempre logra el primer lugar con más del 30% de las ventas, seguido de Francia y Alemania.

Rusia posee potencialidades para convertirse en gran consumidor de tabacos hechos a mano y donde la marca más vendida es el Cohiba robusto, dijo el subdirector de Marketing Operativo de la empresa Habanos SA. Gonzalo Fernández. Rusia se encuentra ahora en la oncena posición en cuanto a volúmenes de venta de los puros cubanos, pero puede llegar al nivel ocupado ahora por Suiza (sexto), superada sobre todo por España, Francia, Cuba y Alemania.

La nueva línea de tabacos exclusivos cubanos Cohiba Behike fue presentada en Moscú en tres vitolas (BHK-54, BHK-55 y BHK-56), en una concurrida cena de gala en el capitalino hotel Balchug Kempinski, como colofón de la versión rusa del Festival del Habano.

En La Habana, a 730 mil euros ascendió la venta de seis lotes de humidores y tabaco cubanos durante la subasta de clausura del XIV Festival del Habano en el recinto ferial de Pabexpo. La primera pieza en subasta resultó un Humidor H.Upmann acompañado de jarras y cenicero de cerámica de la misma marca, adquirida por Chetan Seth de India en 60 mil euros.

El segundo lote fue un Humidor Hoyo de Monterrey, incluida una pieza de porcelana de Meissen, logrado por Jemma Freeman, a costa de 40 mil euros. Le siguió el Humidor Romeo y Julieta con vajilla de igual nombre de la firma Sargadelos, obtenido por Mohammed Mohebi de Dubai en 130 mil euros.

El cuarto lote, el Humidor Partagás sumado un juego de ajedrez muy especial, lo conquistó por 60 mil euros Dag Holmboe de la compañía Pacific Cigar. El quinto lote también lo logro Holmboe por 80 mil euros: Humidor Montecristo más un dibujo del pintor cubano Alexis Leyva (Kcho). La madrugada finalizó con el Humidor Cohiba que alcanzó 360 mil euros de parte de un empresario italiano, que pidió el anonimato.

* Periodista de la Redacción de Economía de Prensa Latina, especializado en turismo.