París, (PL y agencias).- El Consejo Ejecutivo de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) retiró la categoría de asociada a la organización no gubernamental francesa Reporteros sin Fronteras (RSF). En adelante, cualquier vinculación de RSF con la Unesco se limitará a la categoría de consulta.

La medida fue tomada inicialmente el 28 de febrero por el Comité sobre los Asociados No Gubernamentales a la Unesco y ratificada en la 189 reunión del Consejo Ejecutivo de la Unesco el 8 de marzo en París. Durante los debates, varios países señalaron que los métodos utilizados por RSF son incompatibles con los valores de la Unesco en el campo del periodismo, razón por la cual se estimó conveniente su separación.

Ya en 2008 la Unesco había retirado a RSF su coauspicio en el Día por la libertad de Internet por la reiterada falta de ética en sus propósitos. Se cuestiona que en sus reportes sobre supuestas violaciones a la libertad de prensa sólo aparezcan señalados países del mundo en desarrollo y que jamás haya criticado a ninguna potencia occidental.

Este grupo asentado en Francia ha sido señalado en varias oportunidades por sus estrechos vínculos con el Departamento de Estado y con la inteligencia norteamericana. En 2008, el fundador de RSF Robert Ménard aceptó un contrato millonario del Emirato de Qatar donde supuestamente establecería un organismo defensor de los derechos de la prensa. Hoy está de regreso en Francia donde ha sido asociado al partido ultra derechista Frente Nacional de los LePen, reveló el periodista Jean Guy-Allard.

Cuando encabezaba RSF, Ménard tuvo que reconocer públicamente que su grupo recibía subsidios de la Agencia de Desarrollo Internacional (USAID), fachada de la inteligencia norteamericana, a través del Center for a Free Cuba, una criatura de Freedom House, manejada por el agente CIA Frank Calzón, precisó Guy-Allard.

La afiliación con la USAID y otros apoyos ocultos de EE.UU. explica el ardor de RSF a atacar constantemente a países progresistas de América Latina, entre ellos los miembros del ALBA, contra quienes desencadena con regularidad campañas de difamación al lado de otras organizaciones de prensa.

En febrero pasado, RSF intervino en el debate que se desarrolla en Ecuador sobre los derechos de la prensa al apoyar al diario El Universo, condenado por injuriar al presidente Rafael Correa. RSF calificó de “desastre” la decisión de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador que ratificó sentencia contra el diario acusado de ser el portavoz de la ultraderecha y de la oligarquía.

Rechazan resolución contra Siria

El Consejo Ejecutivo de la Unesco convocó a la 189 reunión el 1 de marzo para atender de urgencia la difícil situación financiera de la institución, sometida a un chantaje de su principal contribuyente, Estados Unidos. Sin embargo, algunos países propusieron incluir en el debate la exclusión de Siria de su membresía en los órganos de la entidad.

Un proyecto de resolución contra Sira, presentado por Arabia Saudita, Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, la República Checa y otros países, critica al gobierno de Damasco por “las violaciones continuas y sistemáticas de los derechos humanos”, pero no hace alusión alguna a los grupos armados que cuentan con el apoyo de países extranjeros.

Se pronunciaron en contra de la inclusión de este asunto 17 países, entre ellos Cuba, Rusia, China, Brasil, Venezuela, Vietnam, Namibia, India, Angola, Zimbabwe y Uzbequistán. A favor votaron 34 naciones, encabezadas por Estados Unidos, Francia, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Egipto, Emiratos Arabes Unidos, Italia, Japón, Reino Unido, Eslovaquia y República Checa.

La delegación de Rusia se opuso a la inclusión del tema de Siria en la agenda del Consejo Ejecutivo de la Unesco y recordó que este asunto ya ha sido debatido en otros foros internacionales. La propuesta de incluir un punto sobre Siria intenta distraer el foco de atención e introduce una indeseada politización en los debates y un muy poco disimulado revanchismo, señaló el representante cubano en la 189 reunión del Consejo Juan Antonio Fernández.

“No son los derechos humanos lo que motiva esta solicitud”, dijo Fernández y agregó que ese es sólo el pretexto de quienes desean repetir el libreto del “cambio de régimen”, creando las condiciones para una intervención extranjera en el país árabe.

Finalmente, el texto fue aprobado por 35 países; ocho países se opusieron (Belarús, China, Cuba, Rusia, Mali, Siria, Venezuela y Zimbabwe) y 14 se abstuvieron.

El representante cubano denunció que la resolución adoptada es desequilibrada, el análisis de la situación carece de objetividad y no toma en cuenta la responsabilidad de una oposición armada que causa graves sufrimientos a la población.

La delegación China advirtió que el debate de este tema rebasa el mandato de la Unesco, afirmó que resoluciones como éstas no ayudan a resolver la situación y pidió respeto a la capacidad de Siria de tomar decisiones independientes.